Posted tagged ‘astrofísica’

NASA: El terremoto en Nepal alteró atmósfera de la Tierra

mayo 8, 2015

La NASA explicó que el terremoto en Nepal no sólo ha cobrado la vida de más de 7.500 personas, ha dejado a más de 14.000 personas heridas y ha destruido ciudades enteras, sino que ha influido en la atmósfera de todo nuestro planeta.

atmosfera-terremoto

Datos de un ‘software’ desarrollado por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, revelan que el terremoto que sacudió a Nepal el 25 de abril creó ondas de energía que penetraron en la atmósfera superior de la Tierra, perturbando la distribución de los electrones en la ionósfera, la región de la atmósfera situada entre unos 60 a 1.000 kilómetros sobre la superficie de la Tierra. Dichas perturbaciones han sido detectadas gracias a las señales trasmitidas por el sistema GPS y han sido recibidas por un receptor situado cerca de Nepal.

Como resultado, han sido registrados ciertos cambios en la ionósfera que están siendo investigados por el momento, del mismo modo que se examinan otros riesgos naturales, tales como erupciones volcánicas o tsunamis. Los científicos consideran que los datos que poseen, les pueden ayudar a desarrollar modelos nuevos de propagación de ondas, que podrían formar parte de futuros sistemas de alerta temprana contra los tsunamis y otros desastres naturales, difíciles de detectar o predecir.

NASA info

 

Fuentes: Actualidad RT e Informe21

 

Anuncios

Hallan la mayor estructura jamás identificada por la humanidad en el espacio

mayo 5, 2015

El hallazgo podría sentar las primeras pruebas sobre la existencia de ‘físicas exóticas’, absolutamente desconocidas para la ciencia actual.

Foto cortesía / NASA.

Foto cortesía / NASA.

Un equipo internacional de astrónomos descubrió un ‘súper-vacío’ de 1.800 millones de años luz de diámetro, mientras se encontraba estudiando un área gigantesca del espacio, demasiado fría y raramente vacía. Esta región está situada relativamente cerca de nuestro sistema solar, a unos 3 mil millones de años luz y, según el científico István Szapudi, a la cabeza del equipo, “se trata de la mayor estructura individual jamás identificada por la humanidad”.

Este ‘punto frío’ fue descubierto en la zona de ‘súper-vacío’, hace unos 10 años. El hallazgo, por entonces, asombró a la comunidad científica, dado que la aceptada teoría del Big Bang no prevé zonas frías de semejantes dimensiones. Ahora, este novedoso estudio permite explicar el ‘punto frío’ desde la perspectiva de un vacío gigante en su centro, el que, a su vez, drena la energía de la luz que lo atraviesa.

Es que no se trata de un vació en el sentido estricto de la palabra, sino de una región gigante, hasta un 20 por ciento más vacía que otras zonas del universo, en donde, según las conclusiones de los astrónomos, ‘faltan’ alrededor de 10 mil galaxias. Sin embargo, más allá de estas explicaciones, todavía no es posible saber cómo se formó la estructura, lo que ha dado lugar a especulaciones sobre la existencia de ‘físicas exóticas’, desconocidas por la ciencia.

La expansión creciente del universo podría ser otra explicación para la existencia de este rarísimo ‘súper-vacío’, en donde los fotones, al atravesarlo, reducirían su velocidad y, por lo tanto, se enfriarían. Finalmente, estructuras como la descubierta por los astrónomos serían evidencia de la existencia de energía oscura.

Fuente: Tu History y diariodecaracas.com

 

25 años del telescopio espacial Hubble: Hasta el infinito y más allá

abril 26, 2015

Desde el principio de los tiempos el hombre ha mirado al cielo estrellado buscando respuestas de su presencia en la Tierra y del lugar que ocupamos en el Universo. Muchas de ellas empezaron a llegar hace 25 años de la mano del telescopio Hubble, cuyas imágenes nos abrieron los ojos a un cosmos que pocos podían imaginar.

telescopiohubble.EFE / El Universal, México.- Edwin Powell Hubble (1889-1953) fue el primer astrónomo que demostró la existencia de otras galaxias y descubrió la evidencia de la expansión del Universo, pero no es un personaje conocido para el gran público. Sin embargo, el primer telescopio espacial, que lleva su nombre, ha cautivado tanto a científicos, por sus valiosas observaciones, como al público de medio mundo por mostrarnos la belleza del Universo.

La idea de llevar un telescopio fuera de la atmósfera terrestre es mucho más antigua de lo que se pudiera pensar, pues se remonta a 1923, cuando el científico especialista en cohetería Hermann Oberth publicó un artículo en ese sentido, aunque hubo que esperar muchas décadas para contar con la tecnología necesaria para crearlo y ponerlo en órbita, gracias a la colaboración entre la NASA (EU) y la ESA (Agencia Espacial Europea).

La construcción del telescopio comenzó por su espejo principal, de 2,4 metros, en 1979, pero no estaría listo hasta 1985 y no fue hasta el 24 de abril de 1990 cuando el transbordador Discovery puso en órbita, a 543 kilómetros de la Tierra, este ingenio de 13,2 metros de longitud y 4,2 de diámetro -más dos paneles solares- que completa un giro a nuestro planeta cada 96 minutos.

PUERTA DEL CONOCIMENTO

Desde entonces, los datos e imágenes enviados por el telescopio a la Tierra han sido una fuente inagotable de conocimientos y nuevos enigmas, que han ensanchado las fronteras del saber humano, y su datos ayudaron a ganar un Premio Nobel del Física en 2011 a los astrónomos Saul Perlmutter, Adam Riess y Brian Schmidt, por descubrir que el Universo se expande a un ritmo cada vez mayor. Solo el tiempo dirá si esa lista de galardones se engrosa.

Una de las razones principales para construir el Hubble fue determinar el tamaño del Universo y datar con mayor precisión su edad, unos 13 mil 700 millones de años. Tras ocho años de observar las cefeidas, además se pudo saber que su ritmo de expansión -conocido como la constante de Hubble- es de 70 kilómetros por segundo por cada 3,26 millones de años luz de distancia.

Este ingenio también se ha convertido, de alguna manera, en una especie de máquina del tiempo pues gracias a él “vemos cosas más y más viejas. Es casi mágico. El Hubble tiene gran estabilidad y puede estar días y días fijo, lo que permite ver objetos que se formaron solo unos cientos de millones de años después del Bing Bang“, explicó el astrofísico francés Roger-Maurice Bonnet, director del programa científico de la Agencia Espacial Europea (ESA) entre 1983 y 2001.

El segundo hito del Hubble, según Bonnet, fue fotografiar “toda una secuencia de la formación de estrellas y planetas que pueden conducir a la aparición de objetos similares a los que estamos acostubrados, es decir, una Tierra alrededor de un Sol”.

“Vemos que es un fenómeno prácticamente universal en miles y miles de casos, así que parece bastante improbable que solo la Tierra esté habitada”, añade el experto.

Otras de sus grandes contribuciones ha sido el estudio de los agujeros negros supermasivos, que son objetos muy densos y con tanta masa que ni siquiera la luz puede escapar de su gravedad. Por eso, hasta que el Hubble empezó a funcionar era imposible observarlos directamente y los astrónomos no tenían manera de probar sus teorías, sin embargo, la alta resolución del telescopio hizo posible ver los efectos de la atracción gravitatoria de algunos de estos objetos en su entorno.

Pero aún quedan enigmas por descubrir como el de la materia oscura, que los científicos creen que compone tres cuartas partes de la materia del cosmos, aunque las observaciones del Hubble están proporcionando información para seguir trabajando en ese ámbito.

LOS OJOS DE LA HUMANIDAD

Conocimientos, muchos ellos, que se antojan difíciles de entender para el común de los mortales, pero el Hubble no es conocido solo en círculos científicos pues sus impresionantes fotografías del Universo han abierto la mente de los hombres a una belleza extraña pero cautivadora.

La Humanidad, que durante siglos estuvo “condenada a tener del cosmos solo una imagen incierta”, asistió a un acontecimiento “mágico” cuando el Hubble empezó a enviar las primeras imágenes y la observación astronómica entró en “una nueva era”, según escribe el administrador de la NASA y antiguo astronauta, Charles F. Bolden, en el prefacio del libro “Expanding Universe”, recientemente publicado por Taschen y que recopila 25 años de impresionantes fotografías realizadas por el telescopio espacial.

Concebido como un viaje hacia los confines del cosmos, “Expanding Universe” agrupa las imágenes por su cercanía a la Tierra, desde las del Sistema Solar, con fotografías de Júpiter o Neptuno, a las espectaculares columnas de gas, cuna de nuevas estrellas, en la Vía Láctea, o la Galaxia Molinillo de Viento del Sur, ubicada a 15 millones de años luz.

El Hubble ha observado, y con él todos nosotros, cosas tan increíbles como la nebulosa del Águila, una de sus fotos más famosas y que posteriormente sería llamada “los pilares de la creación”, la desintegración de un asteroides o la colisión de un cometa contra Júpiter.

Y con todo ello nos han enseñado que el cosmos no es una miríada de pequeños puntos brillantes sobre un cielo negro, sino una explosión de colores -rojos, verdes, amarillos, rosas- y de formas caprichosas y a veces misteriosas, pero siempre de una belleza sobrecogedora e inimaginable hasta entonces.

La última de esas imágenes acaba de ser publicada para celebrar el cuarto de siglo del telescopio y que la ESA describe como “un tapiz brillante de estrellas jóvenes que explotan a la vida y se manifiestan como unos impresionantes ‘fuegos artificiales'”.

Un cosmos lleno de vida que el Hubble ve en colores, aunque las imágenes recibidas en la Tierra son en blanco y negro y que, según se explica en “Expanding Universe”, se transforman en color en función de las longitudes de onda (rojo para las más largas, azul para las más cortas y verde para las intermedias) y con la ayuda de filtros y otros datos recogidos por el Hubble, como la luz infrarroja, la microondas, los rayos X y gamma.

Un cuarto de siglo después de su lanzamiento, el potencial del Hubble no se ha agotado, aunque ya se prepara el terreno para el lanzamiento del próximo telescopio espacial, el James Webb, previsto para 2018 y con el trabajará en conjunto, para quién sabe si algún día dar respuesta a uno de los grandes misterios de la Humanidad: ¿estamos realmente solos en el universo?.

Fuente: http://www.eluniversal.com.mx/ciencia/2015/hubble-25-aniversario-104742.html

 

Logran mirar en el “corazón” de un agujero negro supermasivo

abril 19, 2015

El radiotelescopio ALMA permitió a los científicos observar las proximidades del centro de un agujero negro supermasivo ubicado en una galaxia en la constelación de Sagitario, y por primera vez medir la intensidad del campo magnético en el chorro, corriente de la materia que ‘escupe’.

Agujero negroEl astrofísico Ivan Marti-Vidal y sus colegas de la Universidad Chalmers de Tecnología en Onsale (Suecia) han revelado un campo magnético muy potente más allá de lo detectado antes en el núcleo de la galaxia PKS 1830-211, muy cerca del horizonte de sucesos de un agujero negro supermasivo, informa la página web del Observatorio Europeo Austral.

Los investigadores midieron la intensidad del campo magnético mediante el estudio de la forma en la que la luz se polarizaba mientras se movía fuera del agujero negro. “Estos resultados y estudios futuros nos ayudarán a entender lo que realmente está pasando en las inmediaciones de los agujeros negros supermasivos”, escribió el coautor del estudio, Sebastien Muller.

Fuente: http://informe21.com/espacio/logran-mirar-en-el-corazon-de-un-agujero-negro-supermasivo#.VTRMSjl80sU.twitter

 

Javier Tiffenberg: “El 96% del universo es invisible a nuestros instrumentos”

abril 9, 2015

Javier TiffenbergLos libros históricos que se disponen prolijamente en los estantes de la biblioteca de la Sociedad Científica Argentina -y algunos que se exhiben en vitrinas, como una edición del siglo XV de los Elementos, de Euclides- no hacen sospechar que el trabajo de Javier Tiffenberg se desarrolla no en el pasado, sino en las fronteras del conocimiento, esa zona donde la ciencia casi se codea con el futuro.

El joven físico argentino, de 36 años, formado en la Universidad de Buenos Aires, pero actualmente investigador del Fermilab, el segundo acelerador de partículas entre los más potentes del mundo (después del Gran Colisionador de Hadrones, en la frontera franco-suiza), intenta dilucidar uno de los misterios más provocativos de la actualidad: qué es la materia oscura, una entidad que está presente en los más remotos confines del universo de la que se sabe que quintuplica en cantidad a la materia ordinaria, pero que ni los instrumentos más sensibles logran detectar.

“Es un área de punta que suscita enorme interés -afirma-. Sólo en 2012 se publicaron más de 200 trabajos sobre el tema.”

-¿Cómo saben los físicos que existe la materia oscura?

-Aunque no es visible, porque no irradia, se midieron sus efectos gravitacionales. El gran interrogante se plantea porque hay una enorme cantidad de evidencia indirecta independiente, observaciones, que todas permiten inferir que hay más o menos cinco veces más materia oscura que materia ordinaria, aquella de la que estamos hechos. Entre la energía oscura y la materia oscura (son dos cosas distintas) se calcula que no “vemos” el 96% del universo. La energía oscura es algo de lo que se sabe aún menos que de la materia oscura.

-¿Cuáles son las evidencias que sugieren la evidencia de esta misteriosa forma de materia?

-Hay muchísimas. Observando el movimiento de galaxias y de cúmulos de galaxias, incluso se pudieron desarrollar simulaciones y trazar un mapa de dónde está distribuida en el universo.

-¿Y todo eso sin poder detectarla con ningún instrumento?

Ése es el mayor interrogante que se nos plantea: tenemos todos estos experimentos u observaciones que son inconsistentes con nuestra comprensión actual del universo y que sólo asumiendo la existencia de materia oscura se pueden explicar con un único factor. Por ejemplo, por las leyes de Newton, uno puede hacer un gráfico de la velocidad a la que los planetas orbitan en el sistema solar en función de la distancia a un punto. Ahora, si uno hace lo mismo con una galaxia, que puede hacerlo perfectamente, y registra la velocidad de rotación de las estrellas alrededor del centro de la galaxia, uno esperaría que “caiga” de la misma manera. Pero lo que se observa es que se mantiene absolutamente constante. Y esto es precisamente lo que uno esperaría si considera que la cantidad de materia que hay no está ubicada en un punto en el interior de la galaxia, sino que es una bola de materia difundida más grande que toda la galaxia. También, cuando dos cúmulos de galaxias chocan, se observa que todo el efecto gravitacional está situado en lugares distintos de donde está el gas que forma parte de las nubes interestelares.

-¿La materia oscura puede haber cumplido un papel en el origen de las estrellas?

Cuando hacemos simulaciones del universo en gran escala, resulta que para que haya formación de galaxias y estrellas tiene que haber “algo” que funcione como una suerte de semilla y haga colapsar la materia. Con la materia ordinaria no alcanza.

-Existiendo toda esta materia oscura, ¿el universo no tendría que estar comprimiéndose, en lugar de expandirse?

Bueno, en un momento ésa fue la hipótesis que prevaleció. La primera idea fue que el universo era estacionario. Después, cuando Hubble mostró que las galaxias se estaban alejando, se pensó que el cosmos estaba en expansión, pero una expansión cada vez más lenta. Hasta que se midió que en realidad pareciera ser que esa expansión se está acelerando y la velocidad es más alta ahora que en el pasado.

-¿Cuál sería el efecto de la materia oscura en esa expansión?

El mismo que el de la materia ordinaria: es decir, tiende a colapsar las cosas. Lo que está jugando el otro papel es la energía oscura, que tiene un efecto como de presión negativa.

-¿Y cómo se imaginan la materia oscura los físicos? ¿Como las partículas que existen en la materia ordinaria?

Sí. Aunque, por supuesto, mientras no haya una detección directa, uno no tiene una certeza absoluta de que exista ni sabe qué es.

-¿Teóricamente es detectable? ¿Hay experimentos pensados?

-Muchísimos, no sólo pensados, sino ya en marcha. La colaboración en la que estoy involucrado es uno de ellos. Pero hasta el momento el panorama es confuso.

Fuente: Escrito por Nora Bär | LA NACION

 

Se registra velocidad de estrella que fue expulsada del sistema solar

marzo 15, 2015

La poderosa explosión de una supernova, en la constelación de la Osa Mayor, provocó la expulsión de una estrella vecina a velocidades sin precedentes registrados, obligándola a abandonar la Vía Láctea.

nasa.govAsí lo descubrieron los investigadores del Observatorio Europeo Austral, que registraron el desplazamiento de una estrella a enormes velocidades, tanto, que logró escapar de la poderosa gravitación de nuestra galaxia.

Hasta hoy, los astrónomos conocían estrellas híper-veloces que logran alcanzar velocidades de hasta 850 kilómetros por segundo. Sin embargo, este último hallazgo pudo comprobar cómo la estrella US 780 superó los 1.200 kilómetros por segundo.

Según los expertos, el responsable de que la estrella abandone la Vía Láctea sería un agujero negro súper-masivo, situado en el núcleo de la galaxia. Las interacciones gravitacionales de dos estrellas con un agujero negro de este tipo, generan que una de ellas estalle como una supernova, y la otra sea expulsada a enormes velocidades, como consecuencia de la explosión.

Fuente: Informe21 y Tu History

 

Agujero negro super masivo, del tamaño de 12 mil millones de soles

marzo 10, 2015

Su tamaño es imposible de imaginar, y su existencia desafía a la ciencia: tiene una masa equivalente a 12.000 millones de soles; es un agujero negro supermasivo que se formó cuando el Universo apenas tenía un 6% de su edad actual y se encuentra en el centro de un quásar de gigantesca luminosidad, que a su vez se considera el objeto más brillante jamás observado.

El Monstruo

Según el artículo publicado por la revista Nature, el hallazgo de un agujero negro supermasivo de esta magnitud en el Universo primitivo es algo completamente inexplicable. Ninguna teoría concebida hasta la fecha puede explicar cómo un agujero negro pudo crecer tanto en un tiempo tan escaso.

Por esto, su descubridor, Xue-Bing Wu, de la Universidad de Pekín, lo llamó “el monstruo”. Lo encontró luego de ver un quásar ultraluminoso (emite un trillón de veces la energía del Sol) y cuyo agujero negro central parecía tener un tamaño desproporcionado.

Lo dicho, el inmenso crecimiento de este agujero negro en tan poco tiempo desafía las teorías existentes. Los investigadores deberán encontrar razones para explicar la existencia de este agujero negro, en el marco de una teoría; e intentarán concluir si se trata de un fenómeno aislado o si, por el contrario, existen más agujeros negros descomunales al principio del Universo.

Fuentes: diariodecaracas.com y Tu History