Posted tagged ‘innovatividad’

El Foro Económico Mundial publicó el índice de los países más innovadores del mundo

noviembre 1, 2017

Artículo en Chequeando IdeasEn un mundo cada vez más competitivo, en el cual la tecnología ha venido experimen-tando un acelerado avance, la innovación se ha convertido en factor clave para el crecimiento económico; un reflejo de esto es el Índice de Competitividad Global publicado por el Foro Económico Mundial, en el cual se cataloga a los países según lo que denomina como los doce pilares de la competitividad, el doceavo de los cuales es la ‘Innovación’.

En este documento se destaca el significativo cambio registrado en la innovación en los últimos diez años, ya que de un hecho restringido a los laboratorios corporativos o al medio universitario, la innovación ha pasado a ser un fenómeno promovido en muchos ambientes diferentes, convirtiéndose en lo que el informe califica como “inteligencia distribuida de una multitud global”.

Señala el informe que de los factores que pueden constituirse en escollos para la potencial competitividad de las economías, dos se refieren directamente a la innovación; el primero de ellos lo representan las vulnerabilidades financieras que amenazan la capacidad de los países para sustentar económicamente las iniciativas innovadoras y la adquisición de tecnologías; el segundo está relacionado con la necesidad de incrementar los esfuerzos para ampliar los beneficios que la innovación puede aportar a la sociedad.

En el índice se establece una clasificación de los países más innovadores del mundo; con seis países en los primeros lugares de la clasificación (Suiza, Finlandia, Alemania, Países Bajos, Suecia y Dinamarca), Europa ocupa la vanguardia en el índice de innovación. Por sexto año consecutivo el primer lugar lo ocupa Suiza, por la excelencia de sus instituciones de investigación científica y su gran capacidad de innovación, además de la gran disposición de las empresas de este país para colaborar estrechamente con el sector universitario y para realizar inversiones en desarrollo e investigación.

En el segundo lugar se encuentra Estados Unidos, coincidiendo con su segundo lugar en el índice general de competitividad. Este país cuenta con condiciones sumamente favorables para el desarrollo de la innovación y, al igual que el anterior, registró una puntuación elevada en casi todos los subíndices del rubro, a excepción del correspondiente al número de solicitudes de patentes, en el cual quedó relegado al décimo lugar.

Fundado en 1948, con sesenta y nueve años de existencia el Estado de Israel fue clasificado como la tercera economía más innovadora del mundo, con características parecidas a las de Suiza; posee una gran capacidad para la innovación, cuenta con instituciones dedicadas a la investigación científica de altísimo nivel así como la colaboración del sector privado, y realiza grandes inversiones en el área de Investigación y Desarrollo (I+D).

Siguen en la lista: en cuarto lugar Finlandia, con la mejor puntuación en cuanto a número de ingenieros y científicos; en quinto lugar Alemania, con la posición líder en inversiones empresariales en I+D; en sexto lugar los Países Bajos, por la elevada calidad de sus instituciones de investigación científica; en séptimo lugar Suecia, con el mayor número de solicitudes de patentes; en octavo lugar Japón, con la mayor puntuación en cuanto a aplicaciones de patentes; en noveno lugar Singapur, con grandes inversiones gubernamentales en productos de última tecnología, y en décimo lugar Dinamarca, que al igual que Suecia tiene como fortaleza una gran cantidad de solicitudes de patentes.

En comparación con años anteriores, Japón y Corea cedieron posiciones en el índice de innovación, y aunque Japón aún se mantiene dentro de los diez primeros, Corea perdió aún más terreno, desapareciendo de este selecto grupo; paralelamente otros países, aquellos que poseen los mayores mercados emergentes, han venido ganando puntos paulatinamente, destacándose especialmente China, India e Indonesia.

GFCh

 

Anuncios

Las “empresas gacela” son ejemplo del poder de la innovación en España

octubre 8, 2017

Artículo en ProeticaVzla sobre empresas gacelaPara empezar, ¿qué es una “empresa gacela”? Una empresa gacela es aquella de más de diez empleados que acumula un incremento en su facturación de más del 75% durante tres años consecutivos. Las empresas gacela se diferencian de las “startups” en que son empresas pequeñas o medianas, pero no microempresas; que son empresas jóvenes, pero no recién creadas, y que se encuentran presentes en todos los ámbitos de negocios, no sólo el tecnológico.

Una empresa puede convertirse en gacela, es decir, en una empresa de alto crecimiento, a través de la innovación; así se señala en el informe realizado por la Universidad de Sevilla (US), con el apoyo técnico de la Fundación Cotec, para responder a la interrogante “¿Por qué crecen las gacelas?”. Este informe fue presentado ante la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Sevilla por José Carlos Casillas, acompañado por los profesores Ana María Moreno e Ignacio Castro, en un acto que contó con la presencia del rector de la US, Miguel Ángel Castro, el director general de Universidades, Investigación y Tecnología de la Junta de Andalucía, Manuel Torralbo, y el director general de Cotec, Jorge Barrero.

Entre otras cosas, el informe apunta a una secuencia evidente entre la innovación  y el crecimiento empresarial. Señala que las “empresas gacela” son más innovadoras que las demás empresas, aplican la innovación en forma mucho más profunda desde la fase previa y durante todo el periodo de mayor crecimiento, y ponen en práctica diferentes formas de innovación en forma simultánea, principalmente en aspectos tales como el producto, los procesos y la organización. En adición a esto, realizan mayores inversiones en investigación y desarrollo (I+D), aplican en forma más determinante los mecanismos disponibles para la protección de la innovación tienden más a poner en práctica una innovación abierta con clientes, empresas de I+D, centros de investigación y universidades.

Según indica, el número de “empresas gacela” es limitado pero su capacidad para generar empleos es considerable; en España, donde se realizó el estudio, se calcula que unas 3.600 “empresas gacela” crearon más de 145.000 puestos de trabajo lo que indica que estas empresas produjeron un 42,4% del crecimiento del empleo entre los años 2012 y  2015.

El estudio contempla asimismo la evolución de estas empresas desde 1990 a 2014, un lapso de 25 años, a través de los cuales se determina que las mismas tienen una probabilidad de supervivencia de 82,8%, por encima del 76,3% que presenta el resto de las empresas.

Igualmente señala que en el 80% de los casos el crecimiento de las “empresas gacela” es perfectamente compatible con el resto de las empresas de su sector, es decir que estas empresas no crecen “a costa de sus competidores” sino en forma armónica.

Este proyecto fue uno de los dieciséis seleccionados, de entre más de 2.000 propuestas provenientes de veinticinco países alrededor del mundo, para el Programa de Innovación Abierta de la Fundación Cotec en 2016; el informe puede encontrarse en la página web de Cotec.

Aún y cuando toda esta información apunta a empresas u organizaciones de producción y con fines de lucro, muchos de estos datos son aplicables al ambiente o mundo de las organizaciones sociales y sin fines de lucro, pues en esta esfera la innovación también se convierte en un gran resorte, que facilita e impulsa el cumplimiento de los objetivos y el desarrollo organizacional.

GFCh

Tomado de Pro-Etica.org

 

Igualdad de géneros en el mundo laboral es condición indispensable para la innovación de impacto

septiembre 30, 2017

Artículo en Chequeando IdeasEl mundo está cambiando constantemente, y con él el ambiente y reglas de las corporaciones; en los tiempos que corren, la gestión empresarial ha proseguido su enfoque hacia el talento humano, hacia las personas que poseen los conocimientos o las habilidades, y también ambas a la vez, necesarias para el éxito de los procesos corporativos.

En una interesante conferencia dictada hace poco sobre El Poder de las Ideas, Alan Robinson, profesor de la Escuela de Negocios Isenberg en la Universidad de Massachusetts, Estados Unidos, exhortó a las empresas a introducir cambios e implementar mecanismos que permitan a los empleados aportar hasta un 80% de las nuevas ideas necesarias para impulsar la innovación, las cuales se sumarían al restante 20% aportado por la gerencia, que es la que hasta ahora ha asumido la totalidad de la conducción empresarial.

En tal orden de ideas, es significativo acotar que desde los albores de la Revolución Industrial, y más intensamente desde la Segunda Guerra Mundial, las mujeres han venido ocupando cada vez más espacios en el mundo laboral, llegando a posiciones gerenciales, antes reservadas exclusivamente a los hombres; en efecto, en la actualidad las mujeres representan más de la tercera parte de la fuerza laboral mundial y producen más del 70% de los alimentos de África, por citar un ejemplo relevante, lo cual implica un gigantesco potencial de ideas para la innovación.

Reclamo y exhortación

Sin embargo, a pesar de estos avances, en la mayor parte de los escenarios esto no se ha traducido en una mayor amplitud de espacios para ellas, ni en una mejor calidad de esos espacios. Esta situación es insostenible, si se desea lograr un progreso auténtico en el campo laboral y social; en tal sentido, es absolutamente necesario percatarse de tal realidad y realizar esfuerzos encaminados a, en primer lugar, reconocer la igualdad entre los géneros, sin dejar de respetar las diferencias y, en segundo lugar, asegurar que las mujeres tengan una presencia efectiva en todos los niveles del quehacer público y profesional.

Independientemente de cuál sea el trabajo que desempeñe, toda mujer debe sentirse libre de desarrollar su personalidad, sin verse jamás en la disyuntiva de elegir entre seguir una carrera profesional o ser madre y fundar una familia; por el contrario, su posición en el trabajo, en la sociedad, en la vida pública y en la familia debe ser doblemente valorada y favorecida, justamente por su rol de madre.

Para dar cumplimiento a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODES) acordados por Naciones Unidas en 2015, en especial el número cinco, el cual propugna la igualdad de género, es imprescindible establecer un clima social y cultural que evite que las mujeres se vean obligadas a comportarse como hombres para tener acceso a las fuentes de trabajo, para recibir una remuneración justa, para escalar posiciones o aún para conservar su empleo; de igual modo, las empresas e instituciones deberán crear las condiciones apropiadas para evitar que las mujeres sientan la necesidad de esconder su condición de madres o de restarle importancia frente a su vida profesional o laboral.

Crear estas condiciones es posible si se implementa una cultura organizacional que estimule la corresponsabilidad, la cooperación y la complementariedad entre el personal de ambos sexos; esta cultura de corresponsabilidad proporciona un sentido de compromiso que se traduce en ventajas tanto para el empleador como para el empleado, favoreciendo la productividad. Al existir esta corresponsabilidad entre hombres y mujeres, ambos géneros pueden compartir espacios y tareas, tanto en el trabajo como en el hogar, sin sacrificar su libertad de elección ni su forma de hacer las cosas y, por supuesto, con igualdad de oportunidades en cuanto al acceso a dichas oportunidades de trabajo, de ascenso, de permanencia y con equidad en la remuneración.

Leyda Briceño de Febres

 

La innovación efectiva es la que se adapta a las necesidades de cada empresa

agosto 27, 2017

Artículo en Chequeando IdeasEs una creencia muy extendida que la innovación dirigida a la búsqueda de soluciones implica, ineludiblemente, la aplicación de costosas tecnologías de punta. Lo cierto es que no siempre es así, no son pocas las oportunidades en que la solución es mucho más simple y económica de lo inicialmente supuesto, sin dejar por eso de ser innovadora; abriendo los ojos y la mente podemos encontrar la respuesta a nuestro problema donde menos lo imaginamos.

Según un estudio en el que fueron analizados 17.9 millones de artículos científicos, aquellos que son citados con más frecuencia generalmente no se apartan de un temática muy específica, con poca o ninguna referencia a otras áreas del conocimiento. Limitar todas las posibles respuestas a una sola parcela de posibilidades puede resultar contraproducente; cada problema puede requerir de una solución innovadora diferente, reducir la gama de posibilidades a un solo tipo de innovación puede producir buenos resultados temporalmente, pero a la larga deja de funcionar pues al permanecer estáticas, las empresas pueden llegar a “hacerse cada vez mejores en cosas que la gente desea cada vez menos”.

Tomando esto en cuenta, el especialista en innovación Greg Satell creó la matriz de la innovación, en la cual explica cuáles son los tipos de innovación y en qué circunstancias su aplicación es más útil; señala que el tipo de innovación más apropiada para resolver determinado tipo de problema depende en gran medida de qué tan bien definido estén dicho problema y los medios que se necesitarán para alcanzar su solución.

Señala Satell que en el caso de que el problema esté bien definido, pero no así los medios para resolverlos, se necesitaría de una innovación por progreso; en tales situaciones por lo general debe recurrirse a la colaboración de un equipo de expertos en diferentes áreas.

El tipo de innovación más frecuente es la que se da cuando tanto el problema como los medios están bien definidos; en estos casos se emplean los medios usuales, como la contratación de equipos de profesionales especializados en el campo de investigación y desarrollo correspondiente.

Cuando el problema no está bien definido, pero los medios sí lo están, se recurre a la innovación disruptiva, es decir, el tipo de innovación que en lugar de buscar el modo de crear algo determinado, pretende cambiar el modelo en sí mismo, a veces en forma inesperada.

Finalmente, si ni el problema ni los medios están claros, se impone iniciar la investigación partiendo desde el principio, es decir, consultar investigaciones y bibliografías académicas. Un ejemplo ofrecido por Satell es el de Google, empresa que invita a grupos de unos treinta investigadores de altísimo nivel a pasar un sabático en la compañía.

LQ

 

Tecnológico de Massachusetts organiza laboratorio mundial para innovar la educación

julio 19, 2017

Es un hecho incontrovertible que las nuevas tecnologías han venido ocupando cada vez más espacio en nuestra vida cotidiana, siendo la educación uno de los ámbitos que han recibido su influencia con mayor fuerza, ya que este fenómeno ha abierto las puertas a la exigencia de formar a los estudiantes para la resolución de todo un nuevo género de problemas que surgen en un mundo laboral incierto, entrelazados con asuntos ambientales y políticos, e incluso conflictos bélicos; a la vista de tales circunstancias, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), una de las más prestigiosas universidades del mundo, acaba de emprender un laboratorio mundial de la educación, a fin de convocar la participación de todos los países, con miras a analizar y reestructurar los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Artículo en Chequeando Ideas

La profesora Claudia Urrea (PhD), de Colombia, directora asociada del MIT, explica que la iniciativa apunta hacia “educar para la vida”.

Claudia Urrea, directora asociada del MIT, explicó que el mecanismo implementado por el MIT funcionará como una comunidad virtual mundial, en la cual “cada país hará su propuesta con el objetivo de buscar un renacer de la educación, para empoderar al chico desde el preescolar hasta su salida de la universidad”.

La experta colombiana señaló que el objetivo debe ser “educar para la vida, pensar un sistema que pase por la educación superior y llegue hasta el mundo del trabajo. El aprendizaje debe ser continuo, hay que formar niños diferentes, estudiantes diferentes y profesionales diferentes. Desde el MIT desarrollamos la investigación, pero son los países los que tienen que definir dónde se quieren ver parados en cinco o diez años, cómo se van a mover y qué recursos van a afectar”.

Explicó que la tecnología “es lo que amplía las brechas entre aquellos estudiantes que avanzan y los que quedan rezagados. Los que no la usan de una forma empoderada son los que se quedan atrás”, a esto agregó que “la tecnología es una herramienta de la innovación en materia educativa pero hoy ofrece una multiplicidad de variantes que hacen más fácil y entretenido el aprendizaje para los estudiantes”. Mencionó que entre estas opciones están los cursos en línea, el aprendizaje personalizado “y la posibilidad de que el estudiante construya su propio aprendizaje a través de simulaciones, con lo que se le acercan conceptos que hasta hace algunos años le eran difíciles de entender y estimula su creatividad”.

Según Urrea, emplear la tecnología no se reduce a entregarle una computadora a cada estudiante; dijo que “los países están comprando la solución antes de hacer el diagnóstico del problema. Primero tienen que pensar hacia dónde quieren llegar como Estado en cinco o diez años y luego comprar las herramientas en función de ese diagnóstico”.

Invitó a pensar qué es lo que se espera que pase en el aula y que los estudiantes hagan para luego determinar cual es el instrumento tecnológico adecuado a tal fin. “Hay que definir qué valores, habilidades, conocimientos enseñamos, cómo tiene que ser la dinámica del aprendizaje y la relación entre el maestro y su alumno”.

Advirtió que no se trata de cambios fáciles, pero que lo más importante es no darse por vencidos, seguir avanzando, pese a los errores, pero buscando alianzas, acceder a centros, a materiales que se usan con éxito en otras latitudes, a sabiendas de qué es lo que funciona bien en el mundo y qué es lo que no da resultados; igualmente hizo un llamado a los docentes a no temer al uso de estas herramientas tecnológicas y a invitar a los estudiantes a utilizarlas como “elementos maravillosos que integran distintos conceptos”.

Aclaró la especialista, nacida en Colombia, que el Laboratorio Mundial de la Educación promovido por el MIT “no es un espacio físico es una invitación a crear una comunidad mundial de personas y países que estén interesadas en trabajar con los niños, repensar y renovar los sistemas de enseñanza y aprendizaje en todos los niveles”.

GFCh

 

El éxito de la innovación está condicionado a la diversidad

julio 4, 2017

Hoy como nunca antes, la innovación se ha convertido en la fórmula más buscada por las grandes compañías, el santo grial que todas quieren encontrar antes que ninguna otra lo haga, y que les permitirá tener a su alcance ese gran invento, ese gran avance que las pondrá a la cabeza de las demás.

Artículo en Chequeando IdeasLa innovación es un proceso que debe fluir a su propio ritmo, no debe forzarse, sino fomentarse su florecimiento, propiciando un ambiente favorable para su desarrollo. Este es uno de los principios en los que debe basarse la cultura de la compañía.

Para que el proceso innovador se dé con éxito la clave está, no tanto en el producto que se espera crear, como en las personas que van a crearlo. Esto significa que debe contarse con un equipo multidisciplinario de profesionales, quienes puedan aportar, desde sus diferentes áreas de especialización, ideas, puntos de vista, enfoques y experiencias personales, todos los cuales, amalgamados y combinados, darán como resultado los mejores productos y soluciones para el público consumidor.

Según demuestra un estudio llevado a cabo por McKinsey & Company, las empresas que presentan diversidad de género entre sus empleados están un 15% por encima de las empresas sin diversidad, del mismo modo que las que presentan diversidad étnica superan en un 35% a las empresas competidoras que no muestran esta diversidad.

Para propiciar un ambiente diverso que estimule la innovación entre los empleados se deben tomar en cuenta tres aspectos fundamentales:

Fomentar la inclusión: un ambiente donde los empleados se sienten seguros estimula la creatividad, la productividad, el compromiso con el trabajo y la colaboración dentro del equipo.

Pluralidad: no conformarse sólo con las propias ideas y necesidades, sino escuchar todas las voces, tomar en cuenta las necesidades de los demás, sus ideas y soluciones.

Tomar la iniciativa del cambio; demostrar con el ejemplo que los mejores, vengan de donde vengan, son los que a fin de cuenta obtienen los mejores resultados y abren el camino a un futuro lleno de posibilidades.

Un ambiente de trabajo diverso es un ambiente donde todos ganan, los empleados trabajan con mayor libertad y comodidad, lo que aumenta su productividad y eficiencia y esto a su vez se traduce en mejores resultados para la compañía; las empresas que procuren atraer a los mejores empleados, los que no se conformen con lo establecido y se sientan libres de aportar nuevas ideas son las empresas que en el futuro tomarán la delantera.

LB

Con información de elfinanciero.com.mx

 

Disrupción exponencial y ecosistemas de colaboración para la innovación

junio 29, 2017

Conforme pasa el tiempo y los procesos se hacen más complejos y competitivos, los parámetros para medir el potencial de innovación de las empresas se hacen cada vez más exigentes; las medidas que hasta hace pocos años bastaban, el nivel de inversión en I+D, la captación de talentos y formación de recursos humanos, el desarrollo y perfeccionamiento de productos y servicios novedosos, son ahora insuficientes.

Artículo especial en Chequeando IdeasEn tiempos de disrupción exponencial no cabe esperar que la innovación surja solamente desde el seno de las empresas. Las grandes corporaciones, pioneras en innovación, a menudo lo logran mediante la adquisición de empresas más pequeñas, plataformas y servicios que se incorporan a sus esquemas de negocios; un ejemplo evidente es Google, compañía líder en innovación, la cual ha adquirido hasta ahora más de doscientas compañías, algunas conocidas como YouTube o Waze, otras más pequeñas y desconocidas, y ha sabido combinarlas magistralmente para incrementar su propio programa innovador.

Otra forma de acelerar la disrupción que cada día gana más importancia es la colaboración abierta entre los diferentes elementos que actúan en la economía digital; en efecto, la innovación asienta cada vez más la creación de ecosistemas de colaboración que permiten el flujo libre y la posibilidad de combinar ideas y tecnologías para la creación de nuevos negocios y potenciación de los ya existentes. La formación de estos ecosistemas es posible a través de la búsqueda de capacidades nuevas que complementen a las tradicionales, con un desarrollo más acelerado en todos los contextos posibles.

En tal sentido, además de la “guerra por el talento”, ahora se compite por el acceso más rápido a las nuevas tecnologías, en el marco de un efectivo esquema de colaboración. Señala un estudio realizado por Accenture que el ratio de éxito de las iniciativas de colaboración basadas en ecosistemas es del 44%, porcentaje que podría elevarse; en cambio, el  14% de las empresas que aminoraron en forma temprana los riesgos de la “innovación abierta” en el proceso de colaboración alcanzó un mejor porcentaje de éxito, un 68%.

En este contexto, los riesgos y desafíos sería, en primer lugar, el aceptar que esta forma de trabajar mediante ecosistemas de colaboración nos es extraña, por lo que los modelos operativos y la cultura de las compañías no están preparados para entablar colaboración en este paradigma de innovación. En algunos casos, la colaboración directa con “startups” no es factible, por lo que se hace necesario recurrir a “puentes” que conecten los negocios tradicionales con las nuevas tecnologías exponenciales.

Asimismo se debe comprender que el funcionamiento de los ecosistemas solamente es posible si se establece un modelo de innovación en el cual todos los participantes aceptan la necesidad de asumir riesgos, y en el que todos lograrían ganancias si la innovación se realiza con éxito.

Si se quiere sobrevivir a la disrupción, las compañías están obligadas a tomar una posición de avanzada y generar un ecosistema abierto que las convierta en pioneras de esta disrupción; de lo contrario, se corre el riesgo de que otro ecosistema tome la iniciativa y se las lleve por delante.

LQ

Con información de http://www.lanacion.com.ar