Posted tagged ‘Papa’

Monseñor Arnulfo Romero fue beatificado

mayo 23, 2015

Tal como estaba previsto, a las 10:00 de la mañana, hora local de este 23 de mayo de 2015, comenzó la ceremonia en la que 1.400 religiosos, distintas delegaciones internacionales y miles de feligreses fueron testigos del nacimiento de un nuevo beato de la Iglesia Católica, el primero para El Salvador: Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

fcf6c1ce-bb45-4968-b937-0efd206c363bRomero fue proclamado beato de la iglesia católica tras 35 años de haber sido asesinado por su labor de denuncia, en perjuicio de los más pobres.

El cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación de la Causa de los Santos, ingresó con un séquito de religiosos y varios escoltas al escenario desde donde se celebró la misa de beatificación.

Luego de que el cardenal Amato diera la bienvenida e inicio del acto, Vincenzo Paglia, postulador de la causa, se encargó de leer una breve biografía de la vida y martirio del nuevo beato.

“Romero sintió el amor del pueblo. Fue para su país e iglesia entera un pastor que defendió a los pobres”, leyó el postulador.

Luego, Amato leyó una carta enviada por el papa Francisco para la ceremonia. Esta estaba escrita en latín por tratarse de un acto oficial de la iglesia. En resumen, esta facultaba a Óscar Arnulfo Romero para ser beato.

Con información de: CNN en Español  Fuente: http: //cnnespanol.cnn.com/2015/05/23/monsenor-arnulfo-romero-ya-es-beato/

Rubén Blades le escribió recientemente

El músico panameño Rubén Blades escribió una carta al Beato Monseñor Oscar Arnulfo Romero, quien fue  llamado la “voz de los sin voz” y denunció las violaciones de derechos humanos y se pronunció contra la represión que sacudía a El Salvador. Fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un francotirador de los escuadrones de la muerte en el momento en que ofrecía el vino y el pan.

La carta fue difundida por Blades en sus cuentas de Facebook Rubén Blades y Twitter @rubenblades

A continuación el texto íntegro escrito por Blades:

Monseñor Romero
por Rubén Blades

Usted quizás no escucha nuestras voces. No lee lo que escribimos.
En el lugar en el cual usted hoy existe, tal vez no sea necesario hablar, leer. Solo sentir resulta suficiente.
Desde acá, el lugar que lo exilió físicamente hacia el ideal inmortal, los sentimientos de todos nosotros, no solo de los salvadoreños, están con Usted.
Su conducta, su honestidad, su riesgo asumido por el compromiso con los necesitados, algo hecho sin expectativas de lucro, o de reconocimientos o premios, todo justifica la distinción conferida.
No soy de los que creen en milagros. Creo en circunstancias, sincronismos, coincidencias. Pero eso no implica que no crea en la maravillosa aparición de la decencia en el medio de la corrupción mas grande, de la brutalidad mas grande, de la violencia mas grande.
Los ideales solo existen cuando son sostenidos ante la realidad mas opresiva. Usted, con la mayor tranquilidad, sostuvo el ideal de la verdad, de la justicia, de lo correcto. Y por eso lo mataron los que odian a la razón, a la verdad, al medio ambiente, a la igualdad, a la justicia, al derecho de otros, a la decencia.
Pero aunque maten a la gente nunca podrán matar a las ideas. Por eso sus asesinos no ganaron, y Usted si.
Lo extrañamos físicamente Monseñor, aunque viva en nuestros pensamientos. Nos alegramos que este Papa lo haya reconocido, aunque lamentamos que no lo haya hecho el Vaticano más temprano. Pero Usted, “llego a la selva sin la esperanza de ser obispo”… y sin deseos de… “sueños de aire acondicionado”… Ejemplar conducta!
Nuestro respeto por su honestidad y consecuencia.
Reciba un abrazo de toda América, Oscar Arnulfo Romero.

Rubén Blades
Febrero 3, 2015

Aquí pueden escuchar también la embleática y popular canción referente al Beato, compuesta en ese entonces por Blades:

 

Anuncios

Condenada a la horca cristiana en Paquistan, escribió a su esposo e hijos

febrero 28, 2012

“Mis niños, no pierdan ni el valor ni la fe en Jesucristo”, son las palabras que la católica pakistaní Asia Bibi, condenada a pena de muerte a causa de la ley de blasfemia, dedica a sus hijos y a su esposo en una carta inédita y ahora publicada en el libro “¡Sacadme de aquí!”, editado por Libros Libres en España.

El libro fue escrito en prisión por Asia Bibi en colaboración con la periodista francesa Anne-Isabelle Tollet.

En la carta, la cristiana dedica conmovedoras palabras de amor a su esposo Ashiq y a sus cinco hijos mientras espera que se acepte su pedido de clemencia o se le aplique la horca.

“Desde que he vuelto a mi celda y sé que voy a morir, todos mis pensamientos se dirigen a ti, mi amado Ashiq, y a vosotros, mis adorados hijos. Nada siento más que dejaros solos en plena tormenta”, expresa.

Sin embargo, a pesar del temor, Bibi alienta a su familia a mantener el deseo de ser felices a pesar que la vida no es fácil todos los días. “Somos cristianos y pobres, pero nuestra familia es un sol (…). No sé todavía cuándo me cuelgan, pero estad tranquilos, amores míos, iré con la cabeza bien alta, sin miedo, porque estaré en compañía de Nuestro Señor y con la Virgen María, que me acogerán en sus brazos”, afirma.

El caso de Asia Bibi se convirtió en noticia mundial en 2010 cuando fue condenada a la pena capital en aplicación de la ley de blasfemia, que castiga con la horca a quienes supuestamente ofendan al islam y que se ha convertido en un arma de abuso contra las minorías religiosas en Pakistán e incluso de venganza entre musulmanes.

Actualmente hay un recurso contra su condena. Sin embargo tuvo que ser aislada en una celda sin ventana ni servicios higiénicos porque los musulmanes han puesto precio a su vida.

La carta escrita por Asia Bibi es la siguiente:

“Mi querido Ashiq, mis queridos hijos:

(…) Desde que he vuelto a mi celda y sé que voy a morir, todos mis pensamientos se dirigen a ti, mi amado Ashiq, y a vosotros, mis adorados hijos. Nada siento más que dejaros solos en plena tormenta.

Tú, Imran, mi hijo mayor de dieciocho años, te deseo que encuentres una buena esposa, a la que tú harás feliz como tu padre me ha hecho a mí.

Tú, mi primogénita Nasima, de veintidós años, ya tienes tu marido, con una familia que tan bien te ha acogido; da a tu padre pequeños nietecitos que educarás en la caridad cristiana como te hemos educado nosotros a ti.

Tú, mi dulce Isha, tienes quince años, aunque seas medio loquilla. Tu papá y yo te hemos considerado siempre como un regalo de Dios, eres tan buena y generosa… No intentes entender por qué tu mamá ya no está a tu lado, pero estás tan presente en mi corazón, tienes en él un lugarcito reservado nada más que para ti.

«No soy musulmana, pero soy buena pakistaní, católica y patriota, devota de mi país como de Dios.»

Sidra, no tienes más que trece años, y bien sé que desde que estoy en prisión eres tú la que se ocupa de las cosas de la casa, eres tú la que cuida de tu hermana mayor, Isha, que tanto necesita de ayuda. Nada siento más que haberte conducido a una vida de adulto, tú que eres tan jovencita y que deberías estar todavía jugando a las muñecas.

Mi pequeña Isham, sólo tienes nueve años, y vas a perder ya a tu mamá. ¡Dios mío, qué injusta puede ser la vida! Pero como continuarás yendo a la escuela, quedarás bien armada para defenderte de la injusticia de los hombres.

Mis niños, no perdáis ni el valor ni la fe en Jesucristo. Os sonreirán días mejores y allá arriba, cuando esté en los brazos del Señor, continuaré velando por vosotros. Pero por favor, os pido a los cinco que seáis prudentes, os pido no hacer nada que pueda ofender a los musulmanes o las reglas de este país. Hijas mías, me gustaría que tuvierais la suerte de encontrar un marido como vuestro padre.

Ashiq, a ti te he amado desde el primer día, y los veintidós años que hemos pasado juntos lo prueban. No he dejado nunca de agradecer al cielo haberte encontrado, haber tenido la suerte de un matrimonio por amor y no concertado, como es costumbre en nuestra provincia.

Teníamos los dos un carácter que encajaba, pero el destino está ahí, implacable… Individuos infames se han cruzado en nuestro camino. Hete ahí, solo con los frutos de nuestro amor: guarda el coraje y el orgullo de nuestra familia.

Hijos míos, (…) papá y yo hemos tenido siempre el deseo supremo de ser felices y de haceros felices, aun cuando la vida no es fácil todos los días. Somos cristianos y pobres, pero nuestra familia es un sol. Me habría gustado tanto veros crecer, seguir educándoos y hacer de vosotros personas honestas… ¡y lo seréis! (…)

No sé todavía cuándo me cuelgan, pero estad tranquilos, amores míos, iré con la cabeza bien alta, sin miedo, porque estaré en compañía de Nuestro Señor y con la Virgen María, que me acogerán en sus brazos.

Mi buen marido, continúa educando a nuestros niños como yo habría deseado hacerlo contigo.

Ashiq, hijos míos amadísimos, os voy a dejar para siempre, pero os amaré por toda una eternidad.

Mamá”.

Fuente: http://www.contexto.com.ar/nota/68649/Condenada%20a%20la%20horca%20por%2…

Tomado de: Informe21.com

Nota de la redacción: El mundo debe activarse y movilizarse aún más en defensa de la vida de Asia Bibi. Las diferencias de pensamiento, credo religioso o convicciones NO pueden continuar siendo motivo ni justificación para matar. Los cristianos y no cristianos, la propia jerárquía o liderazgo religioso, incluyendo al Papa, debe desplegar sus mejores esfuerzos para que no se lleve a cabo la ejecución. GFCH