Posted tagged ‘rentabilidad’

Nuevos horizontes del quehacer gerencial

febrero 13, 2011

Una revolución hacia la innovatividad

Simón Parisca, director general de Eureka

El aprovechamiento cabal de las oportunidades actuales exige organizaciones altamente innovadoras, flexibles y adaptables, constituidas por grupos de personas audaces, comprometidas y satisfechas (personal y profesionalmente)

Autor: Simón A. Parisca. Director general de la Asociación Civil EUREKA / simon.parisca@eureka.org.ve

 

Nuevos horizontes del quehacer gerencial

 

Una revolución silenciosa se está produciendo en el pensamiento gerencial mundial. Es de una magnitud y una profundidad tal, que el investigador y consultor empresarial Gary Hamel la compara con la revolución de la Gerencia Científica concebida por Frederick Taylor y perfeccionada por Henry Ford a principios del siglo pasado.

Si bien las manifestaciones operativas gruesas de esa revolución han sido observables desde hace unos veinte años, las manifestaciones administrativas fundamentales, los cambios en las prácticas gerenciales que le pueden dar sostenibilidad, comienzan a ponerse de manifiesto a través de experiencias exitosas en diferentes lugares del mundo.

Es evidente que la necesidad actual de un cambio en la manera de “hacer empresa” surge del impacto de las tecnologías de información y telecomunicaciones en el quehacer social y económico. Ellas han logrado, con gran rapidez y efectividad, transferir importantes cuotas de poder a los estratos más débiles de la sociedad, tanto desde el punto de vista económico como desde perspectivas sociales y políticas. El fortalecimiento del consumidor o usuario, o del ciudadano, es un hecho que no puede ser desconocido; sus manifestaciones son reconocibles en el comportamiento de los mercados de consumo, en la vida política de las naciones y en el cambio en las correlaciones de fuerzas en espacios de acción social. Lo más importante es que, las consecuencias visibles de estos cambios apuntan casi siempre hacia una mayor generación de riqueza y bienestar social.

Este proceso no debería extrañar. Hace casi diez años la investigadora venezolana Carlota Pérez, en su libro “Revoluciones Tecnológicas y Capital Financiero”, nos mostró como las revoluciones tecnológicas producen, además de cambios en la estructura técnica de la producción y en la oferta de nuevos productos, una transformación profunda en lo que ella denomina el sentido común; en la lógica fundamental de hacer las cosas, en el modo como se relacionan e interactúan los principales actores sociales y productivos.

El nuevo sentido común

En el proceso de despliegue de las revoluciones tecnológicas, en la construcción de nuevas soluciones que hagan uso efectivo de las oportunidades que ella ofrece, la “innovatividad” (capacidad y disposición para la innovación), como hemos querido llamarla en Eureka, constituye un factor determinante del éxito. Todos somos testigos del impacto de esa capacidad organizaciones vinculadas al mundo de la informática y de las telecomunicaciones; no son igualmente numerosos los casos de organizaciones de otros sectores que hayan aprendido a construir y desplegar el potencial de la innovación como motor de su desarrollo.

Cabe, entonces, la pregunta, ¿Es que sólo las empresas vinculadas a las nuevas tecnologías podrán sacarle provecho a las oportunidades que la revolución ofrece? Ciertamente, ese no es el caso. Sí es cierto, sin embargo, que es más frecuente  encontrar empresas en esos sectores en las cuales prevalecen las prácticas asociadas al nuevo sentido común. Una explicación podría residir en el hecho de que ellas nacieron en el contexto de la revolución y, en consecuencia, desarrollaron desde muy temprano la lógica del nuevo paradigma, mientras que las más antiguas encuentran problemas al tratar de asumir los cambios gerenciales requeridos.

No es difícil entender esas dificultades. El aprovechamiento cabal de las oportunidades actuales exige organizaciones altamente innovadoras, flexibles y adaptables, constituidas por grupos de personas audaces, satisfechas (personal y profesionalmente) y comprometidas. Y, lamentablemente, la audacia, la satisfacción personal y el compromiso de los empleados no son características comunes a las empresas que se forjaron durante el auge de la Gerencia Científica. A la gran mayoría de estas organizaciones se les hace difícil deslastrarse de los dogmas y creencias que determinaron sus prácticas de gestión, las cuales, basadas en la disciplina y el control, dieron lugar a organizaciones caracterizadas por la emocionalidad del miedo.

Afortunadamente, las cosas parecen cambiar, la dirigencia empresarial comienza a comprender que las prácticas operativas  aprendidas de la gerencia japonesa son importantes y necesarias, más no suficientes para asegurar la sobrevivencia; que el cambio hacia la “innovatividad”, la flexibilidad y la adaptabilidad a los vertiginosos cambios del contexto mundial demandan transformaciones profundas en las prácticas gerenciales. Tan profundas y ambiciosas que Gary Hamel las denomina “Moonshots” (disparos a la luna) y agrupa en seis categorías: Remendar el alma; Dar rienda suelta a las capacidades; Propiciar la renovación estratégica; Expandir las mentes; Distribuir el poder y Promover el equilibrio.

Todas ellas dirigidas a la construcción de organizaciones donde se reduzcan sustancialmente los niveles de burocracia interna; se incremente la participación de los empleados en el diseño estratégico; se ofrezca mayor equidad en la distribución de los beneficios; se amplíe la Misión para incluir objetivos que le den mayor trascendencia al trabajo de  la gente y, en definitiva, donde los mecanismos reguladores de mando y control  den paso a la autonomía responsable, la libertad y la cooperación, y se instale la emocionalidad de la confianza. Bien pudiera decirse que lo que está planteado es que los empleados se conviertan en emprendedores de proyectos innovadores dentro de sus organizaciones y que los gerentes faciliten las condiciones para que ello suceda y se mantenga.

Sin duda una profunda revolución gerencial que pudiese llegar a ser comparable a la desatada por Taylor en el siglo pasado.

Fuente: Tomado de EL MUNDO – Economía & Negocios e Informe21.com

Nota de la redacción: Los interesantes temas planteados por el ingeniero Parisca en este artículo, sobre el cambio del pensamiento gerencial en diferentes lugares del mundo, merecen la atención y seguimiento de todos quienes estén abiertos o decididos a innovar para construir un futuro mejor. Simón es un respetadísimo y acertado consultor en las áreas de Gestión Tecnológica y Gerencia de la Innovación. GFCH

 

Anuncios

Eureka y el CENTRIM promueven actualización gerencial

abril 16, 2010

Valiosa herramienta para gerenciar la innovación en organizaciones de todo tipo

Talleres sobre Gestión de la InnovaciónLos días 8 y 9 de abril, fue dictado en Caracas un nuevo taller sobre Gestión de la Innovación, basado en la metodología Managing Innovation ™, del Centre of Research in Innovation Management (CENTRIM), de la Universidad de Brighton (Inglaterra). Esta vez la actividad de capacitación gerencial, se realizó en la sede de FUNDES, y dio cabida a participantes de Costa Rica, Colombia y Venezuela.

La conducción del programa fue realizada por el Ing. Simón Parisca, director general de Eureka, y miembros del equipo de facilitadores certificados por el CENTRIM. La metodología surge de una investigación de más de diez años a un centenar de organizaciones innovadoras de reconocido éxito en el mundo.

Elfid Torres, por FUNDES – Costa Rica; Rubén Salazar, por FUNDES – Colombia; Miriam Migliore, por FUNDES – Venezuela; Glendys Bustillos, María Emilia Yánez, Victoria Coll, Gregorio Paluszny, Anggy Quintero, Ernestina Marcano, Jessica Quintero, y Marcela Valencia, por el Parque Tecnológico de Sartenejas; Simón Parisca (Jr), por Kraft Foods de Venezuela; Hans Fendt, por Empresas Polar; Daniel Mogollón, y Natalia García, por Sustenta; Yoel González, por Negociosdigitales.com; Maite Dautant, por el Banco del Libro; y Alejandro Azcunes, por Global Consultants Group; realizaron este viaje por la innovación, cargado de valiosas informaciones, herramientas y experiencias.

Los talleres abarcan dos días y se componen de 16 horas de sorprendentes actividades, estudio de interesantes casos y un incesante ritmo de trabajo, en ellos los participantes aprecian el poder de la Gestión de la Innovación, como una valiosa herramienta para la creación de valor a través de la captura, selección, implementación y explotación de las mejores nuevas ideas, tanto para la optimización permanente como para el cambio radical de productos, procesos, posicionamientos o paradigmas.

Así, cualquier organización puede ser innovadora y con ello lograr aumentar su rentabilidad, si cuenta con directores, gerentes y ejecutivos en posesión de habilidades y destrezas adecuadas, y con una metodología probada y efectiva, para cultivar y sacar provecho a las nuevas ideas.

El taller se sustenta en el reconocimiento de la Innovación como un proceso de optimización del potencial de creación de valor alrededor de ideas nuevas para la organización.

Brasil, Chile y México también son países con organizaciones y gerentes muy activos, en línea con la metodología Managing Innovation ™.

Para obtener más información sobre estos talleres de Gestión de la Innovación, escriba a la dirección electrónica: direccion.general@eureka.org.ve

 

David Francis en Caracas

marzo 24, 2009

“Las organizaciones que innovan son más rentables”

Escrito base de: Rebeca Fernández
El Universal / 24-MAR-09

La capacidad para innovar no es un don que poseen pocas personas, sino que puede ser desarrollado por quien se lo proponga, señala el sociólogo británico David Francis, académico del Centro de Investigación en Gestión de la Innovación (Centrim) de la Universidad de Brighton y Sussex.

 

Luego de la entrevista concedida en visita al diario El Universal, David Francis se trasladó -en compañía de Simón Parisca, director general de Eureka- a los estudios de Éxitos 99.9 FM (del circuito Unión Radio) para conversar con Pedro Penzini Fleury y compartir con la audiencia de la emisora.

 

Francis se encuentra esta semana en Caracas para dictar, por invitación de la ONG venezolana Eureka, cinco talleres sobre gestión de la innovación, en los cuales revelará el método que creó para fortalecer la capacidad para ser novedoso, después de estudiar durante 10 años las mejores prácticas de las 100 organizaciones más innovadoras y exitosas del mundo.

¿Cuál es la diferencia entre invención e innovación?

-La innovación comprende todas las actividades necesarias para conseguir una idea novedosa y generar valor a partir de ella. La invención es una de las formas de conseguir una idea novedosa, mas no es la única.

-¿Qué habilidades tiene que desarrollar una persona para ser innovadora?

-Cuando comencé a investigar encontré que al innovar se pasa por cinco etapas, en las que las habilidades requeridas no son las mismas:

-En la primera etapa hay que buscar nuevas ideas y se requiere de una mente abierta y mucha creatividad. En la segunda, que es de exploración, hay que discernir cuáles son las fortalezas y debilidades de la idea. En la tercera, hay que decidir cuál de las nuevas ideas pondrás en práctica y cuáles no, por lo que es necesario tener capacidad de compromiso con lo que se ha seleccionado. En la cuarta, hay que ejecutar la idea, aplicando la creatividad. En la quinta, que es de optimización, los recursos empresariales son vitales.

-¿La creatividad o la amplitud se pueden enseñar?

-Algunas personas son mejores en algunas etapas y en la investigación encontré que las personas se involucran naturalmente en alguna de las etapas. Lo que hay que hacer es colocar a la persona adecuada a cargo de cada fase y hemos desarrollado un método para ayudar a la gente a identificar cuáles son sus fortalezas.

-Entonces el trabajo en equipo es importante…

-El equipo es el ingrediente más importante para que se produzca una innovación.

-¿Qué cualidades propias ayudan al venezolano a ser innovador?

-Los venezolanos son tremendamente flexibles y están interesados en las nuevas ideas así que tienen una capacidad natural para involucrarse en actividades de innovación.

-Considero que en países ambiciosos como Brasil, Chile o Venezuela es mayor el deseo de dominar las habilidades necesarias para innovar que en países más desarrollados que ya han superado esa etapa.

-Dado el enorme potencial que hay en Latinoamérica la innovación, desde un punto de vista práctico, se convertirá en algo muy importante.

¿Es arriesgado innovar en medio de una crisis económica mundial?

-Hay que innovar, pero si se hace fuera del contexto de lo que está bien, lo que es razonable o lo que deberías hacer, entonces vas a perder. No todas las innovaciones son riesgosas y hay estudios que indican que las organizaciones innovadoras son dos veces más rentables que las que no lo hacen.