Archivo para mayo 2009

Oscar Arias en Cumbre de las Américas

mayo 25, 2009

“Algo hicimos mal”

Trinidad y Tobago, 18 de abril del 2009

Oscar Arias“Tengo la impresión de que cada vez que los países caribeños y latinoamericanos se reúnen con el presidente de los Estados Unidos de América, es para pedirle cosas o para reclamarle cosas. Casi siempre, es para culpar a Estados Unidos de nuestros males pasados, presentes y futuros. No creo que eso sea del todo justo.

No podemos olvidar que América Latina tuvo universidades antes de que Estados Unidos creara Harvard y William & Mary, que son las primeras universidades de ese país. No podemos olvidar que en este continente, como en el mundo entero, por lo menos hasta 1750 todos los americanos eran más o menos iguales: todos eran pobres.

Cuando aparece la Revolución Industrial en Inglaterra, otros países se montan en ese vagón: Alemania, Francia, Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda… y así la Revolución Industrial pasó por América Latina como un cometa, y no nos dimos cuenta. Ciertamente perdimos la oportunidad.

También hay una diferencia muy grande. Leyendo la historia de América Latina, comparada con la historia de Estados Unidos, uno comprende que Latinoamérica no tuvo un John Winthrop español, ni portugués, que viniera con la Biblia en su mano dispuesto a construir “una Ciudad sobre una Colina”, una ciudad que brillara, como fue la pretensión de los peregrinos que llegaron a Estados Unidos.

Hace 50 años, México era más rico que Portugal. En 1950, un país como Brasil tenía un ingreso per cápita más elevado que el de Corea del Sur. Hace 60 años, Honduras tenía más riqueza per cápita que Singapur, y hoy Singapur –en cuestión de 35 ó 40 años– es un país con $40.000 de ingreso anual por habitante. Bueno, algo hicimos mal los latinoamericanos.

¿Qué hicimos mal? No puedo enumerar todas las cosas que hemos hecho mal. Para comenzar, tenemos una escolaridad de 7 años. Esa es la escolaridad promedio de América Latina y no es el caso de la mayoría de los países asiáticos. Ciertamente no es el caso de países como Estados Unidos y Canadá, con la mejor educación del mundo, similar a la de los europeos. De cada 10 estudiantes que ingresan a la secundaria en América Latina, en algunos países solo uno termina esa secundaria. Hay países que tienen una mortalidad infantil de 50 niños por cada mil, cuando el promedio en los países asiáticos más avanzados es de 8, 9 ó 10.

Nosotros tenemos países donde la carga tributaria es del 12% del producto interno bruto, y no es responsabilidad de nadie, excepto la nuestra, que no le cobremos dinero a la gente más rica de nuestros países. Nadie tiene la culpa de eso, excepto nosotros mismos.

En 1950, cada ciudadano norteamericano era cuatro veces más rico que un ciudadano latinoamericano. Hoy en día, un ciudadano norteamericano es 10, 15 ó 20 veces más rico que un latinoamericano. Eso no es culpa de Estados Unidos, es culpa nuestra.

En mi intervención de esta mañana, me referí a un hecho que para mí es grotesco, y que lo único que demuestra es que el sistema de valores del siglo XX, que parece ser el que estamos poniendo en práctica también en el siglo XXI, es un sistema de valores equivocado. Porque no puede ser que el mundo rico dedique 100.000 millones de dólares para aliviar la pobreza del 80% de la población del mundo –en un planeta que tiene 2.500 millones de seres humanos con un ingreso de $2 por día– y que gaste 13 veces más ($1.300.000.000.000) en armas y soldados.

Como lo dije esta mañana, no puede ser que América Latina se gaste $50.000 millones en armas y soldados. Yo me pregunto: ¿quién es el enemigo nuestro? El enemigo nuestro, presidente Correa, de esa desigualdad que usted apunta con mucha razón, es la falta de educación; es el analfabetismo; es que no gastamos en la salud de nuestro pueblo; que no creamos la infraestructura necesaria, los caminos, las carreteras, los puertos, los aeropuertos; que no estamos dedicando los recursos necesarios para detener la degradación del medio ambiente; es la desigualdad que tenemos, que realmente nos avergüenza; es producto, entre muchas cosas, por supuesto, de que no estamos educando a nuestros hijos y a nuestras hijas.

Uno va a una universidad latinoamericana y todavía parece que estamos en los sesenta, setenta u ochenta. Parece que se nos olvidó que el 9 de noviembre de 1989 pasó algo muy importante, al caer el Muro de Berlín, y que el mundo cambió. Tenemos que aceptar que este es un mundo distinto, y en eso francamente pienso que todos los académicos, que toda la gente de pensamiento, que todos los economistas, que todos los historiadores, casi que coinciden en que el siglo XXI es el siglo de los asiáticos, no de los latinoamericanos. Y yo, lamentablemente, coincido con ellos. Porque mientras nosotros seguimos discutiendo sobre ideologías, seguimos discutiendo sobre todos los “ismos” (¿cuál es el mejor? capitalismo, socialismo, comunismo, liberalismo, neoliberalismo, socialcristianismo…), los asiáticos encontraron un “ismo” muy realista para el siglo XXI y el final del siglo XX, que es el pragmatismo . Para solo citar un ejemplo, recordemos que cuando Deng Xiaoping visitó Singapur y Corea del Sur, después de haberse dado cuenta de que sus propios vecinos se estaban enriqueciendo de una manera muy acelerada, regresó a Pekín y dijo a los viejos camaradas maoístas que lo habían acompañado en la Larga Marcha : “Bueno, la verdad, queridos camaradas, es que mí no me importa si el gato es blanco o negro, lo único que me interesa es que cace ratones” . Y si hubiera estado vivo Mao, se hubiera muerto de nuevo cuando dijo quela verdad es que enriquecerse es glorioso”. Y mientras los chinos hacen esto, y desde el 79 a hoy crecen a un 11%, 12% o 13%, y han sacado a 300 millones de habitantes de la pobreza, nosotros seguimos discutiendo sobre ideologías que tuvimos que haber enterrado hace mucho tiempo atrás.

La buena noticia es que esto lo logró Deng Xioping cuando tenía 74 años. Viendo alrededor, queridos Presidentes, no veo a nadie que esté cerca de los 74 años. Por eso solo les pido que no esperemos a cumplirlos para hacer los cambios que tenemos que hacer.

Muchas gracias.”

Oscar Arias.-

 

Fuente: http://www.nacion.com/ln_ee/2009/abril/26/opinion1944940.html

Nota: Agradezco a Oswaldo Cañizales (Venezuela) haberme facilitado este enlace.

Anuncios

La oportunidad y la crisis

mayo 25, 2009

Albert Einstein: “No pretendamos que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo”

einteinLa crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países porque la crisis trae progresos.

La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura.
Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias.

Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar “superado”.

Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones. La verdadera crisis es la de la incompetencia. El problema de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones.

Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia.

Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto trabajemos duro.

Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

Albert Einstein

Libertad, perseverancia y tolerancia

mayo 14, 2009

¿Difícil? Desde luego

Una definición de M. Salvadori sobre Democracia Liberal

El éxito del liberalismo está relacionado con dos elementos que no se encuentran fácilmente en el mismo individuo o en el mismo grupo y que son igualmente indispensables; la determinación de luchar sin claudicaciones contra el despotismo, público o privado, político, económico o religioso, y contra todo cuanto favorezca al despotismo, y la tolerancia hacia todos aquellos con quienes uno esté o no de acuerdo y que, cualesquiera que sean sus aspiraciones, tendencias e intereses, no sean una amenaza para las instituciones libres. Sólo mediante la realización de una determinación sin claudicaciones y de una tolerancia, puede reorganizarse la sociedad de suerte que el individuo goce del máximo de libertad compatible con el orden requerido para la supervivencia de la sociedad misma y, en consecuencia, de sus miembros.

Postulando un concepto dinámico del hombre, lo que no varía en el liberalismo es la insistencia en cierto procedimiento para la conducción de los asuntos públicos, y en las cualidades que hacen posible ese procedimiento. Aquello por lo cual haya que luchar, variará según la situación y los problemas. El liberalismo no tiene una fórmula para la salvación de la humanidad y niega la posibilidad de tal fórmula, como no sea la libertad misma. Donde el crecimiento económico se ha detenido por restricciones, licencias y reglamentaciones, los liberales preconizan su abolición; cuando las fuerzas económicas libertadas actuaron irresponsablemente y pusieron en peligro la libertad de los obreros o de los consumidores, el liberalismo se pronunció a favor de los controles, como lo prueba el radicalismo de Europa y América Latina y el “dealismo” de los Estados Unidos.

Cuando las naciones están subyugadas, el liberalismo es nacionalista; cuando las naciones amenazan la libertad de los demás, el liberalismo es internacionalista. Cuando existe el problema de poner fin a los conflictos intertribales, a la esclavitud, a los sacrificios humanos, al canibalismo, el liberalismo es partidario de la intervención y del quebrantamiento del despotismo tradicional mediante la administración externa por Estados u organismos internacionales constituidos de suerte que pueda ponerse coto a los abusos y suprimirse la arbitrariedad; cuando estos males fueron eliminados y pueden establecerse instituciones libres, el liberalismo es anticolonialista. Cuando las iglesias oprimen, el liberalismo está contra ellas; cuando las iglesias son oprimidas, el liberalismo está a su lado. De esta suerte, el liberalismo es la revolución permanente: permanece, desde luego, dentro de las instituciones que no pueden ni deben cambiar porque su función es garantizar la permanencia de la revolución e impedir el estancamiento que causa muerte.

¿Difícil? Desde luego. Toda sociedad democrática liberal se encuentra frente a grandes dificultades que sólo pueden vencerse mediante un pensamiento y un comportamiento maduros; y el liberalismo requiere un elevado nivel de madurez. El despotismo, tanto si es fascista como si es comunista, militarista o tradicional, pertenece a la infancia de la humanidad. Por lo que respecta al carácter, las naciones serviles y todos los partidarios del servilismo están en el nivel de los egipcios faraónicos. Acaso la humanidad está destinada a no pasar nunca de la infancia; los atenienses lo intentaron y fracasaron; los romanos lo intentaron y al cabo de un tiempo fracasaron también; muchos intentos liberales de los siglos XIX y XX fracasaron a la primera o segunda gran crisis. Hay pruebas, empero, para demostrar que la madurez puede lograrse y mantenerse: si los suizos, holandeses, norteamericanos, ingleses, franceses y escandinavos pueden vivir libremente, no hay razón de que un día no vivan así todas las demás naciones, a condición de que se haga el esfuerzo necesario para establecer instituciones libres y fortalecer la conciencia de la libertad en el espíritu de los ciudadanos.

Fuente: Tomado de la obra “Democracia Liberal” de Massimo Salvadori.

  

De Acarigua a San Francisco: Exposición 5X5

mayo 2, 2009

El pluralismo multiplica destinos del arte

El Museo de Arte Acarigua-Araure (MAAA) de Venezuela continúa promoviendo el arte de nuestro país en el exterior y llevará de Acarigua a San Francisco la tercera edición de su exposición 5×5 Pluralismo. La muestra recoge trabajos de 5 artistas venezolanos y 5 norteamericanos para expandir el talento en las artes plásticas y seguir tejiendo vínculos entre Venezuela y Norteamérica.

Autora: Cecilia Salazar Díaz

Continuando con su propuesta de llevar el arte venezolano más allá de nuestras fronteras, desde hoy 2 de mayo y hasta el 30 de este mes el Museo de Arte Acarigua Araure inaugurará la tercera edición de la exposición 5X5 PLURALISMO en The Mission Cultural Center for Latino Arts ubicado en San Francisco, California. Con esta iniciativa 10 artistas nacionales e internacionales tendrán un valioso espacio para presentar sus obras más recientes, tales artistas son: Loriel Beltrán, Audino Díaz, Oscar Grau, Sergio Hernández, Yoshi- Marina Gutiérrez, Eddy Ferguson, Jeremy Longstreet, Milton Rosa Ortiz, Rafael Vélez. El anuncio lo hizo Ali Cordero Casal Presidente fundador del Museo de Arte Acarigua-Araure.

Esta muestra, a cargo del curador Luis Cancel, combina una pluralidad de técnicas y conceptos que conducen al público a perspectivas casi lúdicas y distintas, como es el caso de las obras de Yoshi con sus pulcros plegados de papel o perspectivas coloridas y bruscas como las pinceladas del artista Eddy Ferguson.

Se encuentran también rasgos más equilibrados y sutiles en los móviles de Oscar Grau, delicadísimos puntos brillantes en relieve en la obra de Milton Rosa Ortíz. Lo abstracto y multiforme se observa en las esculturas de esa interesante fibra plástica de Loriel Beltrán; naturalezas muertas en brillantes perspectivas, tal es el caso de Jeremy Longstreet, la rusticidad y a la vez la armonía en las creaciones de Audino Díaz que combinan pieles de animales intervenidas con costuras; o la rigidez de la madera suavizada por la religión y sus múltiples rostros en un altar enorme de Rafael Vélez. Del mismo modo se aprecian las cromáticas o texturizadas calaveras de Sergio Hernández y la mixtura y el collage en las esculturas de Marina Gutiérrez.

De esta manera, 5X5 PLURALISMO resulta una ecuación interesante sobre lo actual en cuanto al arte contemporáneo en tierras venezolanas e internacionales.

Esta exposición ha estado en otros espacios culturales como el Clemente Soto Vélez Cultural Center de Nueva York, el Museo de Arte Acarigua-Araure y ahora en The Mission Cultural Center for Latino Arts.

Celebrando el talento y la versatilidad del arte, esta exposición concebida por el MAAA dedica la diversidad y la multiplicación de reconocidos artistas tanto a nivel nacional como en el exterior, reconociendo así la labor plausible y meritoria de un museo que se proyecta de Acarigua para el mundo.

Más información e imágenes en: http://www.5x5web.com/ y www.museoaaa.org