Posted tagged ‘caminar’

Sin duda alguna: caminar es ejercicio ideal para estimular riego sanguíneo al cerebro

mayo 10, 2017

Imagen referencial, artículo en Chequeando IdeasDesde hace mucho tiempo se ha sabido que uno de los mejores ejercicios que existen es caminar; ayuda a bajar de peso, mantiene los músculos en forma, además que un buen paseo a pie es sumamente relajante y ayuda combatir el estrés, entre otros beneficios; en pocas palabras, caminar contribuye en gran medida al bienestar general. Y como si esto fuera poco, un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad Highlands de Nuevo México, Estados Unidos, demuestra que caminar también ayuda a controlar el flujo sanguíneo al cerebro y hace que la cantidad de sangre que le llega se incremente.

Así lo informaron miembros del equipo investigador al presentar los resultados del estudio el pasado 30 de abril, durante la reunión anual de AP S de Biología Experimental 2017; explicaron que, tal y como este mismo grupo y otros en el pasado habían determinado, el impacto de los pies contra la superficie del suelo provoca ondas de presión en las arterias, las cuales producen una sincronización del ritmo cardiaco con el ritmo de la marcha, esto regula el riego sanguíneo de forma dinámica, causando así un aumento del flujo de sangre al cerebro; sin embargo, hasta el momento se creía que este efecto sólo aparecía al correr. El hallazgo de este estudio consiste en que estas ondas de presión se generan igualmente al caminar.

Para esta investigación, los expertos calcularon el flujo de sangre que llegaba a ambos hemisferios del cerebro de doce adultos jóvenes, mediante la medición de la velocidad de las ondas de sangre dentro de la carótida interna y del diámetro de las arterias de cada individuo, realizadas con técnicas de ultrasonido, tanto estando de pie como caminando rápido, a razón de un metro por segundo. De esta manera lograron determinar que, a pesar de que el impacto que se produce en los pies al caminar es menor que el que se produce al correr, al caminar se originan las mismas ondas de presión en las arterias, con el consiguiente incremento en el riego sanguíneo al cerebro; es interesante señalar que este efecto no es tan evidente con la práctica del ciclismo, ya que al pedalear no se produce el impacto de los pies contra el suelo.

“Estos nuevos datos dan a entender de manera clara que el flujo sanguíneo cerebral es muy dinámico y depende directamente de las presiones cíclicas en la aorta que interactúan con los pulsos de presión en dirección contraria que produce el impacto de los pies”, señaló Ernest Greene, director del equipo investigador.

“Hay un continuo de efectos hemodinámicos sobre el flujo de sangre al cerebro humano cuando se pedalea, se camina o se corre. De una manera especulativa se puede afirmar que esas actividades pueden optimizar la perfusión (alimentación de las células con oxígeno y nutrientes) y el funcionamiento del cerebro y en general la sensación de bienestar durante el ejercicio”, agregó el experto.

Expresó Greene que resulta “sorprendente” que no se hayan medido antes esos “obvios efectos hidráulicos sobre el flujo de sangre en el cerebro”.

Según este experto, existe un ritmo optimizador entre “el riego de sangre al cerebro y moverse”. Explicó que el ritmo de la marcha y del impacto en los pies se corresponde con el de un ritmo cardiaco normal durante un movimiento enérgico, es decir, unos 120 latidos por minuto.

LQ

 

Pedro J. Torres: Caminar a diario mejora la salud y alarga nuestras vidas

julio 24, 2015

Estudios recientes confirman lo beneficioso para la salud humana que resulta caminar diariamente, explica el vocero y presidente de la Fundación Torres-Picón, Pedro J. Torres, enfocada en la tarea de prevenir la obesidad y de compartir información relevante asociada a otros propósitos de ayuda social y cultural. “De nada o poco sirve invertir mucho en los presupuestos mundiales para tratar enfermedades, si las causas que las generan o que contribuyen a que se propaguen no se atacan” añade Torres. Caminar 20 minutos diarios es suficiente para reducir el riesgo de muerte prematura.

Pedro J. Torres junto a Jane Fonda, célebre activista internacional pro hábitos saludables.

Pedro J. Torres junto a Jane Fonda, célebre activista internacional pro hábitos saludables.

La falta de ejercicio físico duplica la tasa de mortalidad prematura asociada con la obesidad. Así lo muestra un estudio publicado en la revista “The American Journal of Clinical Nutrition”, en el que se concluye que un incremento modesto en la actividad física podría conllevar beneficios significativos para la salud, han reseñado agencias de noticias y medios de comunicación especializados.

El profesor Ulf Ekelund, del Consejo de Investigación Médica (MRC) de la Unidad de Epidemiología de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) y director de la investigación, ha señalado que “el mensaje es sencillo: tan solo una pequeña cantidad de actividad física conlleva una beneficio sustancial para la salud en las personas físicamente inactivas. De hecho, nuestros resultados muestran que 20 minutos podrían establecer la diferencia, aunque, en realidad, deberíamos hacer más que ésto”.

Minimizando los riesgos

Para llevar a cabo el trabajo científico, los investigadores estudiaron la asociación que se establece entre la inactividad física con la mortalidad prematura y la obesidad en 334.161 adultos europeos participantes en el Estudio Prospectivo Europeo sobre Cáncer y Nutrición (Estudio EPIC). Concretamente, y durante un período promedio de 12,4 años, midieron la altura, el peso y el perímetro de la cintura de los participantes, a los que solicitaron que autoevaluaran su nivel de actividad física.

Tan simple como caminar

Los autores estiman que una simple caminata de 20 minutos diarios, ejercicio que supone una quema de 90-110 kilocalorías, plantea el paso de un individuo del grupo de inactividad física al de moderadamente inactivo, con una reducción del 16-30% del riesgo de muerte prematura.

Además, el beneficio, si bien ampliable a toda la población con independencia de su índice de masa corporal (IMC), es mayor en las personas sin sobrepeso u obesidad.

Y es que de acuerdo con las estimaciones de los expertos, si bien hasta 337.000 de los 9,2 millones de muertes que se producen en Europa pueden atribuirse a la obesidad, la inactividad física es responsable de hasta 676.000 de estos fallecimientos.

“La obesidad en adultos y niños no es un asunto o tema de estilo, modas o tendencia. Debemos insistir en su prevención. Hay que activarse, entrar en movimiento, caminar, promover hábitos de vida saludables desde la infancia”, concluye Pedro J. Torres (http://pedrojtorres.com/), presidente de la Fundación Torres-Picón, enfocada en la prevención en salud y su interacción con la cultura y las bellas artes.

FTP