Posted tagged ‘sostenibilidad’

La idea de emprender

septiembre 19, 2011

Comunicaciones e intercomunicaciones son clave para el éxito de los emprendedores.

Hay mitos que debemos conocer y desmontar. Por ejemplo, la propuesta de negocio no tiene que ser necesariamente híper original.

“¿Quién emprende? Emprende quien tiene una idea y quiere llevarla a cabo. Emprende quien toma un camino con determinación a fin de alcanzar una meta. Emprende quien tiene el entusiasmo y la voluntad de convertir sus ideas en realidades. Emprende quien busca soluciones nuevas… Emprende quien, con sus creaciones, facilita a otros su día a día. Emprende quien convierte un revés en una oportunidad. Todos, sin excepción, podemos emprender. Sólo falta que observemos, pensemos, busquemos soluciones y nos pongamos en acción”.

Frecuentemente escribimos sobre la idea de emprender así como acerca de las experiencias de los emprendedores. Aquí les presento y comparto un documento-resumen hecho en colaboración por los integrantes de la Mesa de Cultura del Ecosistema Nacional de Emprendimiento / ENE (www.enevenezuela.org), coordinada por Ottnayver Cadena (ottnayver@gmail.com), de la cual formo parte en representación de Accede / Espacio de Emprendimiento (www.accede.net) y de la Asociación Civil Eureka (www.eureka.org.ve).

El ENE es una instancia de conversación, cooperación y construcción en pro de la creación de condiciones favorables para el progreso de cada emprendedor venezolano. Este trabajo es muy útil difundirlo como una de las tantas acciones de divulgación sintonizadas con la próxima celebración de la Semana Global de Emprendimiento, a desarrollarse en Venezuela y el mundo del 14 al 20 de noviembre de 2011.

“El camino del emprendedor” comienza con observar qué hace falta, qué puedo hacer diferente, o cómo puedo hacer algo totalmente nuevo. Es importante que ese “algo” sea útil porque resuelve un problema o una necesidad de un grupo de personas. Cuando tengas una idea, aprópiate de ella, conviértela en tu sueño personal. Piensa en cómo concretarla, compártela con tu gente y escucha con atención sus opiniones. Conversándola con otros, entre ellos emprendedores y expertos, encontrarás el alimento necesario para hacerla crecer, tomará más fuerza y se enriquecerá con el aporte de los otros.

¿En qué eres bueno? ¿Qué sabes hacer? ¿Qué te apasiona? ¿Qué disfrutas? Une todas tus respuestas y ponlas en acción para convertir tu sueño en realidad. Conociéndote a ti mismo conseguirás identificar qué necesitas para llegar a tu meta, y habrás dado un paso importante en este camino. ¿Necesitas el apoyo de otros? ¡Búscalo! ¿Crees que te faltan cosas para lograr tu sueño? Anímate, no estás solo, hay muchos más pensando y sintiendo igual que tú… Y lo mejor, gente dispuesta a ayudarte: servicios, educación, financiamiento, marco legal, motivación y empuje… Así que busca aliados,
indaga, te sorprenderás.

Cuanto más logres ajustar lo que ofreces a las necesidades de quienes se beneficiarán con tu idea, más éxito tendrás, y más te alegrarás de haber decidido ser el propio constructor y hacedor de tu futuro y el de otros. Puedes encontrar pequeños fracasos o caídas en el trayecto: conviértelas en oportunidades de aprendizaje para fortalecerte, como individuo y como equipo, robustece tu idea como propuesta diferenciada y oferta de solución. Sigue adelante: renueva tu compromiso, mantente con actitud de éxito…

Pero “El camino del emprendedor” está también rodeado de mitos que
contrastan con la realidad. Algunos de ellos, y las realidades que se les
contraponen, son:

…Necesito una importante cantidad de dinero para emprender.

La realidad nos demuestra que los límites para emprender no son externos al emprendedor sino internos: todo emprendimiento puede iniciarse con poco capital e ir creciendo paso a paso. Lo que sí debes poner tú, y sólo tú puedes hacerlo, son tus ganas, tu decisión, tu voluntad, habilidades, creatividad y pasión al servicio de hacer realidad tu idea. Estas características serán decisivas para conseguir apoyo y/o ayuda para buscar dinero y estructurar tu negocio. La realidad es que si tienes una buena idea, demuestras cariño por ella, estás comprometido y eres constante, el dinero aparece, siempre llega.

…Sólo tienen éxito las ideas (productos y/o servicios) originales.

Ciertamente una idea original, innovadora que responda a las necesidades de
una población tiene posibilidades de prosperar y crecer exitosamente, pero la originalidad o innovación no necesariamente aplica al producto o servicio que se desea ofrecer: muchas de las empresas y emprendimientos exitosos nacen de mejorar productos y/o servicios ya existentes o de acercar esos productos y/o servicios a mercados (clientes, personas) a los que no antes llegaban. Así que originalidad no implica exclusivamente el desarrollo de algo nuevo por completo, sino que también envuelve buscar nuevas y creativas formas de mejorar algo existente o de ofrecérselo a otros.

…Si comparto mi idea con otros, me la pueden robar.

Compartir tu idea con otros para verificar qué tan bien responde a las
necesidades de tus potenciales clientes y mejorarla, no significa que debas dar todos los detalles. Tu idea tiene un componente que es único: el aporte que tú y tus compañeros emprendedores pueden darle… y en consecuencia, la protegerán de ser “robada”. Recuerda también que sólo cuando compartes con otros tu idea abres puertas a encontrar nuevos clientes, nuevos proveedores, personas que pueden ayudar a fortalecer tu idea y hacerla crecer. Así que no te limites ni limites las posibilidades de tu idea: ¡Busca fortalecerla!

…El país está en crisis, no es buen momento para emprender una iniciativa.

Crisis es sólo el otro lado de la moneda llamada oportunidad. Los grandes inversionistas, las grandes empresas, las grandes ideas han surgido y surgen de las grandes oportunidades inmersas en los tiempos de crisis. Cuando todos quieren escapar de una situación aparentemente “mala” o desventajosa, los visionarios encuentran oportunidades y las aprovechan… Cuando las cosas mejoran, como siempre ocurre, esos visionarios salen fortalecidos y se benefician de los tiempos de las “vacas gordas”…

…Si deseo emprender algo necesito una oficina.

La realidad es que cuando se estudian los inicios de las grandes empresas, casi todas ellas han tenido un comienzo humilde, muchas veces en el garage de una casa, en un cuarto o simplemente sobre un escritorio. Eso demuestra que más que un lugar físico donde operar lo realmente importante son las ganas, el compromiso y la constancia de las personas que están detrás de la idea. Aprovechar al máximo lo que ya se tiene ofrece muchas ventajas: aprendes a hacer uso muy eficiente de los recursos que posees, motiva a ser más creativo y permite obtener mejores ganancias iniciales al no ponerle cargas pesadas como el pago de un alquiler.

…Para ser emprendedor hay que nacer “siéndolo”.

Aunque es cierto que algunas personas son más abiertas al riesgo o aventuras que otras, lo cierto es que todos nacemos con una cierta disposición a hacer cosas. Cuando algo no nos gusta y deseamos cambiarlo, cuando tomamos acciones para mejorar nuestro entorno, cuando buscamos formas diferentes de hacer algo estamos emprendiendo. Así sea en un ámbito pequeño, en nuestro día a día. Son necesarias la determinación y la constancia.

…Si decido emprender, voy a estar solo.

Si decides emprender una idea no vas a estar solo: desde el Ecosistema Nacional de Emprendimiento se plantea la ventajosa opción de apoyarnos y fortalecernos en red. Conociendo ya qué es emprender, entendiendo que tú también puedes ser emprendedor si deseas serlo, o si acabas de descubrir que ya lo eres, sólo resta invitarte y que decidas formar parte de esta red. Sé uno más de los que optan por buscar soluciones a los problemas de la gente. Opta por dejar de ser parte del problema y da un paso más allá: sé parte de la solución.

Saludamos y felicitamos a los muchos emprendedores exitosos que acudieron el miércoles pasado a Maracaibo, estado Zulia, por iniciativa de nuestra amiga la persistente emprendedora y comunicadora Esther Suárez. Desde Venezuela tenemos mucho que decir sobre el emprendimiento.

Germán Febres Ch.

Fuente: Tomado de El Mundo – Economía & Negocios e Informe 21.com

Anuncios

Emprender e innovar desde las ventas

julio 18, 2011

Emprendedor exitosoPor: Germán  Febres Ch. *

La llamada ruta del emprendimiento o camino que transitamos los emprendedores, tanto aquí como en otros lugares del mundo, no suele ser plano, ni es en línea recta. Al contrario, presenta curvas, altibajos y muchas veces puede ser una escalinata pronunciada, a través de la cual, peldaño a peldaño, ascendemos al éxito económico y/o social.

Sabemos que hay muchas formas de emprender y diversos tipos de emprendedores, sólo pensando en la Internet encontraremos infinitas posibilidades de emprendimiento; pero el abanico es muy amplio, va desde las iniciativas que parten de la venta de productos y servicios o se enfocan en ella, hasta las propiamente sociales, o combinaciones de ambas.

Sea usted un mediano constructor, artesano, industrial, trabajador social, diseñador, importador o el dueño de un comercio, debe considerar que los emprendimientos, sin excepción, requieren ser mercadeados, promovidos y vendidos para lograr su aceptación, difusión y sustentabilidad.

A través de un plan estratégico o uno de negocios estructurado para la empresa, y también mediante el empleo de habilidades y herramientas para vender, en el caso de los micro y los nano empresarios (término acuñado por Salomón Raydán), puede lograrse dicho cometido.

Asimismo, en el campo de la promoción y las ventas existen organizaciones que basan sus estrategias de mercadeo en el reclutamiento y estímulo de personas emprendedoras que a su vez se desarrollan, considerándolas como efectivos canales de distribución, multiplicadores de redes y valiosos contribuyentes informativos, cuyos datos y percepciones en ocasiones hacen posible el desarrollo de nuevos productos y hasta la creación de nuevos mercados. Ej.: Avon, L´Bel (Ebel), Herbalife, Omnilife, Toperware, Rena Ware, Stanhome, etcétera.

O, en otro orden de ideas, el ejemplo del popular pregonero de prensa, que pasa a tener un concurrido quiosco de periódicos, que luego convierte en una pequeña tienda de conveniencia y más delante crece aún más. Algunos se están planteando en el presente hasta la posibilidad de disponer de una computadora y ser un punto de conexión a Internet, además que ya alquilan celulares para hacer llamadas, venden tickets del Metro y tarjetas o recargas para teléfonos prepago.

Todo emprendedor debe ser buen vendedor, pues emprender supone poseer capacidad comercial; se puede emprender desde las ventas y de hecho muchos así lo hacen.

En algunas presentaciones he mencionado -y aunque siempre hay quienes se ríen, es contundentemente cierto-, que un gran emprendedor y exitoso vendedor, fue el almirante Cristóbal Colón, pues convenció y sumó el apoyo a su difícil empresa expedicionaria de la Reina Isabel La Católica (quien llegó a empeñar parte de sus joyas para financiarlo), cambiando en mucho la historia de nuestro planeta y de la civilización.

Hoy en día, los especialistas que hacen foco en el tema de las ventas sugieren cuatro premisas a tomar en cuenta: 1) No hay ventas a través de un solo canal o medio. 2) Los clientes no necesitan que el vendedor les diga que su producto es mejor. 3) Hay que crear y agregar valor. 4) Puede que el cliente no tenga la razón, pero tiene el poder de comprarle o no.

Según algunos estudios recientes, la decisión de compra está fuertemente relacionada con el desempeño del vendedor, con la confianza que éste genera, por encima de la imagen de la empresa o los atributos del producto. Incluso en los mercados saturados, una forma de aumentar la participación en ellos, es ser el buen vendedor u ofertante a quienes los compradores acuden por ayuda.

Lo inteligente (sugiere el consultor Carlos Rosales) es convertirnos en facilitadores de compras más que en vendedores implacables. Debemos formar equipos, construir confianza y reputación, ser buenos asesores o consejeros de la clientela. No limitarnos a venderle tal o cual producto, sino aportarle soluciones según nuestras capacidades y demostrarle prudente flexibilidad.

Obviamente, hay varias clases de ventas, por montos grandes y pequeños, al mayor y al detal, a los consumidores o los intermediarios, a crédito y al contado. Cada categoría requiere de una específica estrategia.

Por cierto, los emprendedores debemos procurar ser innovadores, pues se ha demostrado que esa es una condición que permite a las empresas, sin importar su tamaño u objeto, ser más competitivas y rentables; la innovación aumenta realmente las oportunidades.

Aunque hay análisis e informes que refieren que en Latinoamérica no somos tantos quienes emprendemos actualmente, hace alrededor de quince años esta era una tendencia menos frecuente, percibida, identificada y registrada de manera muy distinta. Razones estructurales y coyunturales han modificado esa situación. Existen casos en que dichos esfuerzos escalan dimensiones importantes y se convierten en empresas de gran potencial, que generan considerables empleos además de soluciones a problemas de la sociedad y la economía.

Pienso que en el negocio de la moda, de confección de ropa, calzado y accesorios, entre las ahora grandes diseñadoras y diseñadores internacionales, donde se han destacado venezolanos y latinoamericanos; en iniciativas pertenecientes a la esfera de la gastronomía y los alimentos procesados; o de las artes y la cultura, como el cine; entre los estilistas y cosmetólogos, en el ambiente de las franquicias y de las muchas ONG que tanto han perseverado y hecho por nuestras comunidades y poblaciones, ya había germinado el espíritu emprendedor, que ahora entusiasma a más personas y cuenta con nociones más elaboradas y con interesantes plataformas de refuerzo como el Ecosistema Nacional de Emprendimiento (ENE).

(*) Tomado de El Mundo – Economía & Negocios e Informe21.com