Archivo para febrero 2009

Conocimiento: biología y valores

febrero 28, 2009

La bioética como referencia en la investigación y clínica de las ciencias biomédicas

Si bien al principio los grandes especialistas mundiales en bioética eran en su mayoría teólogos o religiosos (no en vano ha sido la Iglesia quien primero introdujo estos estudios en las aulas de sus universidades), pronto aparecieron otras corrientes que dejaron al margen la religión e implantaron una bioética laica para que pudiera ser operativa en un mundo plural.

Autor: Dr. Ramón Couto Turnes. Médico naturista y psicólogo.                                                                 

En 1971, Rensse Laer Potter, en un libro titulado Bioethics: bridge to the future, definió la bioética como “la disciplina que conjuga el conocimiento de los valores humanos con el conocimiento biológico”. Y en 1972 en la Universidad de Georgetown, en Washington, D. C., se crea el Instituto Kennedy de Bioética, dando por primera vez oficialidad a este término desde una institución académica y cuya finalidad era potenciar el debate y el diálogo interdisciplinar entre medicina, filosofía, ética y valores trascendentales. Esto supuso un cambio muy importante en el concepto de la ética médica tradicional.

Se ha afianzado en la sociedad como una disciplina que busca estudiar el comportamiento humano en el área de las ciencias de la salud, tanto en el campo de investigación como y sobre todo en el clínico, y hoy ya abarca no sólo aquellos aspectos más tradicionales y conservadores de la ética médica, sino también la ambiental y los derechos de las generaciones futuras en todo su amplio contenido, como el cuidado y la preservación del planeta y su riqueza, la biodiversidad, el desarrollo sostenible, la multiculturalidad, etc.

Es cierto que todavía centramos la bioética en el campo de la medicina y parece que ahí seguirá por bastante tiempo, porque esa fue la causa de su nacimiento, y tal vez el factor determinante de dicho nacimiento haya sido la multitud de paradojas que han aparecido asociadas al avance de la medicina en todos sus aspectos.

Si bien el Código de Nuremberg en 1948 trató por primera vez el tema de la experimentación con seres humanos, fue, llegada la era de los trasplantes de órganos, cuando surgió un nuevo problema por la necesidad de definir lo que en adelante debemos entender por “muerte clínica”, evitando así situaciones que pudieran dejar dudas sobre el estado del donante.

En 1968 la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard cambia el concepto actual e introduce en la comunidad científica el criterio de “muerte cerebral”. Esto, que parecía haber solucionado el problema, abre paso a muchos otros planteamientos actualmente en debate, entre los que debemos destacar, por su actualidad, la eutanasia activa o el derecho a decidir sobre la propia vida. Y ante esto el colectivo médico observa con criterios diversos como la tradicional herencia hipocrática y su juramento, se enfrenta en algunos casos a los recién incorporados derechos del paciente, entre otros, el de disponer de toda la información sobre su salud o decidir sobre el tratamiento.

En 1975 Karen Ann Quinlan queda en estado vegetativo persistente y los padres exigen que no se la mantenga con vida de modo artificial y por tanto se le desconecte el respirador artificial y pueda así morir en paz. La Corte Suprema de Nueva Jersey autoriza esta petición con base en “el derecho a una muerte digna”. Y aquí se plantean dos problemas: ¿Es ético mantener artificialmente una vida en estado vegetativo?¿Qué hemos de entender por muerte digna?

A partir de esta sentencia y tal como el propio tribunal recomendaba, han ido surgiendo en todos los hospitales un “comité de bioética” capaz de enfrentarse a estos problemas y que debe ser tenido en cuenta a la hora de tomar decisiones importantes sobre la enfermedad o la vida de los pacientes.

Si bien al principio los grandes especialistas mundiales en bioética eran en su mayoría teólogos o religiosos (no en vano ha sido la Iglesia quien primero introdujo estos estudios en las aulas de sus universidades), pronto aparecieron otras corrientes que dejaron al margen la religión e implantaron una bioética laica para que pudiera ser operativa en un mundo plural. Esto, que en origen parecía positivo, dio lugar a que surgieran los intereses y la lucha para dominar los comités por parte de las diversas corrientes ideológicas, de forma que sobre un mismo caso el comité de un hospital tiene un criterio y en otro hospital completamente el opuesto.

Pienso que la bioética no debe tratar únicamente las cuestiones morales en el campo de la biomedicina, sino que ha de ir mucho más allá e incluir entre sus objetivos tanto las cuestiones ontológicas como las epistemológicas. Y en el primer caso cabe plantearse lo que podemos denominar como “estatus humano”, en donde se definirían y asentarían sus derechos desde la fecundación hasta su extinción natural y todas las etapas por las que puede pasar, como el estado vegetativo, las enfermedades terminales… Quizá fuera preciso que a nivel internacional, tal como se ha hecho con los derechos humanos, se definiera lo que se entiende por “muerte digna”. Y creo que nadie debe poner en duda que aquí, como en muchos otros temas, la Religión y sus distintas jurisdicciones eclesiásticas, que puede ser altamente enriquecedora.

Y en el segundo deben tratarse, entre otros, todos aquellos problemas que relacionan al hombre con el medioambiente, la ecología y la supervivencia del planeta.

La bioética desarrollada en el ámbito de una sociedad pluralista no ha de ser ajena a las grandes corrientes de pensamiento, tanto de carácter religioso como ideológico. Ha de ser una bioética civil, aglutinadora, que sea o pueda ser compartida por todos y desenvolverse en un terreno filosóficamente neutral, mas allá de un ordenamiento jurídico y al mismo tiempo que no sea prisionera de unas convicciones exclusivamente religiosas.

El debate sobre el tema no ha hecho más que empezar, porque en el fondo todavía no hemos podido ni sabido separar la bioética de nuestra herencia cultural, de forma que muchos conflictos solo lo son en nuestra mente, por nuestra forma de ver las cosas. Y aquellos valores que consideramos fundamentales, lo son igualmente por nuestra manera de concebir la existencia. El cristianismo del siglo XXI, con su visión profética y trascendental, tiene un papel muy importante de cara a transmitir a la sociedad valores que la dignifiquen y humanicen sobre todo en el ámbito de los mas desprotegidos. Ha de aportar una visión, que lejos de imponerse, ha de resultar atractiva o motivante en aras a crear criterios humanizantes que evolucionen hacia una sociedad rica en valores fundamentales y que puedan ser integradores de todas las corrientes de pensamiento.

Fuente: Tomado de equinoXio / febrero 2009

 

Anuncios

Nuevamente UNIVERSIA innova

febrero 27, 2009

“Orienta” facilitará acceso a información para ingresar a la Educación Superior

También proyectan un Encuentro Internacional de Rectores en 2010, probablemente en Monterrey

 

El director general de Universia Venezuela, Luis Alberto Guerrero, acompañado por Irene Contreras, enlace con las universidades para esta iniciativa, informó la puesta en funcionamiento de un innovador servicio concebido y desarrollado para la orientación preuniversitaria.

 

 

Se trata de “Orienta”, la primera feria virtual de orientación universitaria, una herramienta de alto desempeño basada en avanzados recursos tecnológicos, donde los interesados -desde cualquier computador o navegador conectado a la internet- podrán acceder a un campus universitario, que hace las veces de menú de opciones, para ingresar a un directorio completo de información relacionada con la educación superior, en el cual las casas de estudio socias de Universia podrán publicar sus contenidos y difundir su oferta académica.

La nueva herramienta permite, y así se demostró, encontrar y procesar de manera fácil y rápida las opciones de estudio en las universidades del país, es decir, organiza y sistematiza la información. Contiene datos de interés tales como preguntas frecuentes, documentos, tips, consejos y sugerencias sobre los procedimientos de admisión, requisitos, becas, financiamiento, servicio comunitario, actividades deportivas y culturales, test de orientación, igualmente dispone de un eficiente buscador. El diseño gráfico es atractivo y vanguardista.

Universia invita a todos los jóvenes a visitar http://orienta.universia.edu.ve donde Orienta “ayudará a darle una dirección a su futuro”.

Orienta funcionará también en otros países. A la par de este anuncio, trascendió que Universia viene avanzando en la planificación de un próximo Encuentro Internacional de Rectores, a celebrarse en Monterrey, México, durante 2010. El tamaño y alcance de Universia la convierten en la mayor alianza de habla hispana entre el mundo académico y el sector empresarial para dar impulso a la educación superior y asistencia a los estudiantes.

Universia Venezuela integra 47 instituciones de educación superior, tanto públicas como privadas, y es una iniciativa de responsabilidad social del Banco de Venezuela / Grupo Santander.

GFCH

Pequeño con visión de grandeza

febrero 5, 2009
 
 

 

Niño de 9 años crea ingeniosa aplicación para el iPhone 

 

 

 

 

 

SINGAPUR (Reuters).- Mientras la mayoría de los niños de su edad dibujan en cuadernos con lápices de colores, Lim Ding Wen, de 9 años, tiene un lienzo muy diferente: su iPhone.

Lim, de Singapur, crea aplicaciones para el popular iPhone de Apple. La última es un programa de dibujo llamado Doodle Kids, y ha sido descargado más de 4.000 veces de la tienda iTunes de Apple en un plazo de dos semanas, informó el periódico New Paper el jueves.

El programa permite a los usuarios del iPhone pintar con los dedos tocando la pantalla táctil del aparato y después borrar la pantalla agitando el teléfono.

“Creé el programa para mis hermanas pequeñas, a las que les gusta dibujar”, dijo Lim. Sus hermanas tienen 3 y 5 años.

Lim, que utiliza con fluidez seis lenguajes de programación, empezó a utilizar la computadora a los 2 años. Desde entonces ha completado unos 20 proyectos de programación.

Su padre, Lim Thye Chean, un responsable de tecnología en una compañía local del sector, también realiza aplicaciones para el iPhone.

“Cada noche comprobamos las estadísticas que nos envían por correo (iTunes) para ver quién ha tenido más descargas”, declaró Lim padre.

El niño, al que le encanta leer libros de programación, está trabajando en otra aplicación para el iPhone, un juego de ciencia ficción llamado “Invader Wars”.

Fuente: Tomado de la agencia Reuters (04-FEB-09).

 

Acerca del optimismo inteligente

febrero 3, 2009

Cinco razones para el optimismo

Autor: Moisés Naím

 

Los pesimistas son serios, realistas y menos dados a desilusionarse por la vida. Los optimistas, en cambio, son ingenuos y por ello más propensos a ser sorprendidos por las malas noticias. Los pesimistas son pensadores profundos y bien informados mientras que los optimistas son superficiales y no entienden bien lo que está pasando. Basándome en estas estereotipadas percepciones ­ y en la incesante avalancha de malas noticias que a diario nos abruman­ lo más fácil y seguro sería escribir un artículo explicando por qué el mundo está muy mal y por qué lo que viene será aún peor. También me lo facilitaría el hecho de que he asistido al Foro Económico Mundial en Davos. La imagen que se tiene de la reunión de Davos es que es sólo para ricos y poderosos o los periodistas que los entrevistan. Pero no es así. También asisten líderes religiosos y sindicales, muchos de los científicos más importantes de estos tiempos, innovadores sociales, artistas plásticos, escritores, músicos y hasta exploradores de recónditos parajes del planeta.Llevo muchos años asistiendo a estas reuniones y nunca antes había visto un ambiente tan pesimista. Una lúgubre anticipación de lo que viene dominó las conversaciones. Así, por llevar la contraria, y porque la lista de problemas ya la conocemos, he decidido escribir sobre algunas razones para el optimismo.

1. Los infartos ayudan a cambiar hábitos. Nada mejor para dejar de fumar que un buen infarto ­especialmente si se sobrevive­. La economía mundial ha sufrido un doloroso infarto. Sufrirá mucho, pero al salir de la crisis se verá obligada a adoptar hábitos más sanos y sostenibles. Se rebalanceará el equilibrio entre el Estado y el mercado; se controlarán algunos excesos y se corregirán las distorsiones macroeconómicas. La dieta será muy dura y el paciente seguirá débil por un tiempo. También caerá en la tentación de volver a fumar y comer mal. Pero tener el infarto en mente moderará el riesgo de que retome las malas costumbres que casi lo matan.

2. Renovación política. Si 2008 fue el año del crash económico, 2009 será el del crash político. Algunos gobiernos caerán, otros se debilitarán y casi todos tendrán que cambiar su manera de hacer las cosas para responder al inmenso descontento social causado por la crisis económica. Algunos responderán refugiándose en el autoritarismo y el populismo.

Pero en otros países se abrirán posibilidades de cambios políticos positivos que no hubiesen sido posibles sin la crisis.

3. Nuevos líderes. Y no estoy pensando solo en Barack Obama, aunque él es evidentemente el primer ejemplo que viene a la mente. Y su caso y su historia motivarán a otros, en todas partes. En general, la crisis le va a hacer la vida más difícil a quienes han estado a cargo de países, partidos políticos, empresas privadas, universidades, medios de comunicación u otras instituciones, y va a abrir puertas y a facilitar el ascenso de sucesores con ideas nuevas.

4. Más innovación que nunca. “Nunca antes en la historia ha habido tantos innovadores como ahora. La cantidad de gente que está creando nuevas maneras de resolver nuestros problemas no tiene precedentes”, me comentó Edmund Phelps, premio Nobel de Economía, cuando le forcé a que me diera una razón para ser optimista. Según Paul Laudicina, presidente de una de las empresas de consultoría más grandes del mundo, “estamos al comienzo de una oleada de profundos cambios tecnológicos que crearán una nueva revolución en la productividad y mejorarán la calidad de vida de todos. Contaremos con posibilidades ahora inimaginables”.

5. Más generosidad que nunca. El mundo vive una explosión de solidaridad con los más necesitados. En todos los países proliferan organizaciones cuya misión es ayudar a otros. Gracias a Internet, la filantropía se ha democratizado y globalizado. Esta tendencia es reforzada por una creciente intolerancia, especialmente entre los jóvenes, hacia la desigualdad, la injusticia y la discriminación. La crisis aumentará las necesidades y las emergencias sociales y estimulará a muchos a hacer algo por los demás.

Será muy fácil para los pesimistas explicar por qué cada una de estas razones va a tener efectos negativos. La crisis matará a muchos y el paciente no cambiará sus malos hábitos.

Los viejos líderes no se dejarán quitar el poder, las nuevas tecnologías también tendrán efectos nocivos y la filantropía nunca ha podido resolver los problemas del mundo. Estos argumentos, repito, son fáciles de defender y no constituyen mayor reto intelectual.

Lo difícil es buscar razones válidas para ser optimistas.

Difícil, sí, pero indispensable.

Intentémoslo.

Fuente: Tomado de informe21.com (03-FEB-09)

Vigilancia ciudadana

febrero 1, 2009

Transparencia y ética electoral

 

Caracas, febrero 2009.- A rasgos generales, sin importar la tendencia política del gobierno y partido de turno, una democracia funciona plenamente en la medida de que cada cual y cada quien hacen lo que les corresponde. El ejecutivo gobierna; el parlamento lo controla, delibera y legisla; los factores opositores exigen cuentas y resultados sobre el desempeño del gobierno, pero también presentan alternativas y rinden cuentas respecto a sus propias actividades; los tribunales administran justicia; los fiscales investigan y velan por el cumplimiento de las leyes; los militares están a cargo de la seguridad y la defensa nacional; las policías ponen a raya a los delincuentes y malhechores; los medios de comunicación informan; los ciudadanos opinan, se manifiestan e igualmente votan, y como es natural estudian, trabajan, producen, comercian y prosperan en libertad.

 

En las democracias plenas, las personas en su gran mayoría, y en especial los funcionarios e instituciones públicas respetan y acatan la Constitución y las leyes, a tal punto que se sanciona con mayor severidad por ilícitos a un empleado público que a cualquier otro ciudadano. Más el punto focal de atención, en cuanto a responsabilidades, en cada consulta popular, es la cabal, confiable y eficiente gestión del árbitro electoral.

 

El Poder Electoral venezolano, léase Consejo Nacional Electoral, ciertamente es a nivel internacional una importante referencia de modernización, que cuenta con avanzados recursos tecnológicos y también financieros; cuyo capital humano y moral, estará siendo observado frente a otra prueba de fuego, ésta nueva consulta referendaria, sobre el repetido tema de la reelección indefinida del presidente de la república y de otros funcionarios.

 

La proverbial viveza criolla no debe formar parte del organismo rector electoral. Debe ser transparente y ético, igual que la conducta de su directiva y de todo su personal. Pero el resto de los ciudadanos no podemos dejarlos solos en tan delicada responsabilidad, pues así como poseemos el derecho y el deber de votar, tenemos el derecho y el deber de hacer seguimiento y vigilar la integridad del proceso y su resultado, en todas las mesas de votación y especialmente respecto a la entrega a cada parte representada de la copia del acta de totalización y de las observaciones –si las hubiere– para su documentación.

 

Tanto el gobierno en campaña por el SI a la reelección indefinida, como la oposición en campaña por el NO, puede ganar o perder. Lo decidiremos los electores y lo anunciará el Poder Electoral. En lo personal, nunca he estado de acuerdo con las reelecciones indefinidas acerca de ningún cargo o funcionario, ni siquiera de los parlamentarios, acostumbrados a postularse y reelegirse gran número de veces.

 

 

 

 

 

GFCH