Archivo para mayo 2014

Qué solicita y recomienda la OMS ante aumento de la obesidad, explica la Fundación Torres-Picón

mayo 20, 2014

“Ingerir todos los días alimentos sólidos o líquidos con elevado contenido de grasas, azúcar o sal no es bueno para la salud de los adultos y menos para los niños” expresa el vocero y presidente de la Fundación Torres-Picón. “Es un hecho que, por medio de diferentes recursos y metodologías comerciales, más allá de las campañas publicitarias convencionales, actualmente se promueve y se facilita a los niños” la idea de llevar estilos de vida alimentarios poco saludables: “Esto ocurre en algunas guarderías infantiles, escuelas, liceos, y por supuesto en los supermercados. Allí, en cambio, también se debe crear conciencia, educar, informar respecto a los riesgos para la salud implícitos en el consumo frecuente y exagerado de ciertos productos comestibles y bebidas, en línea con lo que señala la OMS”, comenta Pedro J. Torres.

Naciones Unidas, por medio de la Organización Mundial de la Salud, viene alertando sobre el riesgo epidemiológico que representa la obesidad.

Naciones Unidas, por medio de la Organización Mundial de la Salud, viene alertando sobre el riesgo epidemiológico que representa la obesidad.

-¿Hacia dónde apunta la Organización Mundial de la Salud (OMS)en relación a la publicidad y otras formas de mercadear alimentos y bebidas dirigidas a los niños?

-Se tiene conciencia sobre que se deben realizar campañas comunicacionales de gran alcance, centradas principalmente en educar, en hacer prevención respecto al consumo frecuente y excesivo de productos ricos en grasas, azúcar o sal, y los efectos negativos que este hábito tiene en la salud. Existen suficientes datos,hay evidencia estadística que demuestra que la publicidad televisiva influye en las preferencias alimenticias y las pautas de comportamiento y consumo de la población infantil.

“Pero también, es un hecho que por medio de diferentes recursosy metodologías comerciales, más allá de las campañas publicitarias convencionales, actualmente se promuevey se facilita a los niños el acceso a esos productos:Esto ocurre en algunas guarderías infantiles, escuelas, liceos, y por supuesto en los supermercados. Allí, en cambio, también se debe crear conciencia, educar, informar respecto a los riesgos para la salud implícitos en el consumo frecuente y exagerado de ciertos productos comestibles y bebidas, en línea con lo que señala la OMS”, dice Pedro J. Torres.

-Mundialmente se calcula en unos 43 millones,el número de menores de cinco años obesos o con sobrepeso. Entonces, para garantizar que los niños y niñas puedan desarrollarse en un entorno saludable, es que la OMS, institución dependiente de las Naciones Unidas,ha diseñadoun cuerpo de recomendaciones a tomar en cuenta en materia de promoción dirigida a los niños de alimentos y bebidas:

  1. La finalidad de las políticas debe ser reducir el impacto que tiene sobre los niños la promoción de alimentos ricos en grasas saturadas, ácidos grasos de tipo trans, azúcares libres o sal.
  2. Dado que la eficacia de la promoción depende de la exposición y el poder del mensaje, el objetivo general de las políticas debe ser reducir tanto la exposición de los niños como el poder de la promoción de los alimentos ricos engrasas saturadasácidos grasos de tipo trans, azúcares libres o sal.
  3. Para lograr la finalidad y los objetivos de las políticas, los estados miembros deben considerar diferentes métodos, es decir, el progresivo o el integral, para reducir la promoción de alimentos ricos en grasas saturadas, ácidos grasos de tipo trans, azúcares libres o sal dirigida a los niños.
  4. Los gobiernos deben establecer definiciones claras de los componentes esenciales de las políticas que permitan un proceso de aplicación normalizado. Esto facilitará la aplicación uniforme, con independencia del organismo que se encargue de ella. Al establecer las definiciones esenciales, los estados miembros tienen que reconocer y abordar cualquier desafío nacional específico con miras a obtener el máximo impacto de las políticas.
  5. Los entornos donde se reúnen los niños deben estar libres de toda forma de promoción de alimentos ricos en grasas saturadas, ácidos grasos de tipo trans, azúcares libres o sal. Dichos entornos incluyen, sin carácter limitativo, guarderías, escuelas, terrenos escolares, centros preescolares, lugares de juego, consultorios y servicios de atención familiar y pediátrica, y durante cualquier actividad deportiva o cultural que se realice en dichos locales.
  6. Los gobiernos deben ser la parte interesada clave en la formulación de las políticas y aportar el liderazgo, mediante una plataforma múltiple de partes interesadas, para la aplicación, la vigilancia y la evaluación. Al establecer el marco normativo nacional, los gobiernos pueden optar por asignar funciones definidas a otras partes interesadas, sin menoscabo de proteger el interés público y evitar los conflictos de intereses.
  7. Teniendo en cuenta los recursos, los beneficios y las cargas de todas las partes interesadas involucradas, los estados miembros deben considerar el método más eficaz para reducir la promoción de alimentos ricos en grasas saturadas, ácidos grasos de tipo trans, azúcares libres o sal dirigida a los niños. El método que se elija deberá establecerse dentro de un marco concebido para lograr los objetivos de las políticas.
  8. Los estados miembros deben cooperar para poner en juego los medios necesarios para reducir el impacto de la promoción transfronteriza (de entrada y de salida) de alimentos ricos en grasas saturadas, ácidos grasos de tipo trans, azúcares libres o sal dirigida a los niños, con objeto de que las políticas nacionales logren el máximo impacto posible.
  9. El marco normativo debe especificar los mecanismos de cumplimiento y establecer sistemas para su aplicación. Esto debe incluir definiciones claras de las sanciones y podría incorporar un sistema para la presentación de quejas.
  10. Todos los marcos normativos deben incluir un sistema de vigilancia para velar por la observancia de los objetivos establecidos en las políticas nacionales, valiéndose para ello de indicadores claramente definidos.
  11. Los marcos normativos deben incluir también un sistema para evaluar el impacto y la eficacia de las políticas sobre su finalidad general, valiéndose para ello de indicadores claramente definidos.
  12. Se alienta a los estados miembros a recabar la información existente sobre la magnitud, la naturaleza y los efectos de la promoción de alimentos dirigida a los niños dentro del territorio nacional. Se les alienta asimismo a apoyar nuevas investigaciones en esta esfera, especialmente las que vayan dirigidas a aplicar y evaluar políticas para reducir el impacto sobre los niños de la promoción de alimentos ricos en grasas saturadas, ácidos grasos de tipo trans, azúcares libres o sal.

“Eso es lo que solicita y recomienda la OMS ante el aumento de la obesidad, en cuanto a promoción publicitaria se refiere. Lo complementa con la necesidad y conveniencia de estimular el ejercicio físico, la práctica de deportes, y el consumo de agua potable para hidratarnos”. Comer balanceadamente, ingiriendo y rotando múltiples alimentos sanos, refrescarnos con agua potable y activarnos, movernos, caminar con regularidad “son claves”, finaliza Pedro J. Torres, presidente de la Fundación Torres-Picón.

Fuente: Diferentes medios web

Anuncios