Archivo para septiembre 2008

Ciencia y conciencia

septiembre 26, 2008

La ONU tiene la palabra

Como resultado de los debates y del encuentro en Bogotá a mediados de mes (septiembre 2008) de bioeticistas de diferentes países, dos de los más importantes diarios de Colombia, El Tiempo y El Espectador, coincidieron editorializando respecto al impostergable aporte y complementación que debe realizar la conciencia a la ciencia, para avanzar con más seguridad. Resumimos.
El Tiempo / Bioética, una óptica necesaria: “¿Hasta dónde puede llegar la ciencia en la búsqueda de un bien que considera mayor? Aspectos de este tipo se analizaron durante la recién concluida Semana de la Bioética. Como nunca antes en la historia, los avances científicos y tecnológicos han abierto nuevas posibilidades de intervención sobre la vida humana… ¿Qué es éticamente aceptable o no?
Los promotores de la bioética parten de la base de que la ciencia no es un ídolo en nombre del cual deba sacrificarse todo y exigen a los investigadores no perder de vista aquellos valores que deberían regir la conducta humana. Aunque no pretende oponerse al desarrollo tecnológico, esta disciplina recomienda siempre que toda búsqueda pase por un necesario filtro de prudencia -que obligue a pensar en las consecuencias- y de respeto por el otro.
…Colombia no puede marginarse de los debates propuestos por esta disciplina, en temas tan polémicos y ligados a la intimidad de las personas, como la eutanasia, el aborto, la clonación y la manipulación genética. En algún momento, como sociedad tendremos que fijar una posición… La bioética aporta una óptica distinta para el análisis de la realidad social del país, incluso en aspectos como la deforestación, la pobreza, la relación de la gente con el medio ambiente y el acceso digno a los servicios de salud y de saneamiento básico”.
El Espectador / Los retos de la vida moderna: “Estudios de prospectiva realizados, entre otros, por la Unesco, revelan un futuro lleno de posibilidades, pero también de riesgos. De una parte está el gran desarrollo biotecnológico en los campos de la salud humana, la vida animal y vegetal, así como de las ciencias de la informática y la comunicación; pero a la vez se presenta un panorama de empeoramiento de las condiciones de inequidad en el acceso a la satisfacción de las necesidades básicas como el agua, la alimentación, la vivienda, la salud y el trabajo para las dos terceras partes de la humanidad…
Es en este espacio que la bioética, puente entre las ciencias y las humanidades, tiene un rol fundamental: su carácter multidisciplinario y transdisciplinario permite el análisis crítico de las situaciones que amenazan la vida del hombre y del planeta, desde una visión secular que integra las distintas ideologías, creencias y religiones, para encontrar soluciones que, de manera responsable con estas y las futuras generaciones, propendan por la vida”.
Desde Venezuela estamos exhortando a la ONU y a su actual secretario general, Baan Ki-Moon, a dar impulso creador a esta fundamental reflexión. En nuestro mundo hay que innovar más e inexcusablemente mejor. Aún estamos a tiempo.

 

Anuncios

A propósito de la máquina del Big Bang

septiembre 24, 2008

No siempre los avances tecnológicos son seguros

Hace poco se temió la desaparición del mundo, devorado accidentalmente por un agujero negro; asunto relacionado con el encendido del Gran Colisionador de Hadrones, experimento suizo de gran magnitud con participación internacional (incluso de un venezolano por la ULA) y que apenas comienza, cuyos resultados el hombre no puede predecir en su totalidad ¿Ignorancia científica, carencia de información, exageración mediática o truco publicitario de los investigadores para llamar la atención? Da igual.

Por ahora, el inicio del arriesgado ensayo o prueba salió bien desde el punto de vista de sus organizadores, pero produjo el triste suicidio de una aterrorizada joven de 17 años en la India y la contrastante difusión de un pegajoso y celebrativo rap que muchos bajan de la internet, originado nada más y nada menos que por ciertos colaboradores y miembros del grupo de científicos a cargo del gran colisionador. Sin embargo, la etapa de mayor riesgo según expertos que han emitido opiniones adversas aún no se ha llevado a cabo: La colisión, precisamente. Y para colmo, un equipo de piratas informáticos griegos, ha atacado su página web, y se revisa si plantaron troyanos en las computadoras del centro de investigación. Pero la guinda que corona el pastel es que a la costosísima y kilométrica máquina del Big Bang, se le derritieron dos de los imanes que componen en su interior el largo túnel circular, provocando una fuga de una tonelada de helio liquido. De manera que por reparaciones y mantenimiento no volverá a funcionar hasta la primavera de 2009. El famoso investigador Stephen Hawking, al ser entrevistado por la BBC el 9 de septiembre, indicó que el enorme colisionador de hadrones no podrá comprobar la pretendida existencia de Higgs Boson o Partícula de Dios. Dijo que: Si no se descubre la existencia de Higgs Boson en la prueba, eso atestigua que nos equivocamos en cierto aspecto y tenemos que considerar de nuevo este asunto; ya aposté 100 dólares. Él sostiene que el experimento creará pequeños agujeros negros, que el futuro de la humanidad está en el espacio y se ha mostrado pesimista en torno a que tengamos la capacidad de evitar la destrucción del planeta por muy variadas causas, pero sin ponerle inmediata fecha.

Alertas tecnológicas

William A. Wulf, ex director de la Academia Nacional de Ingeniería de los Estados Unidos, ha señalado, como apuntaba recientemente Cornelia Dean de The New York Times, que la complejidad de sistemas recién creados, sumada a su impacto potencial sobre la vida y el medio ambiente, plantea un conjunto de argumentos éticos que los ingenieros no habían considerado antes, esto a propósito de que la geoingeniería supone e incluye tecnologías con el poder de cambiar el planeta.
Ronald C. Arkin, ingeniero de sistemas de Georgia Tech, que asesora a la armada norteamericana sobre el desarrollo y uso de armas robot, dice que se necesita, como mínimo, pensar acerca de lo que hacemos… para estar conscientes de las consecuencias de nuestras investigaciones.
Francis S. Collins, ex director del proyecto estadounidense del genoma humano declaró recientemente que, mientras más rápido se dé una oportunidad para la discusión pública, mejor. Collins se mostró orgulloso de que el instituto invirtiera, desde sus primeros días, un capital considerable en estudios acerca de observaciones éticas que en la genética surgían progresivamente.
Bill Joy, fundador de Sun Microsystem, en un artículo publicado en el año 2000, en la revista Wired, argumentó que algunas tecnologías son tan peligrosas que deberían abandonarse… Aún no se ha aceptado el hecho de que las más trascendentales del siglo XXI entrañan una amenaza muy distinta a la de tecnologías precedentes. Son tan poderosas que pueden engendrar un nuevo tipo de accidentes y abusos, con capacidad de afectar irreversiblemente a la Tierra con sus habitantes.

En pocas palabras

Como se desprende de las reflexiones citadas, la ingeniería por igual a otras profesiones y áreas de conocimiento, debe incorporar la bioética a sus análisis. Además es de la mayor importancia fortalecer las consideraciones éticas en el chequeo o revisión de nuevas tecnologías vinculadas a la física y la química. Sin que la humanidad se detenga en su nunca acabado proceso de civilización e innovación, la ciencia y la ética deben avanzar más, pero juntas cada día para lograr un mayor y mejor sentido de responsabilidad compartida… de lo contrario podríamos no sobrevivir para discutirlo.

Declaración Bioética de Caracas 2008

septiembre 7, 2008

II Congreso Venezolano e Iberoamericano

 

 

En la sesión de clausura del viernes primero de agosto, correspondiente al II Congreso Venezolano de Bioética y II Congreso Iberoamericano de Bioética, los expertos y delegados participantes, provenientes de prestigiosas universidades, centros de investigación, comités de ética, organizaciones internacionales y otras instituciones, aprobaron por unanimidad la Declaración Bioética de Caracas, cuyo significativo texto transcribimos resumidamente a continuación, por tratarse de un asunto de interés general que nos involucra a todos.

 

Luego de ratificar:

a)      Nuestro compromiso en la defensa de la vida y su calidad con las generaciones presentes y futuras.

b)      Nuestro compromiso con la defensa de la dignidad y las libertades humanas, el respeto de los Derechos Humanos en todo el planeta, particularmente de las personas más vulnerables.

c)      Nuestro compromiso con la búsqueda de la justicia y la solidaridad.

Se procede a solicitar:

  1. Que se promueva la enseñanza de la bioética en todos los niveles de la educación.
  2. Que se incorpore la bioética como un eje transversal del currículo en las diversas carreras universitarias.
  3. Que se desarrolle una red de investigación y docencia en bioética a nivel  nacional e internacional.
  4. Que se propicie la interacción y el dialogo entre ciudadanos, profesionales y responsables políticos para la toma de decisiones bioéticas en los lineamientos estratégicos del Estado.
  5. Que los Estados favorezcan la creación y continuidad de las Comisiones Autónomas Nacionales de Bioética.
  6. Que se incrementen los Comités de Bioética acreditados en las diversas instituciones de asistencia, educación superior e investigación.
  7. Que los miembros de los Comités de Bioética reúnan competencias en Bioética acreditadas formalmente.
  8. Que la aplicación de las ciencias y las tecnologías tenga en cuenta sus implicaciones éticas sobre la biodiversidad y la bioseguridad.
  9. Que se eleve a la Secretaria General de las Naciones Unidas, la propuesta de instituir el Día Internacional de la Bioética; por tratarse ésta, de una reflexión fundamental que tiene incidencia sobre toda la humanidad.

Tuve la oportunidad y honor de plantear y promover conjuntamente con Georgina Jiménez, en representación del Comité de Ética CENREV, esta última exhortación, el numeral 9, dirigida a Naciones Unidas. Admitida y aprobada unánimemente en la cita bioética de Caracas, dicha propuesta pública, fue iniciada hace varios meses desde Pro-Ética.

Reflexión en el campo de la ética

septiembre 6, 2008

La madre de todas las batallas cívicas

· En un sentido o en otros, queramos o no, estamos globalmente implicados y seremos afectados.

· Hay que estar en alerta ante posibles usos de la biotecnología y de riesgosos cambios legislativos que se están gestando.

· Desde Venezuela, hemos iniciado la construcción de una red de trabajo colaborativo en favor de la vida, la responsabilidad ciudadana, la paz y el desarrollo sostenible.

Resumen de la conferencia

Ética y Sociedad Civil / Foro en CENREV:

Para introducirnos a la comprensión de la ética desde un punto de vista general, es útil iniciar con un brevísimo resumen de la historia. Asimismo aclarar que sostengo que lo ético no lo debemos dejar sólo en manos de los filósofos como tampoco la bioética en manos de los profesionales de la medicina, la biología o el derecho, sin que esto signifique desmerecimiento para esas augustas disciplinas o para sus no menos augustos cultivadores; lo que planteo es asumir ambos ámbitos desde la perspectiva ciudadana.

Todos debemos estar, tanto más y mejor enterados, como más y mejor preparados, en este conjunto de asuntos inacabados que abarca la ética contemporánea; debemos opinar e incrementar la capacidad de plantear nuestro asentimiento u objeción sobre decisiones trascendentales que se nos están imponiendo respecto a la vida y los seres vivos; debemos construir y practicar valores. Asimismo debemos llegar a nuestras propias conclusiones, convencernos o no de la validez de las de otros y darnos nuestras propias respuestas, lo cual es medular en el desarrollo humano.

La reflexión ética o pensamiento ético es originado por los filósofos griegos Sócrates y Platón. Mucho tiempo después, René Descartes e Inmanuel Kant, entre otros, le hacen significativos aportes; más tarde Federico Nietzsche; por estos días Fernando Savater; y en el campo de la discusión bioética los controversiales León Kass y Peter Singer, según nuestra visión.

¿Qué es lo que está pasando con la ética? ¿De qué se trata eso de una nueva ética para el milenio que recién ha comenzado? La ética es una rama de la filosofía frecuentemente considerada como “una ciencia normativa”, también a veces se le llama “filosofía moral”. La ética y la moral aunque estrechamente relacionadas son asuntos diferentes, mientras que la bioética es ética aplicada al ámbito de la relación de los humanos con la vida. Así tenemos que moral es la suma, conjunto o combinación de valores, tabúes, reglas o prohibiciones que desde fuera de nosotros nos son enseñadas o impuestas, y ética es chequear, corroborar, reflexionar, repensar o revisar la validez de la conducta humana y de nuestros propios actos. La moral admite las reglas dadas y la ética las establece en forma racional.

En este momento está ocurriendo una toma de conciencia por parte de muchísimas personas en el mundo -aunque hay quienes se mantienen apáticos-, en suma, una nueva toma de conciencia general se incrementa o esparce a gran velocidad. Hay un aumento de la preocupación y ocupación por trascender la dimensión racional o deductiva, alcanzando la dimensión de los valores, cuestión tanto de ser como de hacer, para convertirlos en acciones. Ser humano, incluye el importantísimo componente espiritual, y cada persona es única desde el enfoque intelectual y filosófico. Ser humano requiere poder actuar en paz con la conciencia en medio de condiciones de incertidumbre.

¿Qué es importante y que no? La jerarquización de los temas va ahora de lo chiquito a lo grande, de lo local a lo global y al mismo tiempo al revés, y las barreras que antes impedían identificar y compartir preocupaciones e intereses son cada vez menos efectivas o han desaparecido.

Por ejemplo, los problemas de violencia familiar, o de manejo de la basura y los desperdicios, son asuntos que preocupan a un  determinado condominio o comunidad… Y ahora también al mundo entero, formando parte de las agendas de los foros internacionales.

Muchos ciudadanos en todas partes estamos luchando por las mismas motivaciones superiores, o al menos parecidas: asignar a nuestras vidas un carácter responsable; resguardar la dignidad de las personas, la vida, el equilibrio ecológico y la biodiversidad; fomentar la convivencia pacífica y la transparencia; promover los valores humanos en general y el desarrollo sostenible. Además de un par no menos importante: la libertad y la democracia.

De la ética a la bioética… y lo contrario

Según expone el bioeticista mexicano Jorge Alberto Álvarez Díaz, con quien conversé en su reciente visita a Venezuela, “los científicos o investigadores deben tener muy en cuenta los intereses de la sociedad, procesar todas las opiniones. La bioética sirve para analizar situaciones concretas, se trata de filosofía aplicada, es decir, bioética es la aplicación de la ética en casos delimitados y determinados relacionados con los seres vivos”, incluyendo el bienestar de los animales.

Álvarez Díaz detalla que los temas bioéticos se dividen en macro-bioética (los ecosistemas, la naturaleza, las futuras generaciones, pues con esos seres humanos que aún no han nacido igualmente tenemos una gran responsabilidad); meso-bioética (se relaciona con muchos factores de tipo social, entre ellos la sociedad civil que puede participar y pronunciarse a través de los comités de ética) y micro-bioética (que abarca muy diversos temas vinculados con la relación médico-paciente).

La bioética es un asunto incompleto que nos concierne a todos y muy probablemente será una de las doctrinas básicas para el presente siglo XXI.

El autor Nicolás Jouve de la Barreda precisa “el conocimiento científico en sí mismo, por importante que sea, no es suficiente si no va acompañado de un respeto a la verdad y de una reflexión ética sobre su contribución al conocimiento de la naturaleza que nos rodea, y especialmente de la propia realidad del ser humano”. Esto adquiere una relevancia vital frente a los enormes avances de la ciencia, especialmente en los campos de la genética y la biotecnología.

¿Tiene sentido la vida? ¿Por qué actuar moralmente? Peter Singer en “Ética práctica” ofrece respuestas sobre algunas preguntas medulares. “Todos tenemos inclinaciones benevolentes o compasivas que nos hacen preocuparnos del bienestar de otros. Existe una especie de conciencia natural que da origen a sentimientos de culpa cuando hacemos lo que sabemos está mal. La mayoría de nosotros no sería capaz de encontrar la felicidad proponiéndose deliberadamente disfrutar sin preocuparse por nada ni por nadie”.

 

Y vienen a la mente más interrogantes ¿Se puede investigar para lograr conocimiento a cualquier costo? ¿Ser más humanos o no ser? ¿Hacer todo, hacer un poco o no hacer nada? ¿Responsabilidad social empresarial y ciudadana, o empresas y ciudadanos socialmente responsables? …ésta última como predica Italo Pizzolante.

Peter Singer en otra de sus obras, “Repensar la vida y la muerte”, hace referencia a un tema álgido, asociado por algunos analistas a la Carta de la Tierra, una iniciativa o propuesta por una nueva ética mundial, que ha levantado suspicacias, alentada entre otras figuras internacionales, por el Premio Nóbel de la Paz Mijail Gorbachov. Singer propone la reescritura de los mandamientos: Entre ellos “reconocer que el valor de la vida humana varía” y que por lo tanto no se debe considerar que toda vida humana tiene el mismo valor; agrega que “el nuevo enfoque ético no tiene que considerar el dejar de salvar como equivalente de matar”.

A título de ejemplo, una difícil decisión y preocupación generalizada es ¿a quién salvar y a quién no en caso de una catástrofe? Emeterio Gómez, explica y aclara con precisión en sus clases y conferencias que los dilemas éticos surgen cuando no hay razones con suficiente peso, señalando sin lugar a dudas una vía. Entonces nos toca decidir con la conciencia, en base a nuestros valores.

Desde nuestra perspectiva ciudadana, el valor de la vida es infinito. Hay que agotar todos los recursos disponibles para salvar una, diez, cien, mil, muchas, todas o las vidas que se puedan. Es un compromiso de conciencia y solidaridad. Existe un muy amplio consenso respecto a que “cualquier valor necesita de la vida para hacerse realidad”.

Cabe compartir una anécdota que bien habla del valor de la vida y que cuenta una conversación entre dos estudiantes de medicina. Uno le dijo al otro: -Quiero conocer tu opinión acerca de la interrupción de un embarazo… Los antecedentes indican que el padre era sifilítico, la madre tuberculosa; de los cuatro hijos que ya habían tenido, uno era ciego, el segundo falleció, el tercero era sordomudo y el cuarto contrajo la tuberculosis. ¿Qué habrías hecho ante el quinto embarazo? El otro respondió simplificadoramente: -Le habría puesto fin. El primero replicó: -Entonces Beethoven no habría nacido, pues ese fue su caso.

Nuevas realidades, reflexión y cambio

Las religiones e iglesias han avanzado más allá de sus posiciones básicas de fe para adentrarse en las nuevas posibilidades y realidades de la ciencia, vinculando asesores y adquiriendo conocimiento. Por citar un ejemplo no cristiano, el Dalai Lama ya ha dicho en su libro “El universo en un solo átomo”, después de conversar con gran número de eminentes científicos, que “si la ciencia comprueba que alguna creencia budista es incorrecta, entonces el budismo tendrá que cambiar”.

La Iglesia Católica, por su parte, actualmente promueve en Asia (Corea del Sur) una academia internacional para la vida, donde participarán médicos y teólogos entre otros especialistas, para establecer “verdades” en cuanto a la investigación y desarrollo de soluciones celulares. Y el sacerdote jesuita y astrónomo jefe del Vaticano, José Gabriel Funes, señaló hace poco que la creación divina de la vida quizá no se paró en la Tierra, añadiendo que hasta ahora, la teoría del big bang es la que mejor explica el origen del cosmos, a la vez que descartó contradicciones con la fe.

¿Cómo es hoy una familia? Hay nuevas realidades. Las ciencias sociales tienden a definir la familia como un conjunto de personas emparentadas que viven juntas y se apoyan; principalmente padre, madre e hijos. Frente a esto, hoy la estructura familiar y sus relaciones internas son diferentes, están muy marcadas por la diversidad. Una pareja de personas que se acompañan son una familia, una abuela sola con sus nietos igual, una madre abandonada con un hijo o una hija también, y hasta un grupo de vecinos que han compartido por largo tiempo; en cambio hay familias tradicionalmente conformadas donde no se da el apoyo ni el amor.

 

Según el también Premio Nóbel de la Paz Oscar Arias “la nueva ética para el nuevo siglo consiste en premiar la solidaridad sobre el individualismo, la honestidad sobre la hipocresía, la transparencia sobre la corrupción, la sinceridad sobre el cinismo y la compasión sobre el egoísmo”.

Es necesario agregar que en contraste con peligrosos cambios legislativos interrelacionados con la reproducción humana sobre los cuales debemos permanecer alertas, escucharemos mencionar más a menudo referencias sobre los muy positivos conceptos de finanzas éticas, mercados sociales, consumo inteligente y comercio justo.

Como lo afirmó el veterano comunicador Francisco Izquierdo Navarro en “La Tercera Sociedad”: Al fin y al cabo, toda sociedad humana se caracteriza por estar descontenta de si misma y por buscar una sociedad ideal más perfeccionada.

Los grandes avances científicos y tecnológicos deben estar adecuadamente conectados con el emprendimiento y la innovación social. Las transformaciones no pueden ser impuestas arbitrariamente a las personas. Los cambios deben ser bien explicados, para que puedan ser bien comprendidos por el pueblo. Así la gente participará en ellos y realizará insospechados aportes que incorporan sus propias convicciones y valores, creando e impulsando soluciones sostenibles y formando parte de las mismas.

Ciertamente, la capacidad creadora de la conciencia para influir sobre la realidad, construir valores y el futuro mismo, ha aumentado. Vamos al futuro y lo vivimos a cada instante de manera natural, pues la vida no la tenemos hecha de antemano.

logo-proetica-venezuela1

Tengan la certeza de que en este momento, en el campo de la ética, se está librando “por la vida” la auténtica madre de todas las batallas cívicas. En un sentido o en otros, queramos o no, estamos globalmente implicados y seremos afectados. Afortunadamente, millones de personas en todos los continentes estamos tomando y creando más conciencia, más responsabilidad, emprendiendo un positivo cambio para un mejor porvenir.

Germán Febres / Caracas, 2008

 

La comunicación y el mercado

septiembre 6, 2008

Deontología y ética publicitaria

 

“Por medio de la publicidad se refuerza y se hace más asequible variada información –oportuna y valiosa– sobre cómo satisfacer mejor las diversas necesidades que todos tenemos, además de que se estimula el funcionamiento de la economía, contribuyendo a que se superen depresiones y recesiones”

 

Un creativo publicitario francés de nombre Frédéric Beigbeder ha hecho público su arrepentimiento por “habernos vendido mierda a todos”, es loable que se disculpe. Beigbeder –este autodeclarado vendedor de caca– escribió un escandaloso libro en forma de novela, que en Europa colocó cierta cantidad de ejemplares. Hace algún tiempo se publicó en Venezuela una entrevista suya, concedida al periodista Victor M. Amela de La Vanguardia, diario de Barcelona, España, la cual presenta afirmaciones poco ajustadas a la verdad y difamatorias contra la publicidad, que como especialista estoy obligado a responder.

 

Es completamente falso que el cinismo sea un rasgo distintivo de los mejores creativos publicitarios, como también es mentira que el propósito de la publicidad sea engañar. Los buenos creativos se distinguen por tener la cualidad de concebir y presentar mensajes de una manera auténtica, atractiva, convincente y original, a lo sumo exagerada en algunas ocasiones. A más comprueba el comprador una promesa y esta lo satisface, más recomienda a otros el producto o el servicio, que gracias a la publicidad, conoció y probó.

 

Hoy en día la propaganda comercial contiene mayor información y menos palabrería. La publicidad es un método, medio o técnica de comunicación, es una herramienta que utilizada con responsabilidad profesional y sentido ético está en línea con la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, que todos los países miembros de la ONU han aceptado respetar, y le permite a las personas mejorar o desarrollarse y gozar de los beneficios que le son reconocidos en esa fundamental declaración.

 

Por medio de la publicidad se refuerza y se hace más asequible variada información –oportuna y valiosa– sobre cómo satisfacer mejor las diversas necesidades que todos tenemos, además de que se estimula el funcionamiento de la economía, contribuyendo a que se superen depresiones y recesiones.

 

Lo dicho por Beigbeder tanto en el libro como en la entrevista es erosivo y carente de equilibrio informativo; algo así como que debemos culpar al martillo o al destornillador por ocasionar destrozos, y no sentirnos gratificados por su invención y alentados a promover su uso de manera constructiva. Este crítico extremista de la publicidad llega a afirmar cosas como que “la pasta dentífrica no sirve para nada”, es decir, según él tendríamos que concluir que la higiene tampoco es buena para la salud.

 

Frédéric Beigbeder es un enemigo de la economía de mercado, de la globalización y también de la publicidad, tenaz en su destructivo cuestionamiento y muy pobre en el desarrollo de proposiciones. Este ex publicista supuestamente revela lo que esconde el mundo de los anunciantes. Pero lo que relata, son en realidad algunos episodios lamentables de su propia carrera, que no hablan bien de la ética de algunos malos anunciantes o publicistas que estaban relacionados con él; por lo que ahora proclama su mea culpa, se muestra arrepentido y crea su torcida historia. No obstante Beigbeder acepta lo que para él son las excepciones: “…un anunciante inteligente confía en un publicitario culto que hace una cuña respetuosa con el consumidor”.

 

En el caso de mi país, Venezuela, la auto regulación publicitaria ha funcionado y funciona, muy parecido a como ocurre en toda sociedad civilizada. La totalidad de las instituciones de la industria, el gremio y la inmensa mayoría de los publicistas somos serios, responsables, eficientes y concientes de cumplir bien nuestro positivo rol. Estamos formados adecuadamente, nuestro trabajo se ha hecho merecedor de distinciones y reconocimientos internacionales y además disponemos de códigos deontológicos o reglamentos de ética para el ejercicio de la profesión. Es cierto que unos pocos publicistas y empresas de publicidad, buscando diferenciarse y creyendo que producen piezas admirables, lo que logran es irrespetar la inteligencia, las tradiciones y los valores del público, pero no es una constante.

 

Es oportuno invitar a conocer mejor y tomar activa posición respecto a proyectos legislativos que proponen controlar a los medios de comunicación social radioeléctricos, ya que con esa clase de medidas nos pueden meter gato por liebre y no es un asunto que compete exclusivamente a los periodistas, publicistas, trabajadores y propietarios de los medios de comunicación o al estado mismo, sino que se trata de algo más importante, inherente a los Derechos Humanos; o sea a los derechos de todos, y al principio fundamental de la Libertad, que a su vez contiene entre otros el derecho a estar informado, el derecho a expresar nuestras opiniones y el no menos importante derecho de escogencia o elección entre diferentes opciones, los cuales indudablemente son afectados y restringidos por esa clase de regulaciones.

 

 

 

 

Acertada propuesta

septiembre 5, 2008

 

 

El plan Gessen

Caracas, septiembre de 2008

 

 

 Vladimir Gessen:
La oposición requiere constituir urgentemente un “Gabinete Democrático”, una “Sala Situacional” y un “Congreso de la Libertad”.

 

La inmensa mayoría de los venezolanos amamos vivir en paz y en libertad, no nos gusta estar sometidos por mandones y muchísimo menos que se decida en nuestro nombre, sin que en realidad se nos pregunte claramente ni se tome en cuenta nuestra verdadera voluntad. Menos nos agrada el armamentismo y que se nos defienda de lo que no constituye una auténtica amenaza, mientras los supuestos defensores nos limitan a un espacio vital cada vez más exiguo. Hace mucho tiempo que, quien firma esta columna (GFCH), no está activo en política partidista y no espero volver a estarlo. No quiero ni creo en soluciones del pasado. Y aunque ni lo apoyé ni voté por él, le di al actual presidente Hugo Chávez el beneficio de la duda, en el sentido de que si se lo proponía en serio tenía con qué hacer uno de los mejores gobiernos de la historia democrática de Venezuela, después de haber ganado su primera elección. Transcurridos casi diez años gobernando, no ha sido así.

Lo que ahora deseo, igual que muchísimos compatriotas, es darle paso al futuro, a un porvenir distinto y mejor, no solo para los hijos y los nietos propios cuando vengan, sino en el cual nos reencontremos todos, uniéndonos para edificar juntos –sin exclusiones–, a partir de la cualidad que mejor nos identifica como pueblo, el ser buenas personas.

Para ello hay que ser éticos, prácticos y responsables. Pero un escueto sistema de principios es insuficiente para reconstruir la moral ¿Dónde quedan los ideales, los valores, la probidad o la excelencia? La Venezuela no chavista, la Venezuela de verdad, debe ganar con votos el derecho a gobernar y es imprescindible que esté preparada con un eficiente equipo para realizar un buen gobierno.

Es un hecho que las principales instituciones constitucionales venezolanas están bajo la influencia y control de los intereses del actual presidente; además de servicios básicos como la luz, el teléfono, la internet, la gasolina, materiales como el cemento o algo tan fundamental como los alimentos.

De manera que la trascendental lucha democrática que nos convoca de inmediato no puede ser ingenua ni improvisada, no debe repetir viejos errores cometidos. Vladimir Gessen tiene razón: La oposición requiere constituir urgentemente un “Gabinete Democrático”, una “Sala Situacional” y un “Congreso de la Libertad”, como lo ha propuesto en un reciente artículo.

Gessen es un avezado y equilibrado analista, dedicado desde hace años a su profesión de psicólogo, y en especial a estudiar las operaciones políticas, sus circunstancias y sus probables consecuencias.

Opino que los ciudadanos –la sociedad civil venezolana–, debería apoyar abierta y activamente ese planteamiento, hacerlo propio, para que tome más cuerpo y sea considerado en el seno de los distintos factores políticos que conforman la oposición democrática venezolana.

Como señaló Vladimir, el presidente Chávez intenta imponer su particular socialismo los 365 días de cada año, por largo tiempo. Si la oposición no genera un encuentro de la sociedad civil con las organizaciones políticas y consolidan juntos un liderazgo, una vanguardia y dan la pelea a diario, con proposiciones, respuestas y planes específicos, la República que defendemos se perderá.

El artículo completo con la propuesta citada, fue publicado en Caracas por el diario El Mundo, también lo pueden leer, imprimir o compartir desde elinformegessen.com

 

Germán Febres Ch.

 

 

 

 

 

 

Conferencia en Corp Banca – Corp Group

septiembre 5, 2008

La ética en los negocios

 

 

Introducción al tema y definiciones.

En esta conferencia, tomando como base la obra y reflexiones de Fernando Savater, promoveremos las ideas de dar más valor a los valores humanos y de que la ética puede sin sufrir degradación alguna asumirse y plantearse como una herramienta cotidiana capaz de generar beneficios para todos. A los efectos prácticos de la plática, ética y moral estarán enlazadas al máximo.

“Solo disponemos de cuatro principios de la moral:

1) El filosófico: haz el bien por el bien mismo, por respeto a la ley.

2) El religioso: hazlo porque es la voluntad de Dios, por amor a Dios.

3) El humano: hazlo porque tu bienestar lo requiere, por amor propio.

4) El político: hazlo porque lo requiere la prosperidad de la sociedad de la que formas parte, por amor a la sociedad y por consideración a ti.”

(Georg Christoph Lichtenberg, Aforismos)

Coincidencias y diferencias entre la ética y la moral.

La ética y la moral se asemejan y coinciden en la práctica, aún y cuando la primera abarca y define un ámbito mayor. Moral es la suma, conjunto o combinación de valores, tabúes, reglas o prohibiciones que desde fuera de nosotros nos son enseñadas o impuestas por las costumbres sociales, las ideologías, la religión o la política -proceso conocido en su conjunto con el nombre de socialización-; mientras que la ética supone chequear, corroborar, reflexionar, repensar o revisar la validez de la conducta humana en general y de nuestros propios actos, a conciencia y hasta con sentido crítico. La moral admite las reglas dadas y la ética las establece en forma racional.

 

La ética es actuar con responsabilidad en la vida.

Los seres humanos pasamos la mayor parte del tiempo trabajando (en la oficina, en la calle o en nuestra propia casa), por ello actuar con responsabilidad en la vida es equivalente a actuar con responsabilidad en el trabajo, el hogar, etcétera.

 

La excelencia, más temprano que tarde, conduce al éxito y siempre es premiada.

Las profesiones y oficios tienen como finalidad servir a terceros, o agradarlos; suponen que se tiene un mayor conocimiento y destreza en la realización de algo para la satisfacción de otras personas y también de uno mismo.

Veamos, todo trabajo es fundamental y todo trabajador importante, esté a cargo de las labores de mantenimiento, seguridad, caja o de gerenciar una oficina, departamento o unidad. En cualquiera de esos casos se tienen responsabilidades y se deben asumir concientemente, o lo que es lo mismo con ética, esmerándonos en la realización de nuestras actividades, ya que estas son dignas y merecen -cuando se hacen bien– sumo respeto y especial reconocimiento, tanto por parte de quienes atendemos y servimos, como de nuestros supervisores, colegas o compañeros de trabajo. De manera que en el desempeño de nuestras funciones se nos valora y al mismo tiempo con la calidad del trabajo que realizamos somos nosotros quienes nos valoramos.

La búsqueda y resguardo de la excelencia (y dentro de ésta la actualización de nuestros conocimientos así como el cumplimiento responsable de los objetivos, metas y códigos de ética), forja liderazgo y hace posible el respeto y el reconocimiento mencionado. La excelencia es un propósito esencial de la difundida noción empresarial de calidad total, y es premiada más temprano que tarde con la gratitud, expresada en mejores y mayores oportunidades.

 

La mala praxis en todos los gremios y profesiones tiene sus sanciones.

Cuando en las profesiones y oficios el trabajo no se hace del todo bien o simplemente se hace mal, genera insatisfacción, puede afectar y llegar a producir daños en diferente magnitud a quienes servimos y atendemos, a la empresa o institución donde nos desempeñamos y a la comunidad en general, e inclusive a nosotros mismos, ya que podemos ser amonestados, perder nuestro trabajo, ser penalizados por los tribunales en base a las leyes correspondientes y hasta sufrir por descuido accidentes con lesiones personales, en el caso de tareas peligrosas que requieren medidas de seguridad industrial que no se han cumplido.

Cabe destacar que sectores como el de la salud, profesiones como la medicina e industrias como la farmacéutica -además de la banca-, son sumamente sensibles a las faltas de responsabilidad o deficiencias en la prestación de un servicio.

La mala práctica -o praxis- es sancionada en todos los gremios y profesiones. En los colegios profesionales y demás organismos de asociación y representación gremial, sus autoridades están obligadas por efecto de las leyes y de la ética a velar por el cumplimiento de los reglamentos, normas, disposiciones oficiales, códigos éticos y deontológicos.  

 

Las ventajas competitivas de ofrecer servicios y vender productos con ética.

La ética es un valor común entre las empresas más exitosas. El profesor e investigador de ética corporativa Gabriel Rivadeneyra, señala (y cito): “Si quieres perder la credibilidad comprometete con algo que sabes que no vas a cumplir. Las empresas más vendedoras del mundo son las más éticas. Son estas las que ante la crisis salieron adelante, que ante la recesión sobrevivieron, que ante el terrorismo no se desanimaron, sin romper el compromiso con su personal, sus clientes y el país” (fin de la cita).

Adam Smith hace algún tiempo explicó (y cito): “No es que en el capitalismo, al buscar el interés propio se logre el bien de otros, sino que el sistema, por su propia dinámica, induce a las personas a buscar su propio interés comportándose generosamente con los demás” (fin de la cita). 

 

El valor de la reputación y la confianza en el mercadeo.

La principal razón por la que se escoge tal o cual servicio en descarte de otros, se fundamenta en el atesoramiento de la confianza, la cual tiene en la reputación uno de sus principales pilares.

Coincido plenamente con la siguiente afirmación del profesor e investigador de imagen y comunicación Italo Pizzolante (y cito): “Las prácticas de buen gobierno corporativo o empresarial construyen reputación, generan motivación en el recurso humano y hacen más competitiva a la empresa” (fin de la cita).

La confianza se crea entre los usuarios y visitantes, quienes son clientes o potenciales clientes, y debe ser retribuida por los funcionarios con un trato ético, es decir amable, eficiente y respetuoso; que satisfaga del mejor modo posible las necesidades y expectativas, proporcionando las soluciones o el asesoramiento oportuno.

 

Hacia el logro de la fidelidad o lealtad.

Permanentemente hay que agregar valor a los productos y servicios, aún y cuando sean atractivos, provechosos y seguros. Esto es clave para mantener la fidelidad o lealtad de los clientes y para incrementar su número, ya que no podemos ignorar que las otras empresas que compiten en el mercado, buscan igualmente el liderazgo del sector, mediante la innovación y promoción.

 

Filosofía y cultura corporativa basada en valores.

Hay virtudes que en la institución debemos observar en todo momento, estas son la lealtad, la honestidad, la integridad, la eficiencia, la responsabilidad y la consistencia en la relación con los clientes, todo lo cual conforma el concepto de vocación de servicio.

La administración por valores mediante el ejercicio de la confianza, la responsabilidad y el compromiso, le hace bien a la organización y mejora en general la calidad de vida de los individuos que la integran y con los cuales se relaciona.

Los valores para cada empresa suelen ser diferentes, pero en general “Los valores hacen la compañía” (Jack Haas, citado por Carlos López en Valores organizacionales sí inciden en el desempeño corporativo).

La transparencia está de moda, pero responde a una necesidad.

Es obvio que este no es nuestro caso, pero han existido y existen en muchos lugares empresas orientadas a satisfacer al cliente, ser creativas e innovadoras, y a obtener ganancias económicas, pero con muy baja estima por el cumplimiento de responsabilidades sociales o valores como la honestidad, un valor fundamental que ha significado progreso y avance en el nunca acabado proceso civilizatorio de la humanidad.

La globalización o internacionalización de las empresas y negocios, con rápido crecimiento y expansión geográfica por el planeta, supone interactuar con diversas culturas. Existen nuevas formas de relacionarse y también mayores responsabilidades globales. Hoy como nunca antes, gracias a los adelantos comunicacionales e informativos, es posible conocer muy rápido todo lo correcto (considerado y atento) y lo incorrecto (falso y desatinado) que acontece en el mundo corporativo e institucional; además el presente es un momento en que los grandes problemas de la humanidad son tratados como si fueran problemas locales y viceversa. A un ayuntamiento o concejo municipal -por ejemplo- le importa mucho la conservación ambiental (destrucción de bosques y hasta de la capa de ozono), y a la Organización de las Naciones Unidas le preocupa bastante la violencia doméstica (maltrato al niño y a la mujer). Los hechos mundiales tienen raíces y repercusiones locales y al revés ¿La lucha contra la pobreza o contra las drogas es regional o es mundial? Ya no hay separaciones o divorcios entre conceptos de uno u otro nivel y jerarquía.

 

La aplicación y el apego a la ética por parte del capital humano de la organización produce más y mejores beneficios para todos.

La ética y los valores forman parte de la necesaria carta de navegación con que cuenta la inmensa mayoría de las empresas exitosas en el mundo. La ética y los valores deben traducirse en conductas, y estas luego -inequívocamente- producirán más y mejores beneficios para todos, seamos pacientes, clientes, empleados, funcionarios, inversionistas, accionistas, contratistas, proveedores o miembros de la comunidad.

Ética: No olvidemos practicarla.

La ética tiene que ver mas con el modo como cada quien hace uso de su vida y de su libertad, que con la posición que se ocupa, el trabajo que se realiza o el nivel de educación que se posee, aunque varíen las exigencias y el tipo de responsabilidades.

A quien a lo largo del tiempo se le hayan negado sus derechos humanos, no se le hayan predicado valores, haya estado huérfano de cariño o falto de buenos ejemplos, no le será fácil incorporarse al examen del tema, aunque las bondades y ventajas de ser tratado con ética y de asimismo tratar con ética al resto de las personas, le resultarán más que evidentes, vividamente ciertas.

Comportarnos éticamente es un asunto que nos lo tenemos que plantear desde adentro de nosotros mismos y con nuestra propia voluntad. Recordemos: La ética es actuar con responsabilidad en la vida. No se trata de pasar el tiempo, sino de vivirlo bien, es decir asignar a nuestro tiempo y a nuestra vida un carácter responsable.

Germán Febres Ch. / Caracas, Venezuela, 2005.