Posted tagged ‘ciencia y conciencia’

Pedro J. Torres: Los buenos ejemplos de Michelle Obama y Jane Fonda

junio 13, 2014

Para el presidente de la Fundación Torres-Picón es oportuno recordar que equilibrar las grasas en el cuerpo y cuidar el metabolismo es una tarea que contribuye a alargar nuestras vidas y mejorar el bienestar de todos. Ello es importante para sentirnos bien con nosotros mismos, para no trasladar pesadas cargas económicas y de salud pública a la sociedad mundial e igualmente para hacer más felices a nuestras familias, señala Pedro J. Torres, y agrega que, “es ciertamente fundamental contrarrestar el sobrepeso y la obesidad con más y mejor prevención”. 

Pedro Torres Ciliberto y Jane Fonda: Prevenir en salud es cuidar el bienestar de todos.

Pedro J. Torres y Jane Fonda: Prevenir en salud es cuidar el bienestar de todos.

Hay que persistir, tener voluntad, e internalizar las razones que hacen necesario el cambio de hábitos. Si se cuida el consumo de alimentos en los pequeños y los estimulamos a hacer ejercicio y practicar deportes, se disminuirá además del propio sobrepeso y obesidad infantil, otras graves consecuencias y riesgos que condicionaran y afectaran sus vidasen la edad adulta. Los mayores tenemos la responsabilidad de convertirnos en ejemplos positivos así comomuchos motivos propios para cuidarnos ¿Se relacionan las grasas y la longevidad como lo hacen la obesidad y la plena libertad de acción? Es obvio que el sobrepeso y la obesidad nos limitan, sobre las grasas y la obesidad esto es lo que se comunica.

Científicos en Estados Unidos y en Europa han estudiado durante los últimos años miles de muestras de sangre en individuos que alcanzan y superan los 90 y 100 años de edad, informa un artículo de la prensa especializada.

-Ya sabemos que las grasas no nadan libres en la sangre, están guardadas en pequeños paquetitos conocidos comolipoproteínas. Hay varios tipos de ellas, las cuales a su vez guardan mas de 200 diferentes grasas. Las lipoproteínas de baja densidad, LDL por sus siglas en ingles es uno de esos paquetes. A esta específica lipoproteína se le conoce como colesterol malo, porque transporta el colesterol proveniente de la dieta hacia los tejidos. Por otro lado las lipoproteínas de alta densidad, HDL, son otro paquete lleno de distintas grasas que se conoce como colesterol bueno pues transporta el colesterol de la sangre hacia el hígado para transformarlo y eliminarlo.

“Estas lipoproteínas miden varios nanómetros (una millonésima de milímetro) y es posible diferenciarlas y medir su tamaño usando resonancia magnética nuclear. En la clínica no es común medir su tamaño sino mas bien su concentración. Sin embargo su tamaño es la característica importante para vivir muchos años y sanamente. Pues en individuos conedad superior a 90 años y en sus familiares, el tamaño de estas lipoproteínas es mas grande que en gente que vive poco o no está sana” precisa el artículo.

-Cuando estas lipoproteínas son grandes y pocas (HDL mas de 9.0 nm y LDL mas de 21.2 nm) la persona tiende a vivir mas, además de que el riesgo de diabetes, hipertensión y obesidad es mas bajo. Futuras investigaciones nos dirán si es posible que a partir de nuestro cumpleaños número 60 sepamos si vamos a vivir mucho o no, con tan solo medir el tamaño de estas lipoproteínas (no debe confundirse LDL con “colesterol-LDL” ya que este último no está relacionado con longevidad humana).

“Claro que no todos somos iguales, en general el tamaño de las lipoproteínas es mas grande en las mujeres que los hombres, lo que explicaría en parte porque hay menos mujeres con problemas cardiovasculares y mas mujeres que llegan u superan los 100 años” dice el artículo publicado.

Pedro J. Torres comenta que, equilibrar las grasas en el cuerpo y cuidar su metabolismo es una tarea que contribuye a alargar nuestras vidas y mejorar el bienestar de todos;ello es importante para sentirnos bien con nosotros mismos, para no trasladar pesadas cargas económicas y de salud pública a la sociedad mundial e igualmente para hacer más felices a nuestras familias.

La primera dama de los Estados Unidos, Michelle Obama, tanto por su prédica como por su actitud resulta un referente excelente. Con el apoyo de su esposo, el presidente Obama, del alto gobierno estadounidense y de autoridades en los estados y comunidades en todas las regiones del país ha logrado hacer entender, en buena medida, los beneficios de abandonar los hábitos de vida sedentaria y de ponernos en movimiento realizando actividades físicas adecuadas para cada edad. La señora Obama, ha expresado que hay muchas mujeres mayores que para ella son un ejemplo a seguir, Jane Fonda es una de ellas, porque es “una mujer hermosa, fuerte y comprometida políticamente”.

En esta generación se han añadido 30 años más a nuestra esperanza de vida y estos años no son solo un detalle o una patología. La propia Jane Fonda se lo planteay hace propuestas sobre cómo asumir esta nueva etapa o edad, en su ciento por ciento recomendable TEDxWomen.

Es ciertamente fundamental contrarrestar el sobrepeso y la obesidad con más y mejor prevención, también compartiendo información oportuna a todas las comunidades, señala Pedro J. Torres.

Fuente: Informe21.com

Anuncios

Qué solicita y recomienda la OMS ante aumento de la obesidad, explica la Fundación Torres-Picón

mayo 20, 2014

“Ingerir todos los días alimentos sólidos o líquidos con elevado contenido de grasas, azúcar o sal no es bueno para la salud de los adultos y menos para los niños” expresa el vocero y presidente de la Fundación Torres-Picón. “Es un hecho que, por medio de diferentes recursos y metodologías comerciales, más allá de las campañas publicitarias convencionales, actualmente se promueve y se facilita a los niños” la idea de llevar estilos de vida alimentarios poco saludables: “Esto ocurre en algunas guarderías infantiles, escuelas, liceos, y por supuesto en los supermercados. Allí, en cambio, también se debe crear conciencia, educar, informar respecto a los riesgos para la salud implícitos en el consumo frecuente y exagerado de ciertos productos comestibles y bebidas, en línea con lo que señala la OMS”, comenta Pedro J. Torres.

Naciones Unidas, por medio de la Organización Mundial de la Salud, viene alertando sobre el riesgo epidemiológico que representa la obesidad.

Naciones Unidas, por medio de la Organización Mundial de la Salud, viene alertando sobre el riesgo epidemiológico que representa la obesidad.

-¿Hacia dónde apunta la Organización Mundial de la Salud (OMS)en relación a la publicidad y otras formas de mercadear alimentos y bebidas dirigidas a los niños?

-Se tiene conciencia sobre que se deben realizar campañas comunicacionales de gran alcance, centradas principalmente en educar, en hacer prevención respecto al consumo frecuente y excesivo de productos ricos en grasas, azúcar o sal, y los efectos negativos que este hábito tiene en la salud. Existen suficientes datos,hay evidencia estadística que demuestra que la publicidad televisiva influye en las preferencias alimenticias y las pautas de comportamiento y consumo de la población infantil.

“Pero también, es un hecho que por medio de diferentes recursosy metodologías comerciales, más allá de las campañas publicitarias convencionales, actualmente se promuevey se facilita a los niños el acceso a esos productos:Esto ocurre en algunas guarderías infantiles, escuelas, liceos, y por supuesto en los supermercados. Allí, en cambio, también se debe crear conciencia, educar, informar respecto a los riesgos para la salud implícitos en el consumo frecuente y exagerado de ciertos productos comestibles y bebidas, en línea con lo que señala la OMS”, dice Pedro J. Torres.

-Mundialmente se calcula en unos 43 millones,el número de menores de cinco años obesos o con sobrepeso. Entonces, para garantizar que los niños y niñas puedan desarrollarse en un entorno saludable, es que la OMS, institución dependiente de las Naciones Unidas,ha diseñadoun cuerpo de recomendaciones a tomar en cuenta en materia de promoción dirigida a los niños de alimentos y bebidas:

  1. La finalidad de las políticas debe ser reducir el impacto que tiene sobre los niños la promoción de alimentos ricos en grasas saturadas, ácidos grasos de tipo trans, azúcares libres o sal.
  2. Dado que la eficacia de la promoción depende de la exposición y el poder del mensaje, el objetivo general de las políticas debe ser reducir tanto la exposición de los niños como el poder de la promoción de los alimentos ricos engrasas saturadasácidos grasos de tipo trans, azúcares libres o sal.
  3. Para lograr la finalidad y los objetivos de las políticas, los estados miembros deben considerar diferentes métodos, es decir, el progresivo o el integral, para reducir la promoción de alimentos ricos en grasas saturadas, ácidos grasos de tipo trans, azúcares libres o sal dirigida a los niños.
  4. Los gobiernos deben establecer definiciones claras de los componentes esenciales de las políticas que permitan un proceso de aplicación normalizado. Esto facilitará la aplicación uniforme, con independencia del organismo que se encargue de ella. Al establecer las definiciones esenciales, los estados miembros tienen que reconocer y abordar cualquier desafío nacional específico con miras a obtener el máximo impacto de las políticas.
  5. Los entornos donde se reúnen los niños deben estar libres de toda forma de promoción de alimentos ricos en grasas saturadas, ácidos grasos de tipo trans, azúcares libres o sal. Dichos entornos incluyen, sin carácter limitativo, guarderías, escuelas, terrenos escolares, centros preescolares, lugares de juego, consultorios y servicios de atención familiar y pediátrica, y durante cualquier actividad deportiva o cultural que se realice en dichos locales.
  6. Los gobiernos deben ser la parte interesada clave en la formulación de las políticas y aportar el liderazgo, mediante una plataforma múltiple de partes interesadas, para la aplicación, la vigilancia y la evaluación. Al establecer el marco normativo nacional, los gobiernos pueden optar por asignar funciones definidas a otras partes interesadas, sin menoscabo de proteger el interés público y evitar los conflictos de intereses.
  7. Teniendo en cuenta los recursos, los beneficios y las cargas de todas las partes interesadas involucradas, los estados miembros deben considerar el método más eficaz para reducir la promoción de alimentos ricos en grasas saturadas, ácidos grasos de tipo trans, azúcares libres o sal dirigida a los niños. El método que se elija deberá establecerse dentro de un marco concebido para lograr los objetivos de las políticas.
  8. Los estados miembros deben cooperar para poner en juego los medios necesarios para reducir el impacto de la promoción transfronteriza (de entrada y de salida) de alimentos ricos en grasas saturadas, ácidos grasos de tipo trans, azúcares libres o sal dirigida a los niños, con objeto de que las políticas nacionales logren el máximo impacto posible.
  9. El marco normativo debe especificar los mecanismos de cumplimiento y establecer sistemas para su aplicación. Esto debe incluir definiciones claras de las sanciones y podría incorporar un sistema para la presentación de quejas.
  10. Todos los marcos normativos deben incluir un sistema de vigilancia para velar por la observancia de los objetivos establecidos en las políticas nacionales, valiéndose para ello de indicadores claramente definidos.
  11. Los marcos normativos deben incluir también un sistema para evaluar el impacto y la eficacia de las políticas sobre su finalidad general, valiéndose para ello de indicadores claramente definidos.
  12. Se alienta a los estados miembros a recabar la información existente sobre la magnitud, la naturaleza y los efectos de la promoción de alimentos dirigida a los niños dentro del territorio nacional. Se les alienta asimismo a apoyar nuevas investigaciones en esta esfera, especialmente las que vayan dirigidas a aplicar y evaluar políticas para reducir el impacto sobre los niños de la promoción de alimentos ricos en grasas saturadas, ácidos grasos de tipo trans, azúcares libres o sal.

“Eso es lo que solicita y recomienda la OMS ante el aumento de la obesidad, en cuanto a promoción publicitaria se refiere. Lo complementa con la necesidad y conveniencia de estimular el ejercicio físico, la práctica de deportes, y el consumo de agua potable para hidratarnos”. Comer balanceadamente, ingiriendo y rotando múltiples alimentos sanos, refrescarnos con agua potable y activarnos, movernos, caminar con regularidad “son claves”, finaliza Pedro J. Torres, presidente de la Fundación Torres-Picón.

Fuente: Diferentes medios web

Pedro J. Torres se refiere a pequeños cambios que pueden ser grandes soluciones en obesidad infantil

abril 26, 2014

Para el presidente de la Fundación Torres-Picón “pequeños cambios personales pueden ser grandes soluciones en prevención de la obesidad infantil”, pero acota que “también hacen falta más acciones efectivas de responsabilidad social empresarial que hagan posible informar a más ciudadanos en el mundo sobre la gravedad del problema y que lo eviten”. El aumento de la población de obesos se produce en países desarrollados e igualmente en muchos otros que se esfuerzan por alcanzar el desarrollo, recuerda Pedro J. Torres. 

Prevención en salud: Pedro Torres Ciliberto y su esposa Blanca Cecilia Picón Febres, al frente de la Fundación Torres-Picón.

Prevención en salud: Pedro J. Torres y su esposa Blanca Cecilia Picón Febres de Torres, al frente de la Fundación Torres-Picón.

Existen listas que enumeran y resumen algunos pasos o medidas básicas para prevenir la obesidad infantil. Un innegable valor de algunas de ellas es que son el resultado de trabajos colaborativos o análisis comparativos de consideraciones formuladas en diferentes centros para el control de enfermedades en varios lugares.Hay quienes opinan que contienen planteamientos exagerados, extremos, y quienes al contrario los estiman como justos y muy convenientes. No entraremos en esa discusión en este momento.

Investigadores de la Universidad de Zaragoza, en febrero de 2013, hicieron estas recomendaciones abreviadas en diez puntosdirigidas a padres, representantes o cuidadores de niños y niñas. Así lo explicaron y publicaron unos cuantos medios de comunicación,comenta Torres Ciliberto, presidente de la Fundación Torres-Picón, enfocada en el tema.

DIEZ MEDIDAS ¿PEQUEÑAS O GRANDES?

  1. Servir raciones adecuadas para la edad del niño. Un estudio observóque el tamaño de la vajilla influye, como en el adulto, en el volumen de comida ingerido por el menor.
  2. Tener en el hogar una variedad de hortalizas, frutas y cereales integrales (pan integral, pasta integral, arroz integral, etc).
  3. Escoger leche y productos lácteos bajos en grasa o desnatados.
  4. Limitar el consumo de carnes rojas o de derivados cárnicos.
  5. Promover el consumo de legumbres y frutos secos.
  6. Retirar de la vista del niño las tentaciones ricas en calorías (lo mejor es no tenerlas en el hogar).
  7. Fomentar la actividad física, sin olvidar que los niños imitan a los adultos: si los padres hacen deporte, los hijos también lo harán. Para prevenir la obesidad, el mínimo de tiempo diario que deberían dedicar los niños a realizar actividades de intensidad de moderada a vigorosa asciende a 60 minutos. Una revisión comprobó hace poco que el sedentarismo en la adolescencia es la norma.
  8. La bebida de elección para calmar la sed debe ser el agua. El consumo habitual de jugos está desaconsejado.
  9. Se debe limitar el consumo de azúcar, panadería, confitería y, sobre todo, bebidas azucaradas. Diversos expertos consideran que se deberían enviar mensajes claros a la población sobre los efectos negativos de dichas bebidas.
  10. Restringir a no más de 2 horas diarias el tiempo que los niños dedican a ver televisión, jugar a videojuegos o a navegar por Internet (los menores de 2 años de edad no deberían ver la televisión).

El fundador y vocero de la Fundación Torres-Picón manifiesta que el aumento de la población de obesos se ha producido por igual en países desarrollados que en muchos otros que se esfuerzan por alcanzar el desarrollo.Opina que “también hacen falta más acciones efectivas de responsabilidad social empresarial (RSE) que hagan posible informar a más ciudadanos en el mundo sobre la gravedad del problema y que lo eviten”.Dice que la creatividad e innovación, tan distintivas de la industria de la publicidad y de las comunicaciones corporativas de clase mundial, mucho podrían hacer y deberían colaborar en materia de la prevención general en salud y en particular en cuanto atañe a la obesidad infantil, como parte de nuevas estrategias en el campo de la RSE que se posicionen con vocación de futuro a la vanguardia, participando en el liderazgo de las grandes soluciones que espera la humanidad.

Fuente: diariodecaracas.com

El ser humano y la depredación

febrero 20, 2012

Las actitudes depredadoras del hombre ponen en peligro la biodiversidadEl hombre ha sido el evento más problemático con el que la naturaleza ha tenido que lidiar en su historia, asegura experto que ha estudiado la evolución de los enemigos naturales.

Los depredadores vagan por el mundo hace 500 millones de años. Se cree que los primeros fueron un tipo de organismo marino simples, tal vez gusanos o crustáceos, que se deleitaron con los trilobites antiguos. Mucho después vinieron los famosos dinosaurios depredadores como el T. rex. Y más tarde llegaron los grandes mamíferos con dientes, como los gatos con dientes de sable o los lobos modernos. Pero hace mil o dos mil años llegó el peor de todos los depredadores en la historia de los seres vivos, nosotros.

No teníamos dientes grandes ni garras afiladas, o enormes tentáculos ni mordeduras venenosas. Pero teníamos inteligencia, y la astucia para fabricar herramientas y armas artificiales. Y, a medida que nos convertimos en cazadores cada vez mejores, empezamos a matar animales a gran escala. Acabamos con la paloma pasajera, el dodo y las grandes manadas de bisontes de América del Norte. El siglo pasado acabamos con grandes poblaciones de ballenas. Hoy en día las flotas pesqueras del mundo recogen más peces de lo que, según científicos, es sostenible.

El hombre es la mayor causa de muerte de mamíferos grandes en América del Norte. Pero más allá de nuestro consumo masivo de la fauna que nos da el planeta aparece un curioso acertijo: ¿Las presas y los depredadores están normalmente sumergidos en una carrera de armamentos evolutiva?

Como los depredadores evolucionan para correr más rápido, sus presas también desarrollan pies más veloces. Como los depredadores desarrollan dientes más filudos, los herbívoros desarrollan cuernos de protección. Algunos carnívoros cazan en manada, por lo que sus presas crean rebaños defensivos. Pero no parece que los animales hayan desarrollado defensas contra nosotros, ¿por qué? ¿Se tratará de que los animales simplemente no han tenido tiempo para desarrollar defensas? ¿Será que no tienen ese tipo de variaciones en sus genes? ¿O tendrá que ver con la manera como nosotros los cazamos? Estas preguntas son planteadas por el profesor Geerat Vermeij, de la Universidad de California en Davis, Estados Unidos, en un ensayo científico que acaba de publicar la revista académica Evolution.

Vermeij estudia hace más de 30 años los efectos de los depredadores en la evolución. “Usualmente, cuando nuevos y más poderosos depredadores se desarrollan o llegan de otro lado, las especies locales se pueden adaptar por sí solos y quedar mejor protegidos con una variedad de medios; pero esta opción parece no servir cuando se trata de la evolución de los seres humanos como superdepredadores”, dice.

En su ensayo se pregunta por qué esto es así. Primero estudia por qué los animales se adaptan a otros depredadores no humanos. Demuestra cómo las presas animales, de manera exitosa y constante, desarrollan cierto tipo de defensas. La primera es volviéndose grandes. Si eres grande, es difícil, incluso para depredadores que cazan en manada, atacarte y vencerte sin una eventual lesión.

Estudios científicos han demostrado que los herbívoros terrestres de gran tamaño son hasta diez veces más grandes en peso que sus más grandes depredadores, los cuales no pueden desarrollar bocas lo suficientemente amplias como para lidiar con el descomunal tamaño de sus presas. Estos estudios explican por qué los leones, lobos y orcas tienden a evadir a los búfalos, alces y ballenas adultos y saludables, respectivamente; prefieren dirigirse a los más pequeños y más jóvenes. Si las especies no pueden crecer más, desarrollan otras defensas, como la pasiva armadura que ofrecen las conchas. Y cuando los depredadores desarrollaron formas de introducirse en las conchas, algunas presas se volvieron tóxicas. Son las ramificaciones de la evolución.

Un buen ejemplo, señala Vermeij, son los cefalópodos, animales que incluyen a calamares y pulpos. Versiones antiguas de estos animales tenían armaduras, pero, al ser vulnerables a pescados y ballenas con dientes, fueron remplazados por linajes más veloces, agresivos, venenosos o tóxicos.

El superdepredador

Pero tenían que llegar los seres humanos. “La difusión de los humanos modernos representa una de las transformaciones ecológicas y evolutivas más grandes de la historia de la vida”, escribe Vermeij. Cazábamos y recogíamos en la tierra, pero pronto empezamos a explotar zonas intermareales, tomando pescados y mariscos. Esas zonas intermareales eran fuentes importantes de comida para los humanos prehistóricos que vivían en lugares como Sur America, Sur África, California y Oceanía. Después empezamos a tomar animales grandes. Y lo que ocurrió fue que, entre más armas de defensa desarrollaban, más jugosos se volvían para nosotros: entre más grandes eran las ballenas, más apetitosas eran para el ser humano, por ejemplo. El tamaño no era una defensa contra el hombre. Y otros mecanismos de defensa también se convirtieron en desventajas a medida que los seres humanos se convirtieron en superdepredadores: los cuernos de los elefantes, por ejemplo. Volverse tóxico puede ser una mejor estrategia. Hay evidencia de que algunas especies marinas se han vuelto venenosas al ser humano. Los peces de arrecife y los cangrejos suelen ser tóxicos para ciertas personas debido a que contienen desagradables, y a veces letales, dinoflagelados. Pero los seres humanos también han encontrado formas de lidiar con esto. Muchas toxinas se concentran en ciertos órganos, como el hígado. Y los seres humanos han aprendido a retirar esos órganos para evadir sus efectos.

En pocas palabras, la manera como los seres humanos cazan parece ser el factor principal para prevenir que los animales se defiendan. Los animales sí responden a algunas presiones, y muchas especies han desarrollado defensas al hombre, explica Vermeij. Pero nosotros cazamos en cantidades demasiado grandes, con demasiada sagacidad, y casi siempre enfocados en los animales más grandes. “Nuestra llegada a la tierra y nuestra historia tecnológica ha generado un enorme cambio en las evolución de la mayoría de especies”, concluyó el investigador.

Fuentes: semana.com y BBC Mundo.

Ciencia y conciencia

septiembre 26, 2008

La ONU tiene la palabra

Como resultado de los debates y del encuentro en Bogotá a mediados de mes (septiembre 2008) de bioeticistas de diferentes países, dos de los más importantes diarios de Colombia, El Tiempo y El Espectador, coincidieron editorializando respecto al impostergable aporte y complementación que debe realizar la conciencia a la ciencia, para avanzar con más seguridad. Resumimos.
El Tiempo / Bioética, una óptica necesaria: “¿Hasta dónde puede llegar la ciencia en la búsqueda de un bien que considera mayor? Aspectos de este tipo se analizaron durante la recién concluida Semana de la Bioética. Como nunca antes en la historia, los avances científicos y tecnológicos han abierto nuevas posibilidades de intervención sobre la vida humana… ¿Qué es éticamente aceptable o no?
Los promotores de la bioética parten de la base de que la ciencia no es un ídolo en nombre del cual deba sacrificarse todo y exigen a los investigadores no perder de vista aquellos valores que deberían regir la conducta humana. Aunque no pretende oponerse al desarrollo tecnológico, esta disciplina recomienda siempre que toda búsqueda pase por un necesario filtro de prudencia -que obligue a pensar en las consecuencias- y de respeto por el otro.
…Colombia no puede marginarse de los debates propuestos por esta disciplina, en temas tan polémicos y ligados a la intimidad de las personas, como la eutanasia, el aborto, la clonación y la manipulación genética. En algún momento, como sociedad tendremos que fijar una posición… La bioética aporta una óptica distinta para el análisis de la realidad social del país, incluso en aspectos como la deforestación, la pobreza, la relación de la gente con el medio ambiente y el acceso digno a los servicios de salud y de saneamiento básico”.
El Espectador / Los retos de la vida moderna: “Estudios de prospectiva realizados, entre otros, por la Unesco, revelan un futuro lleno de posibilidades, pero también de riesgos. De una parte está el gran desarrollo biotecnológico en los campos de la salud humana, la vida animal y vegetal, así como de las ciencias de la informática y la comunicación; pero a la vez se presenta un panorama de empeoramiento de las condiciones de inequidad en el acceso a la satisfacción de las necesidades básicas como el agua, la alimentación, la vivienda, la salud y el trabajo para las dos terceras partes de la humanidad…
Es en este espacio que la bioética, puente entre las ciencias y las humanidades, tiene un rol fundamental: su carácter multidisciplinario y transdisciplinario permite el análisis crítico de las situaciones que amenazan la vida del hombre y del planeta, desde una visión secular que integra las distintas ideologías, creencias y religiones, para encontrar soluciones que, de manera responsable con estas y las futuras generaciones, propendan por la vida”.
Desde Venezuela estamos exhortando a la ONU y a su actual secretario general, Baan Ki-Moon, a dar impulso creador a esta fundamental reflexión. En nuestro mundo hay que innovar más e inexcusablemente mejor. Aún estamos a tiempo.