Pedro J. Torres: Más agua para contener el avance del sobrepeso en los niños

El presidente y vocero de la Fundación Torres-Picón señaló que los nutricionistas y pediatras  recalcan la importancia de inculcar a los niños el hábito de beber agua para prevenir problemas de salud a futuro. Aseguran que los refrescos están entre los principales causantes de la obesidad infantil. Aunque muchas personas no lo sepan, la hipertensión afecta entre el 1 y el 3 por ciento de los niños, alcanzando el 10 por ciento en la adolescencia, según algunos estudios, y está relacionada con el sobrepeso y la obesidad.

Lo saludable es disminuir el consumo de bebidas azucaradas y aumentar el de agua potable. Pedro J. Torres con el Chef Roel Rabouchon.

Lo saludable es disminuir el consumo de bebidas azucaradas y aumentar el de agua potable. Pedro J. Torres con el Chef Roel Rabouchon.

Torres comenta que, en los últimos años la obesidad infantil se ha convertido en un grave problema de salud pública, que ha llegado a alcanzar niveles de epidemia en gran parte del mundo de hoy. Se ha calculado que aproximadamente un 42% de los escolares de entre 6 y 11 años presenta cierto exceso de peso y casi la mitad de ellos sufre algún nivel de obesidad, “éste es un fenómeno complejo entre cuyas principales causas se encuentran el sedentarismo y el excesivo consumo de grasas pero según advierten ahora pediatras y nutricionistas, el escaso consumo de agua juega también un papel importante”.

“Perdemos agua. Por lo tanto, deberíamos reponer esa pérdida con agua” indica muy acertadamente el doctor Esteban Carmuega, médico pediatra y director del Centro de Estudios Sobre Nutrición Infantil (CESNI). Sin embargo, a pesar de que para el ser humano es una necesidad vital la ingesta de agua, ésta equivale apenas un 20% del volumen diario de líquidos que consume la población. La mayor parte de este volumen (más del 50%) procede de refrescos, jugos y bebidas azucaradas que a su vez aportan unas 300 calorías diarias adicionales. Y son precisamente los niños y los adolescentes quienes tienden más a reemplazar el agua por tales bebidas.

El hábito de beber agua

Más de la mitad de la masa de nuestro organismo está conformado por agua, lo que la convierte en nuestra principal necesidad de alimentación, imprescindible para la vida. No obstante, “mantener un correcto estado de hidratación surge más como resultado de un hábito aprendido, que como una conducta refleja ante las señales de sed”, aseguran expertos del CESNI. Es por esto que, partiendo del hecho de que la etapa de la infancia es sin duda el mejor momento para formar y consolidar hábitos, se hace imperativo el enseñar y estimular en los niños la ingesta de agua, más que de bebidas endulzadas, creando así pautas de hidratación más saludables desde la niñez.

No obstante, “no se trata de prohibir alimentos sino de promover reemplazos más saludables”, aconsejan los especialistas del CESNI. En este sentido, estrategias muy efectivas contra la obesidad podrían ser el limitar las bebidas azucaradas a ocasiones especiales, colocar la jarra de agua en la mesa durante las comidas, tener agua fresca en casa y estimular su consumo, no sólo durante actividades como el juego sino también al despertarse y al irse a dormir.

Peligrosas consecuencias

Investigadores canadienses han descubierto que los niños que consumen bebidas azucaradas entre comidas durante la etapa preescolar tienen tres veces más posibilidades de presentar obesidad al momento de ingresar a la escuela primaria. Más aún, además de los problemas de salud que causa esta condición en sí misma, también puede conducir a otros trastornos más serios como la diabetes, la insuficiencia cardíaca y la hipertensión.

Se ha estimado que de cada diez niños y adolescentes que presentan algún sobrepeso entre los 10 y 14 años, tres serán adultos obesos, y si no se actúa rápido el problema se puede agravar; si esta circunstancia se mantiene en el tiempo y se suma a otros malos hábitos como el sedentarismo, puede generar hipertensión arterial, una enfermedad que erróneamente sólo se relaciona con la población adulta: entre el 1 y el 3 por ciento de los niños llegan a presentar este trastorno, alcanzando el 10 por ciento en la adolescencia. La grasa corporal que se aloja en las arterias produce una presión mayor en la circulación de la sangre y como resultado un mayor gasto cardíaco.

Ante tales perspectivas es esencial que los padres cultiven en sus hijos el hábito de beber agua y se aseguren de tenerla siempre a su disposición; igualmente es fundamental asegurar que tengan acceso a ella en el entorno educativo, en los espacios públicos y en lugares de juego.

Del mismo modo corresponde a las asociaciones de profesionales y organizaciones de la sociedad civil exigir a las empresas productoras la progresiva disminución de la proporción de azúcares en sus productos, especialmente en las bebidas, y auspiciar el uso de otras mezclas edulcorantes.

Así, debemos promover el consumo frecuente de agua y disminuir la ingesta de bebidas azucaradas, puntualiza Pedro J. Torres, vocero y presidente de la Fundación Torres-Picón, quien viene trabajando el tema de la prevención en salud y promoviendo coincidencias o sinergias en esta lucha con el mundo de las bellas artes y la cultura.

FTP

 

Explore posts in the same categories: ciencia y conciencia, Discursos y documentos

Etiquetas: , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: