Posted tagged ‘innovatividad’

¿Qué es lo que hace a un innovador?

mayo 21, 2017

Innovar no tiene edadPor lo general, ser joven es ser inconforme, idealista, es cuestionar la realidad en que se vive, que por una u otra razón no es satisfactoria. Más para ser un innovador no importa la edad que se tenga, es tener un espíritu joven, es decir, no conformarse con las cosas tal como son y, por lo tanto, buscar la forma de transformarlas, de mejorarlas, buscando optimizar resultados a través de la puesta en práctica de nuevos métodos para lograr nuevos productos o servicios más eficientes.

Es natural que todos queramos ser mejores en todo sentido: todos queremos ser más eficientes, más productivos, más saludables, aprovechar mejor nuestros recursos y nuestro tiempo, y la mejor manera de lograrlo es hacer las cosas de manera diferente a lo acostumbrado, dejar atrás lo trillado, lo gastado, y probar nuevos métodos, nuevos productos; en una palabra, ser innovadores.

Pero para ser un innovador no es suficiente con ser meramente creativo; la creatividad es parte de la innovación, pero hace falta más. La creatividad es la que genera ideas originales, enfoques nuevos, pensamientos diferentes ver las cosas desde otro punto de vista; sin embargo, la sola creatividad no implica automáticamente la consolidación de estos nuevos conceptos, para ello hace falta el impulso de ponerlas en práctica, hacer que las ideas se conviertan en una realidad concreta. Esto es la innovación.

La historia está llena de jóvenes que no se conformaron con lo establecido, pero no se contentaron con ser inconformes sino que asumieron el riesgo de probar algo nuevo para transformar la realidad y alcanzaron la fama como innovadores: Steve Jobs de Apple, Jeff Bezos de Amazon o los jóvenes hermanos mexicanos Servitje, que en la década de los años 40 del pasado siglo iniciaron lo que con el tiempo se convertiría en el Grupo Bimbo, fueron jóvenes que avanzaron de la creatividad a la innovación.

Hay muchos ejemplos de innovadores, como Henry Ford, o Bill Gates, que con persistencia, voluntad, inteligencia e ingenio lograron cambiar lo hasta entonces establecido y ofrecer nuevos productos e ideas; muchos otros avances en ciencia, en medicina, en ingeniería y las mejoras alcanzadas en la calidad de vida de la sociedad son producto de mentes innovadoras.

LQ

Con información de elfinanciero.com.mx

 

Innovar de verdad, sin importar el riesgo

mayo 20, 2017

Artículo sobre innovación verdadera en Chequeando Ideas

 

 

 

 

 

 

En la actualidad, en prácticamente todos los campos de la actividad económica, social, política, cultural, educativa, etc. se habla de innovación; en un mundo donde la tecnología alcanza casi todos los campos y niveles, la innovación es “el pan nuestro de cada día”, innovar se ha vuelto casi una moda.

Pero, ¿qué es exactamente la innovación?

La innovación es experimentar nuevas ideas, innovar significa abrir nuevas vías, probar diferentes formas de hacer las cosas, hacer cosas que nadie había hecho antes; innovar implica tomar riesgos, aceptar la posibilidad de fallar y tener que volver a empezar.

La realidad es que la innovación verdadera no es tan frecuente como parece a simple vista; se habla mucho de innovar, pero haciendo cambios sólo de forma, no de fondo; innovar, pero sin arriesgar; innovar, pero en base a lo ya probado y comprobado; innovar, pero sin salir del terreno seguro, del “área de confort”.

Ciertamente, esta forma de “innovar” no garantiza la supervivencia de ningún proyecto a largo plazo, se puede manejar durante un tiempo, pero a la larga siempre surgirán otros proyectos, otras ideas más interesantes que nos apabullarán y nos sacarán de circulación, los ejemplos de caídas estrepitosas abundan, recordemos a Blackberry, Kodak y Blockbuster.

Vijay Govindarajan es uno de los más reconocidos líderes de la innovación a nivel mundial, grandes empresas alrededor de todo el planeta siguen sus consejos y son recompensadas con el éxito. El concepto que promueve Vijay para el cambio de pensamiento y de acción es lo que él denomina “la solución de las tres cajas”, se basa en la religión hindú, que tiene tres deidades principales Vishnu, dios de la preservación; Shiva, dios de la destrucción; y Brahma, dios de la creación. Vijay aplica esta trinidad a su concepto de las tres cajas; la primera es la caja donde se guardan los proyectos del presente, los que se basan en lo conocido, lo seguro; la segunda caja es donde se depositan selectivamente los conceptos el pasado, los que no permiten arriesgar, crecer y evolucionar, y la tercera caja es la del futuro, la caja que recibe la innovación, los conceptos nuevos, y donde se discuten los paradigmas. Cada caja es importante y cumple una función, pero son la segunda y la tercera las que posibilitan el liderazgo en el futuro.

Si se quiere ser realmente un innovador, hay que revisar las tres cajas, ver cuáles proyectos están en la tercera y cuánto estamos dispuestos a arriesgar para experimentar, fallar, aprender e impulsar proyectos en los que creemos aunque nunca se hayan probado; esto equivale a restarle importancia a la estrategia que defiende nuestra posición en el presente, a favor de la estrategia que creará nuestro futuro.

LB

 

Desierto de Atacama: Centro de innovación liderado por jóvenes científicos

abril 23, 2017

Innovación y jóvenes científicos. Artículo en Chequeando IdeasEl centro de negocios e innovación WakiLabs desarrollará robótica, programas, teconología 3D y talleres para emprendedores

La región más árida del mundo, el desierto de Atacama en Chile, se ha convertido en la cuna de un centro de innovación y exportación de tecnología, en el cual se desarrollan programas, robótica tecnología 3D y talleres para emprendedores. Se trata del Centro de Negocios WakiLabs, un novedoso complejo de investigaciones, creado por un equipo de jóvenes científicos en Arica, ciudad chilena ubicada a 2.051 kilómetros al norte de Santiago.

David Quiroga, gerente de WakiLabs, manifestó que “estamos conscientes que si queremos que nuestro país crezca se debe dejar de comprar tecnologías en el extranjero y comenzar a crearla acá. Es la única forma de transformar la economía y que las empresas puedan competir vendiendo con un valor agregado mucho más alto, en eso nos basamos y por eso estamos apostando por este tipo de empresas”.

Con este objetivo en mente fue creado este centro exportador de tecnologías, el primero en la región andina que no sólo está dando frutos en su país de origen, Chile, sino que ya está trabajando con proyectos de emprendimiento provenientes de otros países de la región, como Perú y Bolivia, y esperan en un futuro muy próximo extender su influencia a otras países del mundo.

El nombre de WakiLabs, proviene del vocablo quechua waki, que designa a un compromiso de trabajo entre propietario y cultivador para provecho en común. Este centro de innovación es un proyecto financiado por la Corporación de Fomento (Corfo) chilena y apoyado por la Universidad de Tarapacá, y ya ha recibido reconocimientos por su participación en Makingapp, una empresa conformada por jóvenes no mayores de veinticinco años de edad, que ya está creando una aplicación para dar vida virtual mediante la realidad aumentada a las  momias chinchorro, las más antiguas del mundo.

Otros proyectos de trabajo colaborativo son XV Robotics, un robot capaz de aferrar un objeto mediante la robótica blanda, y UrbanSmart, una consultora dedicada a la creación de proyectos y soluciones de alto nivel de sofisticación con la finalidad de desarrollar comunidades más inteligentes.

Igualmente importante es la colaboración de la aceleradora de negocios de la empresa multinacional Microsoft, una de las más importantes del mundo.

La meta de este centro colaborativo es, según señalan sus miembros, convertirse en un impulsor para la creación y fortalecimiento de un sistema de emprendimiento que abarque toda la región andina, no obstante las inclemencias del clima y la aridez de la zona, además del aislamiento geográfico que los separa de centros urbanos como Santiago, capital y principal centro comercial y tecnológico del país.

GFCh

Con información de http://www.elmostrador.cl

 

Para innovar hay que vencer obstáculos

abril 22, 2017

Para innovar hay que vencer obstáculosInnovar es introducir una novedad, una idea nueva, una nueva manera de hacer las cosas o hacer cosas nuevas, diferentes a las que se venían haciendo; parece fácil, pero no siempre es así. En muchas oportunidades innovar significa enfrentarse a lo establecido, lo consolidado, “lo intocable”, significa saber poner un tema en el centro de atención y hacer a un lado lo que aparenta ser importante pero es realmente intrascendente. Y también significa saber cuándo es oportuno defender un punto y cuándo es preferible “dejar las cosas como están”. Tiene mucho que ver con el cambio y con los cambios, también con la resistencia.

En la mayoría de las empresas e instituciones comúnmente prevalece la práctica de hacer las cosas “como se han hecho siempre”, no importa si es la forma más adecuada, eficiente o no, incluso si es totalmente inconveniente, lo importante es seguir las normas establecidas, sean útiles o no, porque si funcionaron al principio “deben seguir funcionando ahora”; sin embargo, el tiempo pasa, las circunstancias cambian y para seguir el paso lo más conveniente quizás sea introducir ciertas modificaciones, el problema es que quien lo intente probablemente choque contra una pared.

Igualmente problemática es la cuestión de los tiempos; existe una máxima que dice que “todo lo que valga la pena hacer, vale la pena que se haga bien” y hacer las cosas bien implica hacerlas con calma, sin apresuramientos, tomando el tiempo necesario; en la mayor parte de las organizaciones, es una norma el hacer las cosas bien pero, paradójicamente, también se exige que se hagan ya, se requieren resultados inmediatos y, obviamente, una norma se opone a la otra.

Por otra parte, también debe tomarse en cuenta el aspecto relacionado con las personas que pueden llevar adelante los cambios; usualmente, una idea innovadora tiene mayor posibilidad de ser aceptada en la medida en que es planteada por alguien perteneciente a los más altos niveles de poder e influencia dentro de la organización, y aún así por lo general son sólo cambios superficiales, sin mucha trascendencia.

En tales circunstancias, emprender cambios puede convertirse en una tarea difícil, llena de obstáculos impuestos por la misma organización que se pretende renovar; por eso, para llevar adelante con éxito esta tarea hay que comenzar por cambiar la cultura misma de la organización.

Lo más importante es trabajar al mismo tiempo en dos líneas paralelas e interconectadas: la modificación de la estructura y el logro de resultados a corto plazo que servirán de estímulo para apoyar la modificación de la estructura; no obstante, los resultados muy fáciles de alcanzar o a muy corto plazo no son positivos, porque tienden a crear falsas expectativas.

Un ejercicio muy provechoso es la creación de “espacios de interacción y aprendizaje”, esto es, reuniones en las que todos los miembros de la organización tienen la oportunidad de expresar libremente sus necesidades y sus ideas sobre cómo resolver situaciones y problemas.

Como ya se dijo, no es una tarea sencilla, se necesita empeño, tiempo, paciencia, el ánimo de cuestionar los procedimientos habituales, examinar la validez de las ideas tradicionales y atreverse a abrir la mente a nuevas ideas.

LB

Con información de elfinancierocr.com

 

primer Observatorio para la Innovación Agraria de Latinoamérica

abril 10, 2017

Artículo en Chequeando IdeasMuchos hemos vivido la experiencia de tener una buena idea, una idea innovadora, cuya implementación podría ser la solución a alguna situación problemática, pero no tenemos los conocimientos o la experiencia para ponerla en práctica, y al buscar orientación en la Internet encontramos tal sobreabundancia de información, tan variada y tan divergente, que termina abrumándonos, no sacamos nada en limpio y acabamos como empezamos, lo que nos desanima y terminamos “dejando las cosas como están” y abandonando nuestra brillante idea.

En respuesta a situaciones como ésta, la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), asentada en Chile, acaba de establecer el primer Observatorio para la Innovación Agraria de Latinoamérica (OPIA), al cual se puede acceder a través del enlace www.opia.cl; este nuevo organismo ha sido concebido especialmente para ofrecer información procesada de utilidad para investigadores, académicos, estudiantes, emprendedores, pequeños productores y empresas que hayan decidido dar comienzo a proyectos de innovación en el sector agrario.

Durante la presentación de OPIA, llevada a cabo el pasado sábado 1º de abril durante el evento ÑAM Innova, la directora ejecutiva de FIA, María José Etchegaray, manifestó: “El objetivo de OPIA es poder centralizar, canalizar y procesar la gran cantidad de información existente y que es de utilidad para las personas que buscan innovar a través de su emprendimiento. Además, estamos enfocados en que los mismos usuarios puedan crean una comunidad especial para compartir los conocimientos individuales, que permita lograr objetivos comunes, es decir, una plataforma de posibilidades, una herramienta útil a la hora de innovar”.

Explicó que la información a la que se puede acceder en OPIA está clasificada y organizada en diferentes áreas, atendiendo a las necesidades del público usuario; así es posible encontraren esta plataforma temas relacionados a conocimiento en I+D+i con tendencias referentes a innovación; bases de datos acerca de especialistas e instituciones relacionados con procesos y cadenas productivas; información sobre eventos y conferencias, tanto nacionales como internacionales; vigilancia y análisis prospectivo; foros de innovación y seminarios web; programación de concursos nacionales orientados al fomento de la innovación; información sobre proyectos impulsados por FIA y otros organismos como Corfo y Conicyt, entre otros; información de interés sobre becas; programas de formación y capacitación a nivel técnico y profesional, además de estudios de vigilancia que ofrecen información relacionada con las últimas tecnologías.

LQ

 

La innovación digital y abierta es la clave del desarrollo empresarial moderno

abril 3, 2017

Artículo en Chequeando ideasDesde el surgimiento de la Internet, el mundo ha dado un vuelco total, el alcance global y la inmediatez de la información ha generado todo un nuevo modo de funcionamiento en todos los campos del quehacer humano, en la educación, la medicina, las comunicaciones, el transporte, el turismo y los negocios, por sólo mencionar algunos. En la actualidad, la red se ha convertido en el más valioso instrumento de trabajo para el mundo empresarial, el cual cada vez más se apoya en ella para mantenerse en circulación dentro de un mercado que exige constante innovación.

Para una empresa, la clave de su evolución y transformación radica en hallar formas novedosas y creativas de aproximarse a sus clientes y hacer que su experiencia con respecto a la empresa sea lo más satisfactoria posible, esto requiere de un continuo proceso de innovación, proceso que las nuevas tecnologías ayudan a llevar adelante en forma acelerada.

En el año 2000 se acuña el término Innovación Abierta, basado en un modelo según el cual, como expresa el informe Los modelos de innovación en la nueva economía, publicado por la consultora Llorente & Cuenca el pasado 21 marzo, “las paredes de la empresa son permeables al exterior, adoptando tecnologías desarrolladas por terceros y permitiendo que algunas tecnologías propias sean usadas por otras empresas”; se trata de un sistema en el que la empresa saca mayor provecho del talento de sus miembros, imprimiéndole así más dinamismo a sus procesos de I+D. En este contexto de Innovación Abierta surge una nueva modalidad de entorno de trabajo que se ha dado en llamar los Startup Teams, los cuales funcionan como núcleos de innovación dentro de la organización. Las mayores empresas asumen los mejores modelos de startup existentes y los adaptan a sus propias necesidades.

Cada compañía selecciona el modelo que más se ajusta al área en la que desea innovar, lo cual dependerá de las características de cada una; en este sentido, señala el informe de Llorente & Cuenca que las organizaciones más estables por lo general son las más conservadoras y se limitan principalmente a incorporar  “nuevas funciones o introducir mejoras continuas en sus productos”, mientras que los emprendedores u organizaciones emprendedoras “suelen arriesgar más” al innovar e introducen cambios más drásticos en sus productos y servicios.

Actualmente existen diversos modelos de innovación, los cuales ofrecen orientación en cuanto a la metodología a aplicar para apoyar el proceso creativo y de esta manera desarrollar una idea que pueda convertirse en una nueva oportunidad de negocio; uno de estos modelos, propuesto por Tom Kelley, gerente general de IDEO, se basa en un estudio profundo del mercado para identificar las necesidades de los consumidores e idear nuevas formas de satisfacer esas necesidades.

Otro modelo, propuesto por Vijay Kumar, profesor del Institute of Design de Chicago, indica que antes que nada debe definirse el objetivo del proyecto de innovación y luego estudiar el mercado para identificar las necesidades de los consumidores; es entonces cuando se prueban los nuevos conceptos y posteriormente se incorporan al producto.

Por su parte Elaine Dundon, fundadora de The Innovation Group Consulting, afirma que la innovación es mucho más que “esperar a que vengan las ideas”; señala que, como si se tratara de plantar una huerta, debe prepararse a la empresa para acoger la innovación, creando “un suelo fértil apto para cultivar las semillas del cambio”.

GFCh

 

Mejora continua y gestión de la innovación

abril 16, 2012

Innovando dentro de las organizaciones, hacia arriba y hacia abajo, para mejorar continuamenteDebemos fortalecer procesos de creación, desarrollo e implantación de nuevas ideas generadoras de valor, trabajando hacia arriba y hacia abajo, dentro de nuestras organizaciones

Escrito por: SIMÓN A. PARISCA

Tengo ya más de tres décadas involucrado en los temas de Gestión de la Innovación y Gestión Tecnológica, gran parte de ese tiempo dedicado a promover las capacidades y conductas innovadoras de los niños y jóvenes venezolanos, desde la Asociación Civil Eureka. Hace tres años, retomamos, también desde Eureka, la consultoría empresarial, una línea de trabajo que había abandonado cuando me dediqué al trabajo sin fines de lucro.

A partir de una Alianza que constituimos con CENTRIM (Centro de Investigaciones en Gestión de la Innovación, Universidad de Brighton, Inglaterra), entramos en contacto con una interesantísima perspectiva del modo como las empresas más exitosas del mundo abordan el tema de construcción de capacidad de innovación; ello significó la renovación de un interés que me ha acompañado toda la vida, con el aliciente adicional de, gracias a Internet, hacer mucho más fácil la investigación y estudio del pensamiento universal en el tema.

A principio de los años noventa, cuando decidí abandonar la consultoría, si bien se reconocía la importancia de la innovación en la empresa, el tema fundamental de interés en la promoción del cambio cotidiano estaba representado por la Mejora Continua, el Kaizen y otras prácticas surgidas de la gerencia japonesa. La innovación seguía reservada a centros especializados, universidades e institutos de investigación y desarrollo y, sobre todo, seguía siendo percibida como el producto de mentes extraordinarias, totalmente distanciadas del ciudadano común, del profesional o el trabajador de todos los días.

Veinte años después, cuando comienza mi reencuentro con el tema, descubro una interpretación totalmente diferente de la innovación, sus actores y el modo como ella debe ser promovida y desarrollada. Los métodos japoneses promotores del cambio han continuado instalándose con éxito en diversas empresas del país (quizás menos de las que nos gustaría ver, particularmente en empresas pequeñas y medianas); y, simultáneamente, ha surgido el concepto de Innovación Incremental en contraposición al de Innovación Radical o Disruptiva.

Este nuevo escenario nos ha obligado a tratar de entender si realmente estamos ante un nuevo escenario y nuevas prácticas, o si se trata, simplemente, de una nueva moda surgida de estudios académicos recientes. ¿Existe realmente alguna diferencia entre la Mejora Continua y la Innovación Incremental?, o se trata de la misma práctica con, solamente, algunas diferencias de matices?

Al principio no presté mucha atención al tema y me focalicé en profundizar la comprensión de lo que entendía como Innovación Incremental, dejando de lado el tema de la Mejora Continua. No obstante, en la medida que me vinculaba más y más con la propuesta del CENTRIM, entendí la necesidad de reconocer lo que pudiese ser la diferencia entre ellas.

Hoy en día estoy convencido de que son una misma cosa (incluso la Innovación Disruptiva). Las entiendo como fases diferentes de una práctica que evoluciona de manera continua en función de factores como:

  1. Niveles de la organización en los cuáles se practica: La Mejora Continua, tal como se planteó originalmente en Japón, surge de los Círculos de Calidad, los cuales estaban constituidos por trabajadores de los estratos más bajos de la organización y algunos profesionales involucrados en los temas de interés. La práctica del cambio constante con esta metodología no se ha proyectado hacia los niveles más altos de la organización (incluyendo los líderes), la Gestión de la Innovación propone esta “expansión”.
  2. Naturaleza del problema/oportunidad abordado por el proyecto: A medida que las iniciativas de cambio o creación se mueven desde la Mejora Continua hacia los diferentes tipos de innovación, la atención se aleja de la solución de problemas y se aproxima, con ambición creciente, a la identificación y explotación de nuevas oportunidades.
  3. Foco de atención de los proyectos: Al movernos hacia la práctica de la Gestión de la Innovación, los objetivos de los proyectos formulados se distancian cada vez más del entorno inmediato de los participantes en el proyecto y comienzan a focalizarse con mayor interés, más allá de las fronteras de ese entorno, se focalizan cada vez más en el cliente (sea éste interno o externo); aspecto este que se vincula con el siguiente factor.
  4. Perfil de los participantes en los equipos de proyectos: En tanto los temas de interés tienden a alejarse de las circunstancias inmediatas de los involucrados, se hace más importante la inclusión de una amplia diversidad de perspectivas en los grupos de proyectos. Cada vez es más frecuente la incorporación de clientes, universidades, expertos u otros agentes externos, en estos equipos.

No pretendemos insinuar que la Mejora y la Innovación Incremental son compartimientos estancos, de hecho estamos convencidos de que no existen fronteras nítidas entre ellas; tampoco queremos disminuir la importancia o impacto potencial de los programas de Mejora, todo lo contrario, hay que fortalecerlos y comenzar a entenderlos como el embrión de un proceso cada vez más complejo y exigente de creación, desarrollo e implantación de nuevas ideas generadoras de valor. A partir de la práctica de la Mejora Continua se facilita enormemente la construcción de Capacidad de Innovación en la empresa. De igual manera creemos que, en organizaciones que no han desarrollado competencias de Mejora Continua, es posible comenzar el proceso de instalación de la práctica de Innovación Incremental desde el “medio” de la organización y trabajar, hacia arriba y hacia abajo, abordando todas las fases del proceso.

Simón Pariscasparisca@yahoo.com

El autor es Director General de la Asociación Civil EUREKA

Fuentes: Tomado de El Mundo – Economía & Negocios e Informe21.com