Archivo para noviembre 2013

Votar bien y emprender mejor

noviembre 25, 2013

Ganador

 

Felicito el buen pulso y tino, así como la perseverancia inteligente (la cual es diferente y contraria a la testarudez) de las instituciones, organizaciones e individualidades que se complementan y entrelazan en el positivo Ecosistema Nacional de Emprendimiento –EneVenezuela–. Y es que acaba de finalizar este año una nueva celebración mundial de la Semana Global del Emprendimiento, con la participación de 140 naciones, incluyendo a Venezuela. Un reto local de nuestra red criolla, sin perder la conexión o visión global, característica y necesaria en los tiempos que corren, donde quien toma la ventaja, rápidamente la multiplica. 

 

La positiva iniciativa, en mi opinión, más que un reto significó un verdadero desafío llevado a cabo con éxito, pues las circunstancias económicas por las que venimos atravesando, la inestabilidad e inseguridad que afectan a los empresarios, las medidas oficiales extremas y confusas aplicadas las últimas semanas, y un complicadísimo entorno general que restringe el desempeño de los comerciantes, y que encareció asimismo los productos y servicios que venían ofertando, hacen peso y merman considerablemente las ganas de emprender.

Debe dejarse muy en claro que especulación y emprendimiento no tienen nada en común, y también que el emprendimiento no milita en partido político alguno, más allá de las preferencias personales de cada emprendedor y su concepto de vida, su rol, su proyecto o sueño, su responsabilidad integral y sus aportes a la sociedad.

Los emprendedores venezolanos hicieron esta vez un esfuerzo extra y se sobrepusieron a los obstáculos para compartir sus mensajes durante la semana global y hacer sus propuestas, una de ellas de gran pertinencia y espero que trascendencia. Un proyecto de ordenanza municipal que cree condiciones favorables al emprendimiento y los emprendedores, la cual fue acogida y avalada por muchos aspirantes de diversas toldas a las alcaldías y concejalías en todas las regiones de nuestra geografía.

Ese valioso impulso político variopinto, agregado al estratégico y sólido respaldo o soporte que en conocimiento formal vienen realizando las principales universidades y centros superiores de estudio, orientado a no graduar desempleados sino más bien a creadores de puestos de trabajo productivos y de efectivas soluciones a problemas diversos, debería determinar y hacer posible un futuro cercano más prometedor, sano y próspero para todos.

No podemos vivir ni sobrevivir sin trabajar. No debemos vivir ni sobrevivir con las dadivas de organismos y dependencias gubernamentales sin producir por nuestros propios medios o sin colaborar con nuestra capacidad creadora a la solución de problemas que afectan a otros y a nosotros mismos.

 

Contra el abuso, el oportunismo, la viveza, la comodidad y la flojera

 

Estas elecciones municipales son circunstancialmente especiales. Tal vez únicas en toda la historia reciente venezolana. Nadie se debe quedar sin votar por los mejores candidatos. Se vale votar contento e igualmente se vale votar a disgusto, pero hay que votar. Votar como medio de protestar lo que no nos gusta o hacerlo para validar y apoyar lo que sí.

Y si no conoce bien los candidatos y sus planteamientos porque no ha recibido la información correspondiente, muévase y búsquela usted mismo. Investigue. Pregunte.

La Constitución Nacional favorece el emprendimiento y Venezuela ha demostrado una altísima capacidad para emprender, para recuperarse, pero ello no es ilimitado, no es para siempre.

Se ha hecho caso omiso a la correcta recomendación de que se construya un modelo y entorno institucional que beneficie al emprendimiento productivo, que afiance, fortalezca, potencie las bondades del trabajo y de la libre iniciativa personal, familiar, comunitaria; respetando las leyes, generando el pago de impuestos que se reinviertan cabalmente, multiplicando los empleos bien remunerados, el desarrollo local y como sumatoria el nacional, para no quedarnos a la cola del planeta. El llamado camino del emprendedor es una autopista hacia la genuina independencia moderna de los Estados.

El emprendimiento sería, a mi parecer, el mejor modo de sembrar el petróleo y de abonar su cultivo propagando el sentido de responsabilidad, de productividad.

Las ciudades emprendedoras y los municipios emprendedores son aquellos donde mejor se vive en todo el mundo y que superan más fácilmente las calamidades.

Los ciudadanos emprendedores somos los jefes –junto a Dios– de nuestro propio destino. Nos convertimos en protagonistas, en líderes, en auténticos libertadores. Abolimos la esclavitud que significa el atraso, rompemos las cadenas de muchos problemas que agobian y confinan. Dejamos de ser vagones o carga, pasamos a ser locomotoras. Además es obvio que el compromiso emprendedor no solo abarca el ámbito económico sino amplia y progresivamente el social.

Definitivamente la nación venezolana no merece ser un emprendimiento que engrosando la estadística de mortalidad temprana como proyecto, sucumba por déficit de atención y equivocación reiterada debido a ausencia de conocimientos y efectivas destrezas.

O por culpa de una explosiva mezcla acumulada de abuso, oportunismo y viveza con comodidad y flojera.

No se quede en su casa, salga a la calle, al mercado, emprenda mejor y vote bien.

 

Germán Febres Ch / Para diariodecaracas.com e Informe21.com

@FebresCh

Caracas, 24 de noviembre de 2013.

 

Anuncios

Quieren darle palo a la piñata

noviembre 11, 2013

La arrebatiña -aún controlada, supervisada o con orden- no es un método civilizado, democrático ni que funciona para solventar los desequilibrios y crecer como sociedad

 

Caracas, 11-Nov-2013

 

Me disponía a comentar en esta entrega las contradicciones de forma y de fondo del reciente decir de autoridades cubanas sobre que en la Internet se debe proteger la privacidad de las personas ¿Asombroso? Es sin lugar a dudas algo contrastante con la realidad de ese sistema y régimen de gobierno al que en verdad poco le importa la vida privada de los  ciudadanos, tanto como el favorecimiento de los registros de patentes. Asuntos que denotan que el gobierno de Cuba igual que el de los Estados Unidos con lo del espionaje se está moviendo en función de intereses, más que por principios, como antes expresaba Fidel.

Por supuesto que me identifico, promuevo y defiendo una Internet libre y abierta al servicio de los ciudadanos y no una red de redes intervenida y tutelada por los gobiernos.

Pero es el caso que, luego de visitar varias regiones de Venezuela, la semana que acaba de terminar, me siento obligado a opinar sobre dos circunstancias insólitas que mueven a preocupaciones nacionales inmediatas y superiores.

1.- En varios estados se vive la amenaza latente de saqueos, hay quienes los han padecido, temen, y quienes increíblemente los desean. Una suerte de cultura de la arrebatiña ha echado raíces y muchos buscan su turno para darle palo a la piñata, representada en artículos y productos diversos que escasean o que son objeto del deseo, pero no por la vía del trabajo, el estudio, el ahorro, el esfuerzo y la buena administración familiar.

Sí hay precios exagerados e igualmente un torneo de extremismos de parte y parte, hasta con gerentes de comercios detenidos por supuesta usura, negocios intervenidos y clausurados, incautaciones o decomisos y venta forzada u obligada a precios determinados por el Estado.

 

Saqueo y destrozos en Daka, Valencia, Estado Carabobo, Venezuela.

Saqueo y destrozos en Daka, Valencia, Estado Carabobo, Venezuela.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Venezuela vive una hora muy delicada, pues el discurso de distintos voceros y altas autoridades se decodifica, interpreta y transforma en algunos sectores de la población como una especie de visado para los anarquismos, extremismos y radicalismos, que profundizan los desequilibrios y desigualdades. Se ha argumentado que los verdaderos saqueadores son los empresarios, por ejemplo.

Opino que debe predominar la justicia, la legalidad, en línea con nuestra Carta Magna, así como la cordura y la calma.

2.- Hay funcionarios, empleados y trabajadores públicos de organismos e instituciones y hasta ministerios que alardean sobre sus “aguinaldos” correspondientes a este año (o se quejan los que aspiran ser igualados a aquellos), llegando a hablar de montos equivalentes a seis, ocho y diez meses de sueldo por tal concepto. No existen empresas productivas en el mundo que asignen tal cantidad de recursos a un fin parecido y menos en circunstancias económicas difíciles como las actuales. Caso diferente son los bonos de productividad.

Sobre esto, una persona vociferaba en Maracay “es que ahora las conciencias se pretenden comprar con poderosos aguinaldos o con la plata y los corotos de otros, de los comerciantes…”

No deseo entrar a la discusión en este momento de si los empleados públicos merecen o no dichos bonos decembrinos, el punto es que la inmensa mayoría de los venezolanos está excluida de eso, y tal erogación además distorsiona aún más la economía, la afecta, de múltiples e inconvenientes maneras.

En general, el pronóstico para Venezuela -por ahora- sigue siendo poco alentador y bastante incongruente.

Me preocupa sobremanera que se planteen caminos no previstos en la Constitución. Todos, muchos -corrijo-, quieren participar de una piñata; y la arrebatiña -aún controlada, supervisada o con orden- NO es un método civilizado, democrático ni que funciona para solventar los desequilibrios y crecer como sociedad.

 

Germán Febres Ch.

Publicado por diariodecaracas.com e Informe21.com