Posted tagged ‘ciencia’

El Alzhéimer y el Párkinson ahora podrán ser controlados

julio 8, 2017

Descubren como controlar el Alzhéimer y el Párkinson

Un estudio de la Universidad de Atlanta descubrió que la clave se encuentra en revertir una proteína tóxica que desarrolla estas enfermedades

Las calamidades o males neuro-degenerativos son el enemigo más temible de las personas de la tercera edad, debido a que muchas implican la pérdida de la capacidad de control de la mente y el cuerpo. Es por este motivo que existen diversas investigaciones  que pretenden acabar con los síntomas e incluso con la misma enfermedad.

Ahora, un estudio de la Universidad Emory, en Atlanta, en Estados Unidos, consiguió averiguar de forma exacta que tienen en común ambas enfermedades. Resulta que la clave está en una enzima llamada asparagina endopeptidasa (AEP) que recorta y hace más viscosa y tóxica a esa proteína, por lo que inhibiéndola con un fármaco se puede parar y revertir el desarrollo de Parkinson y el Alzhéimer.

El descubrimiento fue publicado en la revista Natural Structural and Molecular Biology y cuenta que esta enzima neurotóxica hace más tóxicas las proteínas encargadas de matar las células cerebrales. Es por ese motivo que se cree que impedir el desarrollo de esa enzima podría conducir a un parón y revertir el desarrollo de la enfermedad desde un principio.

NM

 

Anuncios

Se estudiaron unas 600.000 estrellas desde Mérida para llegar a hallazgo

marzo 22, 2010

Observatorio Nacional de VenezuelaAstrónomos venezolanos descubren nueve pequeños planetas

Los científicos Ignacio Ferrín y Carlos Leal  bautizaron los satélites con nombres como: Simón Rodríguez; Carora; Cesar Mendoza; Marcel Roche, Eduardo Rohi y Hum Fernández.

Interior de las instalaciones de observación astronómica de Llano El Hato.Producto de sus observaciones con un telescopio Schmidt de 1 metro de diámetro, instalado en el Observatorio Nacional de Venezuela ubicado en la población de Llano del Hato en el estado Mérida, el astrónomo Ignacio Ferrín y su alumno Carlos Leal han descubierto nueve planetas menores en estado sólido en un área poblada por casi 600.000 estrellas, según lo publicado hace algunos días por el diario El Nacional.

“Como 20 días nos tomó hacer el hallazgo. Eso fue lo que tardamos en examinar cerca de 600.000 estrellas, todas fijas. Después de hacer las observaciones, hubo uno que se movía y que no tenía identificación. Entonces, lo apuntalamos y fue nuestro”, dijo Ferrín.

Explica el docente que los planetas son cuerpos móviles, que caminan. Es esta condición la que les permite identificarlos al hacer una fotografía del cielo con una cámara de alta tecnología (la que usaron tiene una resolución de 64 megapíxeles) a una hora y en un lugar específicos, y repetirla para detectar los cuerpos que han modificado su posición.

No se trata de estrellas sino de satélites del Sol que, gracias al avance de la ciencia, actualmente se cuentan por centenas de miles.

Cerca del cinturón de asteroides, entre Marte y Júpiter, hallaron a simonrodriguez, eduardorohl, cesarmendoza, marcelroche, humfernandez, carora y vigo.

Esos planetas, de acuerdo con la normativa internacional, pueden ser “bautizados” con nombres comunes.

El primero lleva el nombre del tutor del Libertador; los cuatro siguientes, de científicos venezolanos, y los dos últimos de las ciudades -venezolana y española- donde nacieron Leal y Ferrín.

A la altura de Júpiter los planetas sólo pueden llevar nombres de La Ilíada y La Odisea, explica el investigador. En esa zona encontraron a Polydamas, que es un satélite del gigante gaseoso y lleva el nombre de un guerrero troyano de la épica griega. A la altura de Neptuno, está Huya, nombrado como una deidad wayuu, porque los cuerpos localizados en esa zona reciben una nomenclatura mitológica asociada al inframundo.

A las observaciones hechas entre los años 2000 y 2006 siguió el proceso de validación del descubrimiento, que se concreta cuando la Unión Astronómica Internacional les da una clasificación provisional, mientras se determina con exactitud la órbita del cuerpo y se admite el nombre que quieran darle sus descubridores.

“Por ejemplo, pasó con Huya, que se clasificó con el nombre 2000 EB173. Después de determinarle la órbita, le dieron el número 38.628. En ese momento sabemos que ha pasado a la lista de objetos bien conocidos, y ya tenemos derecho a nombrarlo. Esto ha tomado 7 años para algunos objetos”, señaló Carlos Leal. Durante las observaciones hechas los últimos años también fueron detectados 4 planetas, que no pudieron ser identificados debido a que las condiciones climáticas impidieron localizar su órbita con exactitud.

En la página web de la Unión Astronómica Internacional (www.iau.org) se puede revisar la lista de objetos que han sido identificados en el Sistema Solar. Allí se reconocen los recientemente descubiertos y son pocos los nombres en español. Entre ellos destacan el número 9357 llamado Venezuela, descubierto en Mérida en 1992.

 

Reflexión en el campo de la ética

septiembre 6, 2008

La madre de todas las batallas cívicas

· En un sentido o en otros, queramos o no, estamos globalmente implicados y seremos afectados.

· Hay que estar en alerta ante posibles usos de la biotecnología y de riesgosos cambios legislativos que se están gestando.

· Desde Venezuela, hemos iniciado la construcción de una red de trabajo colaborativo en favor de la vida, la responsabilidad ciudadana, la paz y el desarrollo sostenible.

Resumen de la conferencia

Ética y Sociedad Civil / Foro en CENREV:

Para introducirnos a la comprensión de la ética desde un punto de vista general, es útil iniciar con un brevísimo resumen de la historia. Asimismo aclarar que sostengo que lo ético no lo debemos dejar sólo en manos de los filósofos como tampoco la bioética en manos de los profesionales de la medicina, la biología o el derecho, sin que esto signifique desmerecimiento para esas augustas disciplinas o para sus no menos augustos cultivadores; lo que planteo es asumir ambos ámbitos desde la perspectiva ciudadana.

Todos debemos estar, tanto más y mejor enterados, como más y mejor preparados, en este conjunto de asuntos inacabados que abarca la ética contemporánea; debemos opinar e incrementar la capacidad de plantear nuestro asentimiento u objeción sobre decisiones trascendentales que se nos están imponiendo respecto a la vida y los seres vivos; debemos construir y practicar valores. Asimismo debemos llegar a nuestras propias conclusiones, convencernos o no de la validez de las de otros y darnos nuestras propias respuestas, lo cual es medular en el desarrollo humano.

La reflexión ética o pensamiento ético es originado por los filósofos griegos Sócrates y Platón. Mucho tiempo después, René Descartes e Inmanuel Kant, entre otros, le hacen significativos aportes; más tarde Federico Nietzsche; por estos días Fernando Savater; y en el campo de la discusión bioética los controversiales León Kass y Peter Singer, según nuestra visión.

¿Qué es lo que está pasando con la ética? ¿De qué se trata eso de una nueva ética para el milenio que recién ha comenzado? La ética es una rama de la filosofía frecuentemente considerada como “una ciencia normativa”, también a veces se le llama “filosofía moral”. La ética y la moral aunque estrechamente relacionadas son asuntos diferentes, mientras que la bioética es ética aplicada al ámbito de la relación de los humanos con la vida. Así tenemos que moral es la suma, conjunto o combinación de valores, tabúes, reglas o prohibiciones que desde fuera de nosotros nos son enseñadas o impuestas, y ética es chequear, corroborar, reflexionar, repensar o revisar la validez de la conducta humana y de nuestros propios actos. La moral admite las reglas dadas y la ética las establece en forma racional.

En este momento está ocurriendo una toma de conciencia por parte de muchísimas personas en el mundo -aunque hay quienes se mantienen apáticos-, en suma, una nueva toma de conciencia general se incrementa o esparce a gran velocidad. Hay un aumento de la preocupación y ocupación por trascender la dimensión racional o deductiva, alcanzando la dimensión de los valores, cuestión tanto de ser como de hacer, para convertirlos en acciones. Ser humano, incluye el importantísimo componente espiritual, y cada persona es única desde el enfoque intelectual y filosófico. Ser humano requiere poder actuar en paz con la conciencia en medio de condiciones de incertidumbre.

¿Qué es importante y que no? La jerarquización de los temas va ahora de lo chiquito a lo grande, de lo local a lo global y al mismo tiempo al revés, y las barreras que antes impedían identificar y compartir preocupaciones e intereses son cada vez menos efectivas o han desaparecido.

Por ejemplo, los problemas de violencia familiar, o de manejo de la basura y los desperdicios, son asuntos que preocupan a un  determinado condominio o comunidad… Y ahora también al mundo entero, formando parte de las agendas de los foros internacionales.

Muchos ciudadanos en todas partes estamos luchando por las mismas motivaciones superiores, o al menos parecidas: asignar a nuestras vidas un carácter responsable; resguardar la dignidad de las personas, la vida, el equilibrio ecológico y la biodiversidad; fomentar la convivencia pacífica y la transparencia; promover los valores humanos en general y el desarrollo sostenible. Además de un par no menos importante: la libertad y la democracia.

De la ética a la bioética… y lo contrario

Según expone el bioeticista mexicano Jorge Alberto Álvarez Díaz, con quien conversé en su reciente visita a Venezuela, “los científicos o investigadores deben tener muy en cuenta los intereses de la sociedad, procesar todas las opiniones. La bioética sirve para analizar situaciones concretas, se trata de filosofía aplicada, es decir, bioética es la aplicación de la ética en casos delimitados y determinados relacionados con los seres vivos”, incluyendo el bienestar de los animales.

Álvarez Díaz detalla que los temas bioéticos se dividen en macro-bioética (los ecosistemas, la naturaleza, las futuras generaciones, pues con esos seres humanos que aún no han nacido igualmente tenemos una gran responsabilidad); meso-bioética (se relaciona con muchos factores de tipo social, entre ellos la sociedad civil que puede participar y pronunciarse a través de los comités de ética) y micro-bioética (que abarca muy diversos temas vinculados con la relación médico-paciente).

La bioética es un asunto incompleto que nos concierne a todos y muy probablemente será una de las doctrinas básicas para el presente siglo XXI.

El autor Nicolás Jouve de la Barreda precisa “el conocimiento científico en sí mismo, por importante que sea, no es suficiente si no va acompañado de un respeto a la verdad y de una reflexión ética sobre su contribución al conocimiento de la naturaleza que nos rodea, y especialmente de la propia realidad del ser humano”. Esto adquiere una relevancia vital frente a los enormes avances de la ciencia, especialmente en los campos de la genética y la biotecnología.

¿Tiene sentido la vida? ¿Por qué actuar moralmente? Peter Singer en “Ética práctica” ofrece respuestas sobre algunas preguntas medulares. “Todos tenemos inclinaciones benevolentes o compasivas que nos hacen preocuparnos del bienestar de otros. Existe una especie de conciencia natural que da origen a sentimientos de culpa cuando hacemos lo que sabemos está mal. La mayoría de nosotros no sería capaz de encontrar la felicidad proponiéndose deliberadamente disfrutar sin preocuparse por nada ni por nadie”.

 

Y vienen a la mente más interrogantes ¿Se puede investigar para lograr conocimiento a cualquier costo? ¿Ser más humanos o no ser? ¿Hacer todo, hacer un poco o no hacer nada? ¿Responsabilidad social empresarial y ciudadana, o empresas y ciudadanos socialmente responsables? …ésta última como predica Italo Pizzolante.

Peter Singer en otra de sus obras, “Repensar la vida y la muerte”, hace referencia a un tema álgido, asociado por algunos analistas a la Carta de la Tierra, una iniciativa o propuesta por una nueva ética mundial, que ha levantado suspicacias, alentada entre otras figuras internacionales, por el Premio Nóbel de la Paz Mijail Gorbachov. Singer propone la reescritura de los mandamientos: Entre ellos “reconocer que el valor de la vida humana varía” y que por lo tanto no se debe considerar que toda vida humana tiene el mismo valor; agrega que “el nuevo enfoque ético no tiene que considerar el dejar de salvar como equivalente de matar”.

A título de ejemplo, una difícil decisión y preocupación generalizada es ¿a quién salvar y a quién no en caso de una catástrofe? Emeterio Gómez, explica y aclara con precisión en sus clases y conferencias que los dilemas éticos surgen cuando no hay razones con suficiente peso, señalando sin lugar a dudas una vía. Entonces nos toca decidir con la conciencia, en base a nuestros valores.

Desde nuestra perspectiva ciudadana, el valor de la vida es infinito. Hay que agotar todos los recursos disponibles para salvar una, diez, cien, mil, muchas, todas o las vidas que se puedan. Es un compromiso de conciencia y solidaridad. Existe un muy amplio consenso respecto a que “cualquier valor necesita de la vida para hacerse realidad”.

Cabe compartir una anécdota que bien habla del valor de la vida y que cuenta una conversación entre dos estudiantes de medicina. Uno le dijo al otro: -Quiero conocer tu opinión acerca de la interrupción de un embarazo… Los antecedentes indican que el padre era sifilítico, la madre tuberculosa; de los cuatro hijos que ya habían tenido, uno era ciego, el segundo falleció, el tercero era sordomudo y el cuarto contrajo la tuberculosis. ¿Qué habrías hecho ante el quinto embarazo? El otro respondió simplificadoramente: -Le habría puesto fin. El primero replicó: -Entonces Beethoven no habría nacido, pues ese fue su caso.

Nuevas realidades, reflexión y cambio

Las religiones e iglesias han avanzado más allá de sus posiciones básicas de fe para adentrarse en las nuevas posibilidades y realidades de la ciencia, vinculando asesores y adquiriendo conocimiento. Por citar un ejemplo no cristiano, el Dalai Lama ya ha dicho en su libro “El universo en un solo átomo”, después de conversar con gran número de eminentes científicos, que “si la ciencia comprueba que alguna creencia budista es incorrecta, entonces el budismo tendrá que cambiar”.

La Iglesia Católica, por su parte, actualmente promueve en Asia (Corea del Sur) una academia internacional para la vida, donde participarán médicos y teólogos entre otros especialistas, para establecer “verdades” en cuanto a la investigación y desarrollo de soluciones celulares. Y el sacerdote jesuita y astrónomo jefe del Vaticano, José Gabriel Funes, señaló hace poco que la creación divina de la vida quizá no se paró en la Tierra, añadiendo que hasta ahora, la teoría del big bang es la que mejor explica el origen del cosmos, a la vez que descartó contradicciones con la fe.

¿Cómo es hoy una familia? Hay nuevas realidades. Las ciencias sociales tienden a definir la familia como un conjunto de personas emparentadas que viven juntas y se apoyan; principalmente padre, madre e hijos. Frente a esto, hoy la estructura familiar y sus relaciones internas son diferentes, están muy marcadas por la diversidad. Una pareja de personas que se acompañan son una familia, una abuela sola con sus nietos igual, una madre abandonada con un hijo o una hija también, y hasta un grupo de vecinos que han compartido por largo tiempo; en cambio hay familias tradicionalmente conformadas donde no se da el apoyo ni el amor.

 

Según el también Premio Nóbel de la Paz Oscar Arias “la nueva ética para el nuevo siglo consiste en premiar la solidaridad sobre el individualismo, la honestidad sobre la hipocresía, la transparencia sobre la corrupción, la sinceridad sobre el cinismo y la compasión sobre el egoísmo”.

Es necesario agregar que en contraste con peligrosos cambios legislativos interrelacionados con la reproducción humana sobre los cuales debemos permanecer alertas, escucharemos mencionar más a menudo referencias sobre los muy positivos conceptos de finanzas éticas, mercados sociales, consumo inteligente y comercio justo.

Como lo afirmó el veterano comunicador Francisco Izquierdo Navarro en “La Tercera Sociedad”: Al fin y al cabo, toda sociedad humana se caracteriza por estar descontenta de si misma y por buscar una sociedad ideal más perfeccionada.

Los grandes avances científicos y tecnológicos deben estar adecuadamente conectados con el emprendimiento y la innovación social. Las transformaciones no pueden ser impuestas arbitrariamente a las personas. Los cambios deben ser bien explicados, para que puedan ser bien comprendidos por el pueblo. Así la gente participará en ellos y realizará insospechados aportes que incorporan sus propias convicciones y valores, creando e impulsando soluciones sostenibles y formando parte de las mismas.

Ciertamente, la capacidad creadora de la conciencia para influir sobre la realidad, construir valores y el futuro mismo, ha aumentado. Vamos al futuro y lo vivimos a cada instante de manera natural, pues la vida no la tenemos hecha de antemano.

logo-proetica-venezuela1

Tengan la certeza de que en este momento, en el campo de la ética, se está librando “por la vida” la auténtica madre de todas las batallas cívicas. En un sentido o en otros, queramos o no, estamos globalmente implicados y seremos afectados. Afortunadamente, millones de personas en todos los continentes estamos tomando y creando más conciencia, más responsabilidad, emprendiendo un positivo cambio para un mejor porvenir.

Germán Febres / Caracas, 2008