Posted tagged ‘desarrollo humano’

Tecnológico de Massachusetts organiza laboratorio mundial para innovar la educación

julio 19, 2017

Es un hecho incontrovertible que las nuevas tecnologías han venido ocupando cada vez más espacio en nuestra vida cotidiana, siendo la educación uno de los ámbitos que han recibido su influencia con mayor fuerza, ya que este fenómeno ha abierto las puertas a la exigencia de formar a los estudiantes para la resolución de todo un nuevo género de problemas que surgen en un mundo laboral incierto, entrelazados con asuntos ambientales y políticos, e incluso conflictos bélicos; a la vista de tales circunstancias, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), una de las más prestigiosas universidades del mundo, acaba de emprender un laboratorio mundial de la educación, a fin de convocar la participación de todos los países, con miras a analizar y reestructurar los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Artículo en Chequeando Ideas

La profesora Claudia Urrea (PhD), de Colombia, directora asociada del MIT, explica que la iniciativa apunta hacia “educar para la vida”.

Claudia Urrea, directora asociada del MIT, explicó que el mecanismo implementado por el MIT funcionará como una comunidad virtual mundial, en la cual “cada país hará su propuesta con el objetivo de buscar un renacer de la educación, para empoderar al chico desde el preescolar hasta su salida de la universidad”.

La experta colombiana señaló que el objetivo debe ser “educar para la vida, pensar un sistema que pase por la educación superior y llegue hasta el mundo del trabajo. El aprendizaje debe ser continuo, hay que formar niños diferentes, estudiantes diferentes y profesionales diferentes. Desde el MIT desarrollamos la investigación, pero son los países los que tienen que definir dónde se quieren ver parados en cinco o diez años, cómo se van a mover y qué recursos van a afectar”.

Explicó que la tecnología “es lo que amplía las brechas entre aquellos estudiantes que avanzan y los que quedan rezagados. Los que no la usan de una forma empoderada son los que se quedan atrás”, a esto agregó que “la tecnología es una herramienta de la innovación en materia educativa pero hoy ofrece una multiplicidad de variantes que hacen más fácil y entretenido el aprendizaje para los estudiantes”. Mencionó que entre estas opciones están los cursos en línea, el aprendizaje personalizado “y la posibilidad de que el estudiante construya su propio aprendizaje a través de simulaciones, con lo que se le acercan conceptos que hasta hace algunos años le eran difíciles de entender y estimula su creatividad”.

Según Urrea, emplear la tecnología no se reduce a entregarle una computadora a cada estudiante; dijo que “los países están comprando la solución antes de hacer el diagnóstico del problema. Primero tienen que pensar hacia dónde quieren llegar como Estado en cinco o diez años y luego comprar las herramientas en función de ese diagnóstico”.

Invitó a pensar qué es lo que se espera que pase en el aula y que los estudiantes hagan para luego determinar cual es el instrumento tecnológico adecuado a tal fin. “Hay que definir qué valores, habilidades, conocimientos enseñamos, cómo tiene que ser la dinámica del aprendizaje y la relación entre el maestro y su alumno”.

Advirtió que no se trata de cambios fáciles, pero que lo más importante es no darse por vencidos, seguir avanzando, pese a los errores, pero buscando alianzas, acceder a centros, a materiales que se usan con éxito en otras latitudes, a sabiendas de qué es lo que funciona bien en el mundo y qué es lo que no da resultados; igualmente hizo un llamado a los docentes a no temer al uso de estas herramientas tecnológicas y a invitar a los estudiantes a utilizarlas como “elementos maravillosos que integran distintos conceptos”.

Aclaró la especialista, nacida en Colombia, que el Laboratorio Mundial de la Educación promovido por el MIT “no es un espacio físico es una invitación a crear una comunidad mundial de personas y países que estén interesadas en trabajar con los niños, repensar y renovar los sistemas de enseñanza y aprendizaje en todos los niveles”.

GFCh

 

Internet y nuevas tecnologías de información, recursos indispensables para la educación de cara al futuro

junio 29, 2017

En un mundo en constante cambio, en el cual el vertiginoso avance de la ciencia y la tecnología impulsa el desarrollo en todas las áreas del quehacer humano, irónicamente la educación se había venido quedando atrás; hasta hace muy poco, las metodologías empleadas para formar a los educandos han sido casi las mismas que se han aplicado desde hace siglos; los contenidos han venido evolucionando y actualizándose, ciertamente, pero el sistema mediante el cual se imparten, no.

artículo especial en Chequeando Ideas

Sin embargo, el surgimiento de la Internet y las tecnologías de información han comenzado a cambiar este estado de cosas, dando lugar a la aparición de lo que podría calificarse como una nueva cultura, derivada del enlace entre la educación y las nuevas tecnologías.

En efecto, gracias a la Internet, en la actualidad los sistemas educativos cuentan con todo un arsenal de novedosas herramientas que facilitan el aprendizaje colaborativo y ofrecen tanto a estudiantes como a docentes una variedad casi infinita de recursos, como bibliotecas online, búsqueda de información, correos electrónicos, transferencia de archivos, clases a distancia, canales de charlas, foros y videoconferencias o libros y revistas electrónicas profesionales, entre muchos otros.

De hecho, es indiscutible que la Internet es el más poderoso medio de comunicación y de difusión de contenidos, al mismo tiempo que una vastísima fuente de información, lo cual supone la generación de toda una nueva forma de construcción de conocimientos y desarrollo de aprendizajes. Esto significa que es cada vez mayor la necesidad de contar en casa con una buena conexión a la red, además de educar a la población acerca de las ventajas y posibilidades de la utilización de esta poderosa herramienta, así como de sus inconvenientes y riesgos; es importante que, sobre todo los niños, aprendan a seleccionar las mejores y más confiables fuentes de información.

La Escola La Guàrdia en Sant Vicenç dels Horts, ubicada en la provincia de Barcelona, España, es un plantel de educación preescolar y primaria que, gracias a una serie de subvenciones, ha logrado digitalizar parte de sus métodos de enseñanza; Marta López, maestra de inglés de dicho centro, explica que la mayor parte de su alumnado no tiene acceso a Internet en sus hogares, por lo que utilizan las facilidades que les ofrece la escuela para realizar todas las actividades relacionadas con el acceso a la red.

“No necesariamente más acceso a Internet es mejor aprendizaje, pero sí es cierto que hoy en día las familias lo utilizan sobre todo para buscar información para los proyectos más elaborados. Para estos, el recurso de Internet es el más utilizado, entre otras cosas por ser el más rápido. Sin embargo, se está perdiendo cada vez más consultar libros en papel y muchas veces te encuentras con niños que saben buscar en Internet pero no saben moverse en un índice. En el equilibrio está el éxito”, afirma.

LB

 

Innovadores latinoamericanos especializados apuestan y trabajan positivamente por la Salud

junio 17, 2017

Foto referencial para artículo en Chequeando IdeasEn el World Trade Center de la Ciudad de México se llevó a cabo entre el 7 y el 9 de junio la novena edición de ExpoMED, el principal encuentro de negocios en materia de innovación en salud de América Latina; en este importante evento participaron más de 250 expositores provenientes de unos quince países, quienes presentaron más de treinta mil (30.000) iniciativas y marcas correspondientes al sector médico, ante más de nueve mil (9.000) visitantes de todo el continente, y muchos de otras latitudes más allá de América.

Al evento también concurrieron diversos centros de investigación, los cuales presentaron ideas y proyectos previamente evaluados y aprobados por un grupo de especialistas en diferentes especialidades médicas.

Acudieron igualmente emprendedores mexicanos dedicados al área de la salud, participación que fue canalizada a través del Foro Mexicano de Innovación en Tecnologías para la Salud (InnovaRedes).

Del mismo modo estuvieron presentes varias universidades que fueron seleccionadas para tomar parte en este evento, con el objetivo de apoyar el desarrollo de ideas novedosas, así como propiciar encuentros que permitieran a los jóvenes emprendedores mostrar sus proyectos ante empresarios del ramo.

Rosario Garzón Chávez, directora de ExpoMED, expresó que desde su primera edición este evento se ha venido convirtiendo en un importante punto de confluencia para los representantes del sector salud, ya que es en este tipo de encuentro donde se establecen contactos para la apertura de nuevos mercados a nivel mundial, así como acuerdos de cooperación y nuevas asociaciones entre las empresas que concurren a la cita.

Por su parte, Teresa de León Zamora, directora de Comercialización de Tecnología del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), afirma que aún hay mucho trabajo por hacer para fortalecer el emprendimiento en el sector salud, especialmente en lo que se refiere a establecer relaciones entre las innovaciones de las instituciones mexicanas y el sector productivo.

“Desde el Conacyt lo vemos como una tarea pendiente para generar y potenciar la innovación del sector médico de las empresas y las instituciones de educación superior”, explicó.

En este sentido, señaló que para el Conacyt es materia prioritaria el desarrollo de dispositivos médicos susceptibles de integrarse a la cadena de valor, tarea que se lleva a cabo a través del Fondo de Innovación Tecnológica, el fondo sectorial conjunto con el Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem).

“Queremos ayudar a que el sector incorpore innovaciones, en este caso de dispositivos médicos. El Conacyt lleva años tratando de fortalecer las capacidades de innovación, a través de personal especializado, con la creación de nuevos centros de investigación y la colaboración con organizaciones como InnovaRedes”, indicó.

GFCh

 

En Valencia-España se realizaron innovadores conciertos para bebés

junio 15, 2017

Foto referencial

Estrenado en 1987, el Palau de la Música es un auditorio español situado en la ciudad de Valencia, a orillas del antiguo cauce del río Turia; desde su inauguración este palacio del arte ha dado cabida a conciertos sinfónicos interpretados por grandes orquestas, óperas, recitales y conciertos de música de cámara y contemporánea. Ahora, atendiendo al público del futuro, el Palau acaba de llevar a cabo una serie de conciertos dirigidos especialmente a bebés lactantes, en una propuesta denominada “Bebesol”, enmarcada dentro del proyecto “Tutti al Palau”. Esta información sobre la innovadora iniciativa fue compartida y comentada desde la Fundación Torres-Picón.

Los conciertos fueron desarrollados en doble sesión entre el martes 23 y el viernes 26 de mayo en la Sala Martín y Soler del Palau; su presidenta, Gloria Tello, explicó que “para nosotros es muy importante este ciclo, porque los más pequeños también deben tener un lugar importante en nuestra casa: trabajar la música con los bebés es básico para garantizar su desarrollo”.

Refiriéndose a la estructura de los conciertos y a la ambientación de la sala, Tello señaló que “hemos cambiado el formato y contenidos de estos conciertos con la inclusión de una soprano, una arpista, nueva decoración y una iluminación especial y específica, más adecuada para los sentidos de los bebés”.

Agregó que “también cambia el repertorio con canciones de cuna seleccionadas de todo el mundo, interpretadas de manera interactiva, y con proyecciones multimedia formadas por sugerentes imágenes para llamar la atención de los bebés”.

En este sentido, en los conciertos participaron la arpista Úrsula Segarra y la soprano Quiteria Muñoz, quienes interpretaron un variado repertorio que incluyó canciones de cuna y canciones populares españolas, así como piezas folclóricas irlandesas, alemanas, americanas y de muchos otros países, intercaladas con piezas instrumentales de la música clásica de compositores como Brahms y Debussy entre otros.

La decoración de la sala fue especialmente concebida para atraer la atención de los pequeños, acostados en sus cochecitos y cunitas. Fueron conciertos cargados de dinamismo, durante los cuales la soprano Segarra se paseaba a todo lo largo y ancho de la sala, en medio de un ambiente de total informalidad.

La danza, el baile, la música contribuyen también al buen estado de salud. Pedro J. Torres con la esposa de Sting, la actriz, directora de cine y productora Trudie Styler.

En cada sesión se dio acogida a cuarenta y cinco bebés, de entre cero y dieciséis meses de edad, los cuales pudieron disfrutar de estas gratas melodías durante cuarenta minutos; al final de cada sesión, cada bebé recibió un diploma en el cual se certifica su asistencia a su primer concierto de música clásica, el primero del que esperamos sea una larga cadena que se extienda durante toda su vida.

Estos conciertos, constituyen una idea llevada a la práctica, verdaderamente evolucionaria y de inmensa creatividad. Desde la Fundación Torres-Picón, saludamos, destacamos y aplaudimos entusiastamente la iniciativa, que puede replicarse en todos los continentes, dijo Pedro J. Torres.

FTP

 

Innovar de verdad, sin importar el riesgo

mayo 20, 2017

Artículo sobre innovación verdadera en Chequeando Ideas

 

 

 

 

 

 

En la actualidad, en prácticamente todos los campos de la actividad económica, social, política, cultural, educativa, etc. se habla de innovación; en un mundo donde la tecnología alcanza casi todos los campos y niveles, la innovación es “el pan nuestro de cada día”, innovar se ha vuelto casi una moda.

Pero, ¿qué es exactamente la innovación?

La innovación es experimentar nuevas ideas, innovar significa abrir nuevas vías, probar diferentes formas de hacer las cosas, hacer cosas que nadie había hecho antes; innovar implica tomar riesgos, aceptar la posibilidad de fallar y tener que volver a empezar.

La realidad es que la innovación verdadera no es tan frecuente como parece a simple vista; se habla mucho de innovar, pero haciendo cambios sólo de forma, no de fondo; innovar, pero sin arriesgar; innovar, pero en base a lo ya probado y comprobado; innovar, pero sin salir del terreno seguro, del “área de confort”.

Ciertamente, esta forma de “innovar” no garantiza la supervivencia de ningún proyecto a largo plazo, se puede manejar durante un tiempo, pero a la larga siempre surgirán otros proyectos, otras ideas más interesantes que nos apabullarán y nos sacarán de circulación, los ejemplos de caídas estrepitosas abundan, recordemos a Blackberry, Kodak y Blockbuster.

Vijay Govindarajan es uno de los más reconocidos líderes de la innovación a nivel mundial, grandes empresas alrededor de todo el planeta siguen sus consejos y son recompensadas con el éxito. El concepto que promueve Vijay para el cambio de pensamiento y de acción es lo que él denomina “la solución de las tres cajas”, se basa en la religión hindú, que tiene tres deidades principales Vishnu, dios de la preservación; Shiva, dios de la destrucción; y Brahma, dios de la creación. Vijay aplica esta trinidad a su concepto de las tres cajas; la primera es la caja donde se guardan los proyectos del presente, los que se basan en lo conocido, lo seguro; la segunda caja es donde se depositan selectivamente los conceptos el pasado, los que no permiten arriesgar, crecer y evolucionar, y la tercera caja es la del futuro, la caja que recibe la innovación, los conceptos nuevos, y donde se discuten los paradigmas. Cada caja es importante y cumple una función, pero son la segunda y la tercera las que posibilitan el liderazgo en el futuro.

Si se quiere ser realmente un innovador, hay que revisar las tres cajas, ver cuáles proyectos están en la tercera y cuánto estamos dispuestos a arriesgar para experimentar, fallar, aprender e impulsar proyectos en los que creemos aunque nunca se hayan probado; esto equivale a restarle importancia a la estrategia que defiende nuestra posición en el presente, a favor de la estrategia que creará nuestro futuro.

LB

 

Límite máximo de la longevidad humana es de 125 años, según científicos

octubre 17, 2016

longevidad humanaEl acelerado progreso de las ciencias médicas en el pasado siglo y lo que ha transcurrido del actual, controlando unas enfermedades, eliminando otras, disminuyendo drásticamente la mortalidad infantil, mejorando las condiciones sanitarias y la calidad de vida, y ampliando las expectativas de longevidad pareció, a ojos de muchos, dar nuevas esperanzas de lograr una vida que quizás pudiera extenderse bastante más allá de los “primeros” cien o doscientos años; sin embargo, un nuevo estudio realizado por un grupo de científicos norteamericanos, dirigido por Jan Vijg, y publicado por la prestigiosa revista británica Nature, parece dar al traste con esas esperanzas al sugerir que el límite máximo de duración de la vida humana no podría sobrepasar los ciento veinticinco años.

“Nuestros resultados sugieren que la duración máxima de la vida humana es fija y está sometida a limitaciones naturales”, indicaron los expertos, tras medir la edad máxima alcanzada por individuos de unos cuarenta países en todos los continentes.

En un estudio previo, realizado en 2014 por un equipo de científicos franceses, se comprobó que en los últimos años la expectativa de vida estaría alcanzando un límite máximo entre los atletas de alto desempeño, así como en individuos denominados “supercentenarios”, es decir aquellas personas que llegan a vivir más de ciento diez años; entre estas personas el récord de longevidad hasta el momento recae en la francesa Jeanne Calment, quien murió en 1997 a los ciento veintidós años.

A través del estudio de los casos de individuos “supercentenarios” de Francia, Japón, Gran Bretaña y Estados Unidos, el grupo de estudio norteamericano determinó que la edad tope de defunción se había incrementado en forma acelerada entre 1970 y 1990, alcanzando un nivel máximo en 1995 y luego, entre 1995 y 2006, comenzó a descender ligeramente un promedio anual de 0,38 año.

Brandon Milholland, uno de los investigadores, señaló que tras el deceso de Jeanne Calment “los decanos de la humanidad han muerto alrededor de los ciento quince años y prevemos que eso no cambie en un futuro previsible”. No obstante, aclara que eso no significa que no exista la posibilidad de alguien llegue a vivir más tiempo, pero que la probabilidad de que un ser humano alcance la edad de ciento veinticinco años es ínfima, “menos de 1 en 10.000”, según sus cálculos.

Pese a esto, los científicos subrayan que, si bien sus resultados “sugieren” que la longevidad humana ha alcanzado su límite “natural”, hasta ahora este hecho no se ha demostrado en forma incuestionable.

Vijg enfatiza que “nuevos avances en la lucha contra las enfermedades infecciosas y crónicas podrían aumentar todavía más la esperanza de vida media de la población, pero no la duración máxima de la vida”; destaca que para prolongar la extensión de la vida más allá de los ciento veinticinco años serían necesarios “avances terapéuticos” que permitan “controlar las variantes genéticas que parecen determinar colectivamente la duración de la vida humana”.

Por su parte, el médico gerontólogo argentino, Juan Hitzig, explica que “las especies viven cinco veces más de lo que les lleva llegar a su máxima capacidad reproductiva. Una vez que se llegó a esa edad, que en los humanos es entre los veinticinco y treinta años, hay que empezar a cuidarse a uno mismo porque los mecanismos de autorregulación se reducen. Si bien la edad cronológica no se va a modificar, lo que sí puede ser modificado es la edad biológica”.

Milholland expresa que “en calidad de científico, nuestro deber es decir la verdad, aunque no sea del todo agradable”, y agrega que aquellas personas que no aceptan que la vida humana tiene un término y se empeñan en buscar la inmortalidad “seguirán poniendo sus esperanzas en tecnologías que no han sido aún descubiertas”.

LQ

 

Enseñanza del pensamiento científico debería comenzar desde la educación preescolar

septiembre 24, 2016

formación científica temprana. Artículo en Chequeando IdesaPara comprender el pensamiento científico es necesario desarrollar un “sentido no común”, según afirma Alan Cromer, profesor de física en la Universidad de Northeastern, quien anima a las personas a “que vean las cosas como son, y no como ellos sienten o quieren que sean”. Esto significa entonces que el pensamiento científico es contradictorio con el sentido común, lo que a su vez indica que los niños son las personas más afines con él, y mientras más pequeños, mejor.

Tal fue la idea fundamental en la que se basó el XI Foro Latinoamericano de Educación, organizado por Fundación Santillana y la OEI en la Ciudad de Buenos Aires; según los expertos, en las preguntas de un niño de tres años puede encontrarse la semilla de quien puede llegar a ser un científico minucioso o un investigador sobresaliente, por lo que aseguran que el primer objetivo de la educación debe ser producir “mentes curiosas” desde la primera infancia.

En este sentido, el documento Educar mentes curiosas: la formación del pensamiento científico y tecnológico en la infancia, preparado por Melina Furman para el Foro, señala que para inculcar en los pequeños la curiosidad y el interés por el saber científico, la clave es fomentar la enseñanza de la ciencia a través de una “mirada curiosa, fresca, preguntona”, orientada hacia la resolución de problemas. Para esto la enseñanza de la ciencia no debería limitarse a la simple lectura de manuales y textos, lo cual es un magnífico ejercicio para el desarrollo de la comprensión lectora, pero nada más; por el contrario, las materias científicas deberían estar enfocadas en el hacer, a fin de que los niños puedan poner en práctica el pensamiento científico.

La autora, Melina Furman, quien es bióloga y doctora en Educación, asegura que el pensamiento científico se desarrolla en los niños desde edades muy tempranas. “Algunos rudimentos del pensamiento científico ya están presentes desde que somos muy pequeños. Se ha argumentado que somos científicos desde la cuna, apelando al entusiasmo y la curiosidad con los que los niños y los científicos profesionales abordan el mundo”, expone en el documento.

En el Foro también participaron importantes personalidades como Diego Golombek, Mauricio Duque Escobar, Federico Waisbaum, Christian Rizzi, María Dibarboure y Gabriel Gellon; quienes están de acuerdo en señalar que la educación científica debe iniciarse en los primeros años de estudio, desde la etapa preescolar. En este esquema pedagógico, por demás interesante, la funcion del maestro pasaría a ser la de “ordenar, sistematizar, ayudar la exploración, nutrir esa curiosidad con enseñanza de pensamiento riguroso”, indica Furman.

Con respecto a las estrategias didácticas, señala Furman que a fin de que los niños aprendan a pensar “como científicos” se debe poner el aprendizaje dentro del contexto en el cual los niños se desarrollan, de manera en que éstos puedan tomar parte en prácticas reales de investigación científica en las cuales puedan “hacer visible su pensamiento”, a través de actividades y en lugares donde puedan exponer sus ideas y discutirlas con sus compañeros.

Con información de agencias yclrin.com

LB