Teoría de las inteligencias múltiples, la forma más adecuada de enfocar el proceso educativo

Cuando se habla de un concepto abstracto, como la belleza o la inteligencia, creemos tener una idea bastante clara de lo que se trata; todos sabemos, por ejemplo, evaluar si un ser o un objeto es bello o no, pero puestos en el caso de definir, de explicar la belleza, lo que hace que ese ser o ese objeto sea bello, nos encontramos con una tarea mucho más ardua y compleja de lo que imaginamos en un principio…

Enfoque más adecuado del proceso educativo…Igual dificultad afrontamos cuando se trata de definir la inteligencia; un concepto extraído del diccionario indica que la inteligencia es “la facultad de comprender, la capacidad de saber o aprender”, y más adelante expresa: “Al concepto de inteligencia que en sus líneas generales coincide con el de intelecto, la psicología funcional moderna añade el de aptitud para adaptarse a situaciones nuevas que la diferencian radicalmente del instinto…” (Diccionario Enciclopédico VOX, tomo 3, GET/MOR. Tercera edición corregida. Editorial Biblograf. Enero, 1979. Barcelona, España).

Red de conjuntos autónomos e interrelacionados

Pero si la inteligencia está intrínsecamente ligada al intelecto, ¿qué decir entonces de la difundida idea de la inteligencia emocional, por ejemplo? ¿O es que existe más de una forma de inteligencia?

Para el psicólogo e investigador estadounidense Howard Gardner, de la Universidad de Harvard, así es; en un modelo propuesto en el año 1983, este especialista desarrolla la teoría de las inteligencias múltiples, según la cual “la inteligencia no es un conjunto unitario que agrupe diferentes capacidades específicas, sino una red de conjuntos autónomos e interrelacionados”.

Señala Gardner que del mismo modo en que existen múltiples tipos de problemas que enfrentar, igualmente existen múltiples tipos de inteligencias para resolverlos; hasta ahora, en sus investigaciones Gardner y su equipo han determinado ocho tipos: la lingüístico-verbal, la lógico-matemática, la viso-espacial, la musical, la corpóreo-cinestésica, la intrapersonal, la interpersonal y la naturalista.

En el campo educativo, esta teoría reviste especial importancia por cuanto implica la necesidad de identificar cuáles son los tipos de “inteligencias” que posee cada estudiante a fin de aprovecharlas al máximo, potenciando las más desarrolladas al mismo tiempo que se procura estimular las más limitadas. Esto significa abordar los contenidos curriculares a través de una estrategia educacional personalizada para cada alumno, realizando actividades específicas para cada uno; esta estrategia convierte al profesor en una especie de “entrenador” que, más que suministrar información, estimula al alumno a adquirir los conocimientos por sí mismo, formulando preguntas, despertando inquietudes y guiando el proceso de aprendizaje.

Gracias a sus investigaciones en este campo, el doctor Gardner fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales, el 11 de mayo de 2011, en Oviedo, España.

GF

 

Explore posts in the same categories: Desarrollo, ciencia y conciencia, Discursos y documentos, Imaginación e innovación

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: