Posted tagged ‘hipertensión’

La música clásica ayuda a controlar la hipertensión

octubre 11, 2015

pedro j torres

La Sociedad Americana de la Hipertensión acaba de publicar un nuevo estudio en el que se revela que escuchar música clásica durante una hora al día, mientras se relajan y respiran profundamente, puede ayudar a las personas que padecen de hipertensión a reducir de forma significativa su tensión arterial sin medicamentos. Desde la Fundación Torres-Picón hemos venido insistiendo en los beneficios y ventajas múltiples de hacer coincidir con más frecuencia en nuestras vidas, a la cultura y las artes por una parte, y por la otra a la prevención en salud.

 

La hipertensión arterial es una enfermedad crónica que consiste en el aumento de la presión arterial. Una de sus características es que no presenta unos síntomas claros y que estos no se manifiestan durante mucho tiempo, por lo que el paciente rara vez se da cuenta por sí mismo de la padece. Por ello se le clasifica como un asesino silencioso. Muchos especialistas o expertos han advertido sobre su peligrosidad. Es alentador recibir esta nueva información, apunta Pedro J. Torres, vocero y presidente de la Fundación Torres-Picón.

Esta patología es de carácter hereditario, la predisposición a desarrollarla se vincula a que un familiar de primer grado la padezca. La experiencia científica demuestra que cuando uno de los progenitores de una persona (o ambos) es hipertenso, las posibilidades de que esta persona desarrolle la hipertensión son el doble que las de otras personas cuyos padres no tuvieron problemas de hipertensión, aunque aún no se ha descubierto el mecanismo exacto por el cual esto se desarrolla.

Diversas investigaciones han demostrado que la música influye también sobre la presiones sistólica y diastólica; se precisó que estos valores descienden al escuchar determinado tipo de música, al tiempo que el ritmo cardiaco se lentifica, disminuyendo de este modo la hipertensión y otras dolencias cardiovasculares como la angina inestable, el re-infarto, la insuficiencia cardiaca e incluso la muerte súbita. La causa de tal fenómeno sería que la velocidad de los ritmos musicales influye sobre el ritmo cardíaco, el cual se acelera o se enlentece de forma tal que se sincroniza con su compás.

La disminución en la frecuencia cardíaca y la presión arterial también están relacionadas con las notas musicales; esto se produce por las frecuencias sonoras de las notas. Al hablar de frecuencias sonoras nos referimos al tono de un sonido, el cual puede ser grave o agudo y toda la escala intermedia, lo cual se mide en hertzios (Hz).

Los especialistas indican que la música más apropiada para tratar este tipo de dolencias cardiovasculares es la música clásica, en especial cualquiera de las obras de Beethoven, ya que este tipo de música consigue mejorar la vasodilatación casi en un 26%. Otras obras musicales que también pueden ayudarnos a conseguir este efecto son “Las cuatro estaciones” de Vivaldi, la “Serenata nº13 en Sol Mayor” de Mozart o “La Valse” de Ravel.

El escuchar música clásica diariamente tiene un impacto benéfico en la regularización de la tensión sanguínea, tal como lo demuestran claramente los resultados de todos los estudios realizados sobre este tema; las implicaciones positivas que estos descubrimientos tienen son extraordinarias, tanto para los pacientes como para los médicos, quienes pueden ahora de forma fiable explorar la audición de música clásica como una opción segura y eficaz como tratamiento no farmacológico o como complemento de la terapia.

Debemos ser muy responsables en decir que son los profesionales de la salud y más específicamente los médicos, quienes deben indicarnos como atender y tratar nuestras dolencias, pero escuchar y disfrutar una buena obra de música clásica, definitivamente no le hace daño a nadie y al contrario puede beneficiarnos, explicó Torres, vocero y presidente de la Fundación Torres-Picón, dedicada a la prevención de la obesidad y el sobrepeso infantil, así como a la promoción de la educación, las artes y la cultura como medios idóneos para la superación personal de los jóvenes y el desarrollo social.

Fuente: FTP

 

Anuncios

Pedro J. Torres: Mujeres obesas, con diabetes o hipertensión sufren más infartos

abril 7, 2015

En la sesión plenaria de la XX Reunión de la Sociedad Española de Hipertensión – Liga para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), la galeno Olga González, señaló que las mujeres hipertensas con diabetes u obesidad sufren más infartos de miocardio que los hombres, debido a su mayor resistencia a la insulina y liposidad abdominal. Condiciones preocupantes que obligan a todas las mujeres del mundo a ponerse en conveniente control médico, comentó Pedro J. Torres. “Hemos expresado que el ser obeso significa la disminución muy probable de la expectativa de vida, debido a que la acumulación de grasa en el cuerpo abre paso al desarrollo de enfermedades del corazón, hipertensión y otras alteraciones metabólicas como la diabetes. En los niños el riesgo es elevado y puede ser también letal”, compartió el presidente de la Fundación Torres-Picón, que trabaja en prevención de la obesidad infantil.

Las artes y el cine se mantienen atentos a colaborar en la conservación de la salud. Pedro J. Torres e Isabella Rossellini.

Las artes y el cine se mantienen atentos a colaborar en la conservación de la salud. Pedro J. Torres e Isabella Rossellini.

De acuerdo con informaciones publicadas por diferentes medios digitales, como 20minutos.es con nota de Europa Press, la doctora González se refirió a la importancia de combatir la obesidad, ya que “es el factor más importante en riesgo cardiovascular, por encima de la hipertensión, y su incidencia en diabetes tipo II es de casi el 50%”.

Esta obesidad recurrente en diabetes tipo II es más alta, además, en el caso de las mujeres, “que presentan obesidad abdominal en el 45% de las mayores de 40 años, incrementándose hasta el 70% en mayores de 65 años”.

Olga González agregó a su oportuna explicación que, “el primer objetivo en el tratamiento de la obesidad en diabetes debe ser no ganar más peso”, para posteriormente dirigir los esfuerzos médicos hacia la “modificación del estilo de vida, no orientada únicamente a la pérdida de peso, sino (en general) al mantenimiento del mismo”. Todo diabético debe someterse a la medida de perímetro abdominal, como indicador del aumento de riesgo cardiovascular, para aprovechar los tratamientos existentes que aunque -excluyendo la cirugía- no consiguen aún reducir peso significativamente “si ayudan a controlar la obesidad en diabetes y, por tanto, a no aumentar el riesgo cardiovascular”.

Al comentar esta información el presidente y vocero de la Fundación Torres-Picón, Pedro J. Torres, que viene trabajando en prevención de la obesidad en niños y niñas, recordó que los riesgos de la obesidad no son una broma e insistió en que la obesidad acorta la vida, produce muertes prematuras. Todos tenemos la corresponsabilidad de actuar, de tomar medidas para que en nuestros hogares, en nuestras comunidades, ciudades, estados, países y continentes, disminuya la incidencia de factores que pueden evitarse o controlarse”.

FTP